Constructores alertan por frenazo

Los proyectos de construcción están en amenaza por costos de acero y los tributos.

La construcción, uno de los sectores de la economía que más jalona el empleo en la región, tendría una caída importante al cierre del año, de continuar con amenazas de las cuales ya ha advertido Camacol: los altos precios del acero, la vía al Llano y la carga tributaria.

Por un lado, los precios de varios materiales de construcción, entre ellos el acero, han tenido un aumento de 70%, que ha impactado directamente en el mercado de vivienda y los sobrecostos para los proyectos de Vivienda de Interés Social (VIS).

Según Sandra Celis, gerente regional de Camacol en el Meta, si bien el alto costo de elementos como el acero es un fenómeno mundial por la reactivación de la demanda en China y Estados Unidos, ya empiezan a sentirse en ciudades como Villavicencio.

Le recomendamos: ‘Rompe-ejes’ estará listo en diciembre de este año

“Aunque los acereros dicen que hay suficiente oferta, la realidad es otra y se venía presentando desde antes de la pandemia. Esto genera impacto en los proyectos de construcción porque afectan en los presupuestos de obra, generando cierre o parálisis de las obras”, dijo la dirigente gremial, quien aseguró además que otros insumos como el vidrio y el porcelanato también elevaron sus precios de manera considerable.

El fenómeno solo importaría a los constructores, de no ser porque ya empieza a afectar el empleo por el cierre o suspensión de proyectos.

Actualmente, los datos de Coordenada Urbana (estadísticas de Camacol), revelan que existen 238.000 viviendas VIS prevendidas que no han iniciado su fase construcción.

Lo anterior significó un llamado de alerta a los constructores ya que el sobrecosto que, según Camacol, sería de $1,7 billones, podría ser asumido por el sector en más de dos años.

También lea: Firmado acuerdo de entendimiento entre la ANM y el Meta

Pese a ello, e incluso a los mismos problemas de la vía al Llano, hubo un incremento del área licenciada del 32,8% y un incremento en ventas de enero a julio del 2021 del 46 por ciento, lo que significa que sí hubo una reactivación económica del sector de la construcción.

La VIS, especialmente en proyectos de Restrepo y Villavicencio, sigue siendo el que sostiene estas cifras, reportando un incremento en ventas de 123,8% en este segmento.

Según el informe económico regional del Banco de la República, en el Meta se produjo en el trimestre del año un aumento anual en la superficie avalada del 26,0%, al registrar 74.109 metros cuadrados; por municipios, los incrementos más notorios se lograron en Acacías, Granada, Puerto López y Restrepo,

Sin embargo, ya se advertía un desaceleramiento en la construcción en el primer semestre que Villavicencio, donde se reportó un decrecimiento de 6,3% en las licencias de construcción.

Otro riesgo

Particularmente en el Meta, según Sandra Celis, se cierne una amenaza adicional y es la carga de tributación para el sector de la construcción.

La dirigente gremial manifestó que en Villavicencio no solo se paga uno de los impuestos de delineación urbana más elevados del país, sino que ahora el incremento en la Estampilla Prounillanos desde el 2020 ha generado que se haya incrementado 5.000 veces el tributo, con costos que se reflejan en los precios finales.

Lea: Prosperidad Social reinicia obras en la Normal Superior de Villavicencio

En plata blanca, si alguien pagaba antes $100.000, ahora debe cancelar $10 millones y esto en un proyecto por ejemplo de 1.500 VIS es un impacto letal para el presupuesto del constructor.

En el tema de delineación urbana, la gerente de Camacol indicó que se ha trabajado desde el año pasado con el municipio de Villavicencio, en interlocución con la Secretaría de Hacienda, en el que se ha demostrado que, frente a otras ciudades, la capital del Meta paga más este impuesto, por lo que espera que en especial de los estratos del segmento VIS, pueda disminuir esta carga.

“Frente a la Estampilla Prounillanos hemos hecho gestiones con la Asamblea del Meta per infortunadamente no hemos tenido receptividad. No estamos en contra de la educación pública, por el contrario, la apoyamos, pero solicitamos que este cobro no se haga con base en el presupuesto de obra, sino que haya un equilibrio. Las curadurías urbanas ya han reportado para este momento una caída en las áreas licenciadas, por este motivo”, dijo Celis.

Le sugerimos: Alexander Tovar, nuevo representante del Gobierno Nacional en la CCV

Con todo, sumando los problemas de cierre de la vía, la pandemia, los costos de las materias primas y el incremento de los impuestos a la construcción, las cifras positivas del sector pueden caer estrepitosamente para finales de año, llevándose por delante el empleo que genera.

“Si los mandatarios locales no son conscientes de esta situación, simplemente se afectará a corto plazo el proyecto de reactivación económica a muy corto plazo”, puntualizó la gerente de Camacol.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter