Eduardo Carranza, abandonado | Opinión

Tumba Eduardo Carranza, Sopó (Cundinamarca)

Eduardo Carranza, abandonado

Por Nelson Augusto López

Nelson López

En el poema Melancolía, Eduardo Carranza escribió: Te llamarás silencio en adelante y el sitio que ocupabas en el aire se llamará melancolía. Y es lo que sentimos, tristeza al ver sus restos abandonados en el cementerio de Sopó.   

Como un presagio, él escribió en Epístola inmortal: Todo cae, se esfuma, se despide; y yo mismo me estoy diciendo adiós; y me vuelvo a mirar, me dejo solo, abandonado en este cementerio. Allá mi corazón está enterrado, como una hazaña luminosa y pura.

Las tumbas siempre inspiran nostalgia, pero también son espacios para honrar la memoria de seres queridos y personas insignes. La de Eduardo Carranza parece un montón de escombros.

Versos de su Soneto a la salvedad: Todo está bien, el verde en la pradera. La fuente que me espera, el agua con su cielo caminante, el rojo húmedo en la boca amante. Salvo mi corazón, todo está bien. No está bien que instituciones y sociedad metenses hayan descuidado sus restos. Naciones y regiones enaltecerían tan ilustre personaje.   

Le interesa: Rusia vs. Ucrania: ¿tiene sentido hablar de justicia de la guerra? | Opinión

Él fue uno de los fundadores del grupo de poetas ‘Piedra y cielo’, logró honores y premios internacionales. Fue del parnaso colombiano e hispanoamericano. Las nuevas generaciones no lo conocen, la historia remedia esto, más allá de bautizar entidades con su nombre.

Su poesía es universal, pero le escribió al llano que amaba. En Alabanza del Llano: Aquí está la llanura, y en la palma de su mano está la línea de la suerte de mi Patria. Esa línea es azul y se llama río Meta

Recordó sus ancestros en el galerón Ladislao: En memoria de mi abuelo Gregorio Fernández, domador de ríos y de potros, Primer Corregidor de Villavicencio, 1842; que empieza así: Yo nací en los mismos llanos y me llamo Ladislao, yo me resbalo en lo seco y me paro en lo mojao.

Los restos del más célebre hombre de las letras llaneras, nacido en Apiay, deben ser repatriados a Villavicencio y puestos en un mausoleo digno, además de disponer de un museo para honrar su memoria y redescubrir su obra. 

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter