El mensaje detrás de la publicidad electoral.

La publicidad, un factor determinante en las elecciones que definirán el rumbo político de los próximos cuatro años de la ciudad y el departamento.

La publicidad es una de las estrategias más usadas en época electoral, de hecho, es según expertos en donde más rubro del presupuesto de la campaña se invierte, el éxito o fracaso depende de la elaboración del discurso, la construcción de  la imágenes política, y su difusión en medios de comunicación. Ya sea en cuñas radiales, televisión, periódicos, redes sociales, folletos, vallas, campañas puerta a puerta, o en espacios públicos.

Las campañas electorales han pasado por muchos estudios y diversas formas de interpretación, teniendo en común el mismo objetivo: influir en la actitud u opinión de una persona o comunidad respecto a alguna causa, posición o voto. “En el marketing político se ha identificado que, la gente más que racional, vota emocional, es una teoría muy vieja la psicología de masas, lo que se quiere lograr acá es generar sentimientos, ya sea de indignación, de movilización u otros” Explica Edith Agudelo, especialista en Marketing político y estrategias de campaña de la Universidad Externado de Colombia.

Ad portas de la jornada electoral donde se decidirá el rumbo político de los próximos cuatro años de la ciudad y el departamento, Periódico del Meta hizo el ejercicio de consultar a profesionales en marketing político, publicidad, y  a un investigador académico en semiótica, José Vicente Ospina, Licenciado en Humanidades y Lengua Castellana, para analizar los eslóganes, colores y estéticas de las fotos de los candidatos más fuertes a la alcaldía, y gobernación, e  interpretar los mensajes detrás de la publicidad. 

Por un lado, se encuentra Alexander Baquero, quien maneja el color azul en su mayoría, que implica y se confirma en sus redes y página, como parte del Partido Conservador; utiliza en su eslogan la frase «Villavo somos todos» complementándolo con una línea de colores de la bandera de la ciudad; en el fondo hay destellos con blanco como si estuviera «iluminado», se puede asociar fácilmente con íconos religiosos o el otro extremo, un cómic.

Lea también: Los ‘alcaldes’ del Facebook

 Por otro lado, el candidato Felipe Carreño, tiene el verde como insignia, color que en Colombia tiene connotaciones de neutralidad política; su imagen es coherente con su eslogan, el poder representado en la empuñadura de su mano y la confianza con su presencia corporal -más de la mitad de su cuerpo en la imagen- «El poder de la confianza».

Es en una campaña política, donde toma relevancia la importancia de la identidad gráfica para el reconocimiento y posicionamiento en la mente de los electores. “A mayor variedad de colores en el diseño en una misma campaña política es menor índice de relación, reconocimiento y recordación a tener” explica Liliana Orozco, Docente Universitaria y Profesional en Mercadeo y Publicidad.

El candidato Felipe Harman utiliza su apellido, que resulta sonoro; por otro lado, la gama de colores y el eslogan «¡Somos la alternativa!» corresponde a esa ruptura tradicional que la herencia bipartidista colombiana, e incluso de la misma de oposición (color amarillo). Llama la atención el uso de redes sociales, es decir están muy presentes en su candidatura.

A su vez, Fabián Torres utiliza los colores azul y rojo, que hacen parte del partido al que representa, Cambio Radical; el eslogan utilizado es «Villavicencio sí puede», resulta generador de identidad al nombrar a la ciudad, incluyendo a todos sus pobladores y a quienes se sientan parte de la ciudad.

Continuando con el análisis interpretativo de imagen, se encuentra la candidata Nohora Tovar, quien tiene una estrategia icónica evidente, y es la compañía del congresista y expresidente de Colombia, cautivando votos de quienes tienen afinidad con esta figura pública; el eslogan como sello «Sin corrupción, ganamos todos».

El candidato Juan Guillermo Zuluaga usa dos eslóganes «¡Hagamos grande al Meta!» y «Juan sin miedo», en mayúscula, en un juego de palabras que de muestran certeza, además de generar evocación y sello propio con administración como alcalde, además del uso de cuatro colores en la tipografía, pero resaltando el rojo, del partido que lo avaló.

Lea también: Candidatos a la Alcaldía proponen sobre salud y educación

La principal función del eslogan es de apoyo y recordación, generalmente es una frase corta, clara, contundente y que se recuerda fácilmente. Es de importancia porque determina una postura, promesa o motivación para el público electoral y en muchos casos se convierte en el lema del periodo de gobierno (para el caso de alcaldes y gobernadores).

El candidato Juan Diego Muñoz rompe con la paleta de colores a diferencia del resto de candidatos, su fondo des amarillo ámbar contrasta con el púrpura; su eslogan «Contigo sí» puede comprenderse como una invitación, pero ¿A quién?

Mientras que, Arley Gómez, mantiene la estructura del logo de su partido Alianza Verde; su imagen plantea ciertos elementos culturales como su anillo de matrimonio en su mano derecha, que implica semánticamente compromiso; el apellido en tipografía script refleja también esa fluidez.

La construcción de imagen, juega un papel decisivo en las campañas políticas, definen el perfil del candidato, determinan el lado positivo, el negativo y los puntos neutros, allí se genera una historia, y el área de interés que puede convertir en su bandera. Es así es como la publicidad tiene un factor determinante en las elecciones, no es en vano que la Misión de Observación Electoral (MOE) tenga diseñado un marco jurídico en Colombia para que, los partidos y movimientos apliquen sus estrategias, de acuerdo a cada cargo electoral y categorización de municipio.