Opinión || La paz está echando raíces

Antonio Gutiérrez Secretario General de la ONU

Por Antonio Gutiérrez, Secretario General de la ONU

Esta fue mi primera visita a terreno en tiempos de poscovid, una visita que traduce mi profunda solidaridad con Colombia, sus instituciones, y el pueblo colombiano. Solidaridad y homenaje a la generosidad del pueblo colombiano para compartir los recursos del país con los venezolanos que cruzaron la frontera en busca de protección. El estatuto de protección provisional es un ejemplo de humanidad en un mundo en donde todos cierran sus puertas. Gracias a Colombia.

También me complace constatar de primera mano los logros de una paz activa y transformadora pero siempre desafiante; empezar mi sexta visita a Colombia y segunda como Secretario General tiene un significado especial. El país sufrió de manera severa los impactos del conflicto, pero sus habitantes siguen proponiendo soluciones efectivas y creativas. 

No es casual que la visita empiece en los territorios. El acuerdo de paz tuvo el acierto de conseguir la paz en Colombia no impuesta sino como un esfuerzo de construcción desde las regiones y los territorios y con la participación de los gobiernos y los diferentes sectores de la sociedad. 

Lea: El camino de la paz en el Meta

A un mundo de guerras interminables y multiplicación de conflictos, Colombia envía un mensaje claro: es hora de invertir en la paz. La firma del acuerdo final de paz hace cinco años generó esperanza e inspiración en Colombia y en el mundo; en un mundo marcado por conflictos, muchos de ellos sin un final, un acuerdo de paz negociado, que muchos creían sin solución, es algo único y sumamente valioso. 

Este aniversario brinda una oportunidad para celebrar los logros de la implementación del acuerdo, reconocer los desafíos y renovar nuestro compromiso colectivo para hacer realidad su promesa de una paz estable y duradera.  

Tenemos la obligación moral de garantizar que este proceso de paz tenga éxito. No es solo silenciar las armas sino una hoja de ruta para transformar las causas profundas del conflicto para empezar a curar las heridas. 

En el balance, podemos afirmar con confianza que la implementación está echando raíces profundas.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter