Disidencias: obstáculo para sembrar la paz

Los grupos ilegales viven de los negocios ilegales, pero también tienen influencia en la ganadería.

Tras cinco años de haberse firmado del Acuerdo de Paz, pocos se detuvieron a analizar el fenómeno de las disidencias de las Farc, su expansión y cómo han incidido en que los puntos del acuerdo se hayan retrasado.

Por Jessica Rodas / Especial Periódico del Meta

Durante años, el departamento del Meta se convirtió en el fortín de las hoy extintas Farc y grupos paramilitares que delinquían especialmente al sur del Meta y norte del Guaviare en límites con Caquetá. En la actualidad han surgido nuevas organizaciones criminales que no se acogieron a los términos de la firma de los Acuerdos de Paz y desde entonces han retornado a esos territorios y desencadenando toda una serie de actos violentos con las comunidades y entidades públicas que han dificultado la presencia del Estado.

Varios investigadores que han estado en territorio analizando la aplicación de los acuerdos, quienes prefirieron omitir sus nombres, indicaron que en efecto la violencia en los tres departamentos corresponde a la disputa territorial por los bienes de las anteriores guerrillas y que se genera al mando de Miguel Botache Mantilla, alias “Gentil Duarte, “Iván Mordisco”, “Calarcá” y la Nueva Marquetalia, liderada por Iván Márquez.

Le puede interesar: Trasladarán el ETCR de La Macarena a El Doncello, en Caquetá

“En sus intentos por querer recuperar esos territorios que estuvieron bajo control en algún tiempo, ha sido una causa importante de violencia en esas zonas en los últimos años haciendo presencia en varios municipios, principalmente en los del sur del Meta: Uribe, Mesetas, Vista Hermosa, Macarena, Mapiripán, Puerto Rico, toda la zona del corredor del Guayabero en límites de Guaviare y Caquetá, señaló uno de los investigadores.

Por otro lado, según un informe publicado por Indepaz, en octubre de este año, las nuevas disidencias de las Farc-Ep han conformado un grupo de fuerzas armadas con más de 5.200 combatientes activos compuesto de 34 estructuras que ejercen control en 123 municipios del país, incluido el Meta, uno de los departamentos donde hacen mayor presencia.

Para los investigadores, una de las principales causas de financiación es el narcotráfico y la extorsión a pobladores de la región con la sustitución de cultivos, que obstaculiza la puesta en marcha de los programas de proyectos productivos, intimidades a líderes sociales y funcionarios de entidades locales y nacionales, así como hostigamientos militares.

Lea también: Opinión || La paz está echando raíces

Un informe presentado por la Consejería Presidencial para la Estabilización y Consolidación indicaron que en el Meta existe presencia de cultivos ilícitos en áreas de manejo especial en La Macarena con 12 lotes; Parque Naturales, 1.159 lotes en Mesetas, Puerto Rico, Uribe, Vista Hermosa y La Macarena, y en el Resguardo Indígenas de Mapiripán, cuatro lotes.

En comparación al departamento del Guaviare, presentó un mayor índice de cultivos con 2.810 lotes en áreas de manejo especial y menos en Parque Nacionales con 19 número de lotes, y finalmente un aumento representativos de 45 lotes en Resguardos Indígenas.

Una de las problemáticas ambientales que se ha presentado en la siembra de cultivos ilícitos, es el de la deforestación, especialmente en Meta, Guaviare y Caquetá: Para el Ministro de Ambiente, Carlos Eduardo Correa, en el primer trimestre del 2021 estos tres departamentos identificaron cerca 41.600 hectáreas deforestadas, teniendo una reducción del 30% en comparación al trimestre de 2020, en el que se evidenció que el Meta ocupó el primero lugar en la lista con un 22.91% de tala indiscriminada, Guaviare con 21.17% y Caquetá con un 14.82%.

Lea: El camino de la paz en el Meta

Humberto Reyes, habitante de Puerto Rico (Meta) dijo que el proceso de paz, iniciado en el año 2016, ha tenido ecos importantes “porque de cierta manera ha traído tranquilidad a las comunidades”, pero aún persisten rezagos que quedaron del conflicto.

Varios campesinos de esta zona coinciden que la deforestación se debe a la llegada de terratenientes que se apropian a las malas de tierras baldías y empiezan a tumbar árboles para la ganadería. Afirman que en un solo día pueden talar hasta 10 hectáreas.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter