domingo, 21 de abril de 2024
Particulares Pico y placa : No aplica

Así convive la infraestructura eléctrica del GEB con las personas y la naturaleza del centro del país


Grupo de energía de Bogotá
RP
Redacción PDM

COMPARTE

En la vereda San Miguel, de Guayabetal (Cundinamarca), llevan más de un cuarto de siglo conviviendo tranquilamente con torres y cables de transmisión de energía eléctrica, que se adaptaron a los ecosistemas.

Los Castro Baquero están a punto de cumplir 27 años de convivir con dos torres y un tramo de la línea de transmisión de energía eléctrica que conecta la subestación Guavio, en Ubalá (Cundinamarca), con la subestación Circo, en Bogotá.

Los seis hermanos habitan en la finca El Espino, un predio familiar que les dejaron sus padres en la vereda San Miguel, ubicada en una de las montañas adornadas con cultivos de lulo, café, arveja, frijol y granadilla que rodean a Guayabetal ( Cundinamarca); hasta allí solo se puede llegar en una ascendente caminata de penitente que ablanda las piernas, seca la boca y agita el pecho. Desde el predio se ven, como si fuera un pedazo de hoja cuadriculada, las edificaciones que componen el pequeño casco urbano de esta población.

Lea también: Anuncian nuevos proyectos de energía solar en el Meta

Parte de esas montañas son surcadas por un tramo de la línea de transmisión Corredor Sur Guavio – Reforma Tunal a 230 kilovoltios, que se puso en operación en 1994 para transmitir a Bogotá y el Meta la energía generada por la represa del Guavio, el proyecto hidroeléctrico más importante del país en ese momento, y satisfacer la creciente demanda de estas regiones.

Los hermanos Castro Baqueo vieron el montaje de torres y cables que hizo la entonces Empresa de Energía de Bogotá –hoy Transmisión del Grupo Energía Bogotá (GEB)– y desde esa época han convivido con esa infraestructura de energía eléctrica.

Grupo de energía de Bogotá

“Nunca nos ha causado ningún problema. Todos los ocho hermanos –dos viven en otras poblaciones de Cundinamarca– vimos cómo las hacían y se convirtieron en algo normal que uno ve todos los días; nunca ha afectado a una vaca o los cultivos. Desde que usted siga las recomendaciones que le dan a uno los de la ‘Energía de Bogotá’, nada pasa”, cuenta Hernando, de 60 años, el mayor de los hermanos, y quien aclara que solo durante un tiempo se fueron de la finca, por la presencia permanente de la guerrilla y su acoso.

Se acuerda con precisión de notario de las veces que volaron torres en otros lados de Guayabetal. “Una vez incluso –agrega Hernando– encontramos dinamita en las patas de la torre 181, una de las que queda en la finca de nosotros, y le avisamos al Ejército, para evitar un daño de esos tremendos. Nos fuimos, pero volvimos cuando la situación se calmó y ya había más autoridad en la zona”.

Lea también: Apuestas por energía solar en el Meta

Y, dicen, no se irán. Todos los hermanos coinciden en que El Espino lo tienen clavado en el corazón, pues se trata del legado de sus padres. Tan es así que acordaron distribuirse la tierra y que cada uno, con el apoyo de los demás, construya su casa y empiece a producir la tierra que, aseguran, es lo que mejor saben hacer.

Luis Eduardo, uno de los hermanos, cuenta que probó suerte en Bogotá unos años, pero se devolvió jalado por el amor a la tierra, porque la extrañaba, incluyendo, cuenta sonriendo, a las torres 180 y 181. Vivir cerca de las torres y los cables de alta tensión, subraya, no lo afecta a él y a sus hermanos y familias en nada.

Así convive la infraestructura eléctrica del GEB con las personas y la naturaleza del centro del país 1
Grupo de energía de Bogotá

“Al ganado no le pasa nada que cruce por debajo de los cables o esté cerca de la torre. A los cultivos menos: mire esos de frijol de la finca vecina y por arriba pasa la línea y están verdecitos. Ya la cosecha va a salir y como siempre, será de primera”, apunta Luis Eduardo.

La línea Corredor Sur Guavio – Reforma Tunal a 230 kilovoltios, con la que conviven tranquilamente hace casi tres décadas los Castro Baquero, hace parte de la Región Centro de Transmisión del GEB, una de las cuatro en las que ha distribuido sus operaciones en Colombia. Este es tan solo un ejemplo de la buena y adecuada convivencia con la infraestructura de transmisión eléctrica que tienen los activos y proyectos de la compañía con los ecosistemas y las personas de su área de influencia.

Lea también: Energía limpia para Vichada

Según los registros de Transmisión, en esta Región la compañía opera 694 kilómetros de líneas a 230 kilovatios y activos en 11 subestaciones y desarrolla proyectos que contemplan activos en nueve subestaciones y 753 kilómetros de línea en Cundinamarca, Boyacá, Santander y Meta, los departamentos de esta jurisdicción.

Todos esos activos están situados estratégicamente para llevar la energía eléctrica que la zona y sus habitantes requieren y seguir así por el camino del desarrollo, sin causar afectaciones a las personas y sus entornos.

Así convive la infraestructura eléctrica del GEB con las personas y la naturaleza del centro del país 2

A la fecha, no hay fundamentada evidencia alguna de posibles efectos de esa infraestructura en personas y medio ambiente.

En este sentido, Emperatriz Prada, gerente del proyecto La Reforma – San Fernando a 230 kV una de las iniciativas que Transmisión desarrolla en la Región Centro, señala que la compañía, además de desarrollar todos sus proyectos y operar sus activos cumpliendo cabalmente las normas ambientales y técnicas para que se adapten a sus entornos, siempre va más allá, comprometiéndose con el bienestar y el desarrollo de las personas y de los territorios, como se plantea en la Política de Sostenibilidad del GEB.

“Estructuramos programas y planes, contemplamos acciones y hacemos alianzas con entidades y comunidades para proteger y preservar la vida de las personas y los ecosistemas. No escatimamos esfuerzos para impulsar, desarrollar y documentar todas las experiencias que evidencian que todas las personas y la rica biodiversidad de nuestro país conviven exitosamente con la infraestructura eléctrica”, explica Prada precisamente, la Región Centro de Transmisión del GEB es una muestra de ello.

Lea también: Polémica por servidumbre en proyecto de transmisión de energía

En su zona de influencia la compañía desarrolla diversas acciones para cuidar e impulsar la protección del medio ambiente como visitas permanentes al territorio para garantizar que no se dé ninguna afectación a los ecosistemas, el cumplimiento estricto de la normatividad que implica monitoreos antes, durante y en operación de los proyectos, y permanentes jornadas de capacitación para que la comunidad tenga claro las medidas que deben implementar para que esa convivencia con la infraestructura eléctrica sea segura y productiva.

Todas esos esfuerzos y acciones han dado sus frutos en esta zona, donde la infraestructura del GEB se ha convertido en un corredor verde por donde transitan especies de fauna y flora, pues,  asegura Fredy Zuleta Dávila, gerente General de Transmisión del GEB,  la servidumbre sobre la que pasa una línea de energía es en sí misma una franja protegida en la que no se puede construir ni deforestar y, por tanto, un cinturón natural a lo largo del cual conviven las distintas especies del rico ecosistema colombiano.

Grupo de energía de Bogotá

“Acá están los mismos animalitos que nosotros veíamos de pequeños y desde antes que estuvieran las torres y los cables, incluso algunos vecinos vemos que ahora hay más pajaritos y hasta ardillas. Por las líneas de transmisión ninguna persona se ha enfermado y los cultivos no se afectan, porque se dan muy buenos. Nunca hemos recibido una sola queja por daños de las torres en la Junta de Acción Comunal”, afirma Rosa Ladino, la presidenta de esa organización de la vereda San Miguel, quien además tiene cultivos de café y lulo. “Todos estamos así, como un lulo”, concluye.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales