Ecoturismo, negocio en el Meta verde

Los negocios verdes se abren como opciones reales de negocios para el turismo en el Meta.

Este tipo de iniciativas generan empleo a personas que viven en zonas rurales, por lo que se les denomina como negocios verdes. Expertos avisoran esta una oportunidad única ara la región.

Los negocios verdes en el Meta coadyuvan a prácticas ambientales, sociales y económicas
que generen beneficios en el medio ambiente y en el aprovechamiento de los recursos naturales como medio de sostenibilidad.

Diana Rodríguez, experta en negocios verdes de Cormacarena, aseguró que para el año 2017 se vincularon 20 empresas y 17 en el 2018, para un total de 37 empresas
que ya piensan en ser sostenibles con el medio ambiente, las cuales en su ejercicio y producción mejoran la eficiencia agroecológica de las reservas naturales del territorio que intervienen tanto en la elaboración del producto como en la conversión del sector en modelo de negocio eco-turista.

“El turismo es una oportunidad económica, a través del Plan de Desarrollo se da la necesidad de implementar una economía del trabajo de turismo y así también
involucrar factores de crecimiento sociales, ambientales y turísticos”,
destacó la directora de Cormacarena, Beltsy Barrera Murillo, en el III Simposio Turismo de Naturaleza ‘Herramienta para conservar la biodiversidad’ que se realizó dentro del marco de la celebración del día mundial del turismo en la capital del Meta.

Lea también: Los retos de la sostenibilidad económica

En el departamento ya se hallan experiencias de negocios de ecoturismo para el desarrollo
sostenible y procesos de conservación de recursos que ven al campo un modelo de renovación e innovación.                                                                                       Martha Lucía López, propietaria de la reserva natural ‘Rancho Camaná’, ubicado en el municipio de Restrepo, tiene en su finca desde hace 26 años como un medio que puede generar turismo comunitario, en donde los visitantes disfrutan de los recursos transformados y de los cultivos que hay en ella. Las labores de campo le implican al rancho emplear a trabajadores para cumplir con las diferentes actividades que se realizan en la finca, los cuales también ayudan a mantener y enriquecer la diversidad con especies nativas de la reserva natural para impulsar una responsabilidad ambiental para con la sociedad civil y la conservación del territorio.

Según los resultados de verificación y acompañamiento a negocios verdes de la Oficina de Negocios Verdes y Sostenibles del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, entre el año 2017 y 2018 se reportaron ventas de 48. 300 millones de pesos aproximadamente.

Otra experiencia certificada de proyecto empresarial verde es ‘Aula Viva Tropical’ de Lejanías, en donde Joyce Smith Rojas Alonso, ingeniera agroforestal, su esposo agrónomo y su familia, comparten con la comunidad la práctica de desarrollo sostenible a través del ‘Movimiento Colibrí’ una leyenda que los impulsa a contribuir en conjunto para mejorar el medio ambiente y a su vez emplear el modelo agro energético en donde el agua, el sol, la biomasa y los microorganismos son aprovechados de forma amigable y sostenible para generar energía de diferentes formas, igualmente en recursos para la producción de café y vino. Tanto ellos como Rancho Camaná, buscan generar empleo a los habitantes del sector rural logrando con esto empoderar a los campesinos en procesos de ecoturismo.

Por otra parte, una de las prácticas turísticas que se están dando a conocer en la región es el Aviturismo, la cual consiste en la observación de aves en su hábitat. Actualmente el Meta ocupa el tercer lugar en tener más especias de aves en el país, con 895 diferentes especies.

Según Jhon Myers, conservacionista estadounidense que visitó el Meta la semana pasada, los beneficios económicos que se han dado en el ejercicio del aviturismo, a partir de la firma de acuerdo de paz en Colombia, son un estímulo para que cada vez más personas inviertan en ofrecer servicios.

Los expertos coinciden en que hay una oportunidad inmensa porque el país se ha destacado como destino mundial para el avistamiento de aves, con 1.590 especies, de acuerdo al Global Big Day. Así mismo resaltaron las formas en que esta práctica genera
microempresas mediante la formación de guías turísticos, la mejora de ingresos para ellos y para las fincas turísticas que prestan el servicio.

Myers, no obstante, explica que para preservar la biodiversidad en el Meta hay que entender las amenazas principales que se presentan en ella como la pérdida del hábitat, especies invasoras, contaminación, sobre cosecha y la deforestación. “Para contrarrestar
estas amenazas hay que conocer cuál es la biodiversidad que tenemos en nuestro entorno, para esto es importante también apoyar proyectos verdes”, dijo.

En definitiva, estos negocios verdes proporcionan mayor generación de ingresos, da reconocimiento a las empresas como constructores de una imagen responsable con el medio ambiente, reduce costos operativos debido a la reutilización y reciclaje de productos, refleja ventajas competitivas que los diferencian de otras empresas y cumplen con los doce
criterios de negocios verdes que establece el Plan Nacional de Negocios Verdes del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, que señalan los aspectos fundamentales en el contexto de la sostenibilidad y del ecoturismo como práctica que mejora las condiciones de los recursos naturales.

Le puede interesar leer: Nueva yuca para la Orinoquia o Salud mental, un tema que debe importarnos a todos