‘El profe’ de la selva profunda

Jorge Correa debe llegar hasta lejanas escuelas del Guaviare, buscando cerrar las brechas educacionales.

Los estudiantes, las comunidades y su conocimiento lo motivan a seguir trabajando en los lugares más recónditos del Guaviare.

Por Catalina Gallego / Especial Periódico del Meta

Nacido en Buga y criado desde muy pequeño en Bogotá, Jorge Humberto Correa Díaz llegó al Guaviare en febrero de 2012 para cumplir uno de sus propósitos como docente. Su empatía, el interés por la educación en las escuelas del país y por supuesto, su amplio conocimiento, le han permitido brindar una mejor educación a los niños y niñas de este departamento.

Un día cualquiera, Jorge recibió la noticia de que estaban buscando a una persona para la parte educativa en el Guaviare, no especificaban el cargo, ni mucho menos las funciones, pero aun así envió la hoja de vida. Al poco tiempo atendió la llamada de monseñor Francisco Antonio Nieto Súa, la cual lo obligaría a dejar todo organizado en Bogotá y viajar a San José del Guaviare.

Conozca: La diseñadora que quiere poner ‘de moda’ al Llano

Desde hace 11 años Correa se desempeña como coordinador General de la Educación Contratada en el Guaviare. Liderar todos los procesos relacionados con el contrato; seleccionar al personal docente y administrativo; hacerles seguimiento; garantizar el pago de la nómina y acompañar los procesos en las comunidades, son algunas de sus funciones.

Cada año Jorge, que es profesional en filosofía y literatura, elabora un cronograma de las más de 50 escuelas que debe visitar para hacer un acompañamiento tanto a los estudiantes, como a los profesores y a las comunidades. Él ha tenido que llegar a las escuelas más recónditas, por medio de potrillos (canoas de madera), deslizadores, lanchas metálicas, voladoras, motos, aviones DC- 3 y avionetas.

Al comienzo me arriesgué a conducir moto, pero me caí varias veces, hay que conocer el color del barro y de la arena para saber por dónde pasar y por dónde no. Con el paso del tiempo he conocido cómo hacer el cronograma, en la temporada seca hago los recorridos por tierra a San José del Guaviare y Calamar, y cuando empieza a llover y los ríos se llenan, visito Miraflores y Morichal Viejo”, manifestó.

En principio, adaptarse a la región fue más producto del amor que tiene por su ejercicio, aunque en algún momento pensó en regresar a la capital del país, Correa pensó en todo lo valioso que estaba viviendo, pues prefiere estar horas en una canoa, con lluvia, sol y rodeado de zancudos, y no en un trancón por las calles de Bogotá.

Lea: Johan el juvenil campeón vaquero

Un día yo iba por el río Guaviare y se me vino a la cabeza la experiencia de estar en una ruta escolar por la autopista norte, en unos trancones de dos horas, eso fue importantísimo para mi decisión. Es maravilloso estar en un río con estos paisajes selváticos hermosos y no estar pensando en que voy a llegar tarde”, explicó Correa.

En las visitas a las escuelas, Jorge habla con los estudiantes, los docentes y las comunidades, acerca de las mejoras que deben hacerles a las escuelas, dan algunas pautas a los padres de familia para la crianza de sus hijos y motivan a los niños a que tengan su proyecto de vida. El coordinador se dedica a recorrer los alrededores de las escuelas, esto con el fin de conocer las condiciones en las que están los estudiantes, incluso, motivar a que los niños desescolarizados empiecen a estudiar.

La escuela más lejana es Santa Cruz: Para ir hasta allá viajo hasta Mitú (Vaupés) y allí alquilo una avioneta para llegar a Morichal Viejo y finalmente debo navegar por el río Papunagua. También lo puedo hacer desde El Retorno, por el río, pero tendría que navegar por lo menos 50 horas”, indicó el coordinador del Guaviare sobre las grandes distancias que debe recorrer hasta las últimas escuelas de la geografía de su departamento.

Pese a su labor, en estos años ha sentido más la presión de algunos políticos que de los grupos armados ilegales, o de los cocaleros: “cuando se hizo el proceso de selección de los profesores, me llegaron hojas de vida con noticas que decían recomendados de diputados, senadores y alcaldes, pero yo soy muy radical en eso y los que venían recomendados no los contraté”.

No olvide: Personajes del año 2022

La motivación de continuar en su labor es cerrar las brechas de la educación. Gracias a su trabajo ha logrado la conectividad de 20 escuelas, mejorar su infraestructura, modernizar las bibliotecas y permitir que los profesores reciban capacitaciones para su formación.

Jorge Humberto vive en San José del Guaviare de la manera más austera y su medio de transporte es una bicicleta, y con esto es feliz. Hoy a sus 50 años, planea continuar por más tiempo en la región ejerciendo sus funciones y cumpliendo poco a poco con su objetivo.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta