En duda, ‘templo’ del Team Penning

El Team Penning es un deporte ecuestre traído de los Estados Unidos. Aunque en los últimos años ha tomado importancia en los Llanos Orientales, aún es desconocida para muchos. Algunos piensan que es un deporte élite porque solo la gente que tiene para tener
un buen caballo puede practicarlo. Pero ¿por qué en los últimos días este deporte, que involucra trabajo de llano, encierro y ganado ha levantado tanta polémica en la capital
del Meta?

La respuesta tiene que ver con el contrato 0673 de 2019, cuyo objeto es la “construcción del coliseo aparte y encierro “team penning” y coliseo multiferial mercado campesino
en el parque Las Malocas, cuyo valor es de 12.581 millones 716.555 pesos”.

La licitación para este contrato se adjudicó el 4 de diciembre del año pasado, y su plazo de ejecución fue de 30 días. Sin embargo, el proyecto hasta ahora está en etapa de revisión por parte del contratista, el cual pidió una prórroga de cuatro meses más para culminar la obra.

Ante este panorama, Gustavo Jiménez, director del Instituto de Turismo del Meta (ITM), entidad encargada de ejecutar la obra, rindió cuentas el pasado martes ante la Asamblea del Meta sobre este contrato, fuertemente cuestionado.

En su intervención, el director del ITM indicó que la polémica en torno a la construcción de esta obra se dio a raíz del uso que se le dará al coliseo, y cuyo objeto contractual señala que es para la práctica de Team Pening, disciplina deportiva que a consideración de muchos es un deporte para el goce de unos pocos.

Lea también: La maldición del ‘admirador’ Matapalo

“Le pusimos dentro del objeto contractual “Team Pening” con el propósito de tener un nombre comercial y que sea visible internacionalmente, pero el coliseo servirá para muchos propósitos cuando esté construido, no solo para aparte y encierro de ganado, sino para desarrollar trabajo de llano y vaquería”, explicó Gustavo Jiménez ante la duma.

Aclaró que el contratista de la obra fue quien presentó la propuesta por un término menor al que se había solicitado en licitación pública, teniendo en cuenta que “viene soportada por la oferta técnica establecida y asumiendo la riguridad de lo que tiene que ver con las cláusulas en lo que corresponde al incumplimiento, caducidad y atrasos parciales de la obra”, precisó el directivo del ITM.

Jiménez sostuvo, además, que esta infraestructura servirá para que los niños de los barrios Kirpas y San Antonio, aledaños al Parque Las Malocas, entrenen esta disciplina
deportiva, y a su vez, para quienes deseen seguir las tradiciones y costumbres llaneras.

Ante las declaraciones de Gustavo Jiménez, el diputado Dimas Pandales (Centro Democrático), dijo que no es claro porqué se van a invertir $12.000 millones en una obra que no satisface las necesidades de la población metense.

También advirtió, que no hubo claridad en las respuestas del director del ITM, sobre el estudio en que se basó la factibilidad del proyecto, ya que durante la rendición de cuentas no se conoció cuáles serían los impactos positivos en los distintos sectores económicos de la región tras la construcción de la obra.

En esa misma línea, el diputado cuestionó que los niños de barrios vulnerables como Kirpas y San Antonio, se vean beneficiados, ya que el costo de un ejemplar (caballo) para la realización de este deporte tiene un valor de $100 millones.

Lea también: Moción de censura contra director del Instituto de Turismo del Meta

Para concluir, el diputado indicó que dentro de la exposición del Director del ITM, tampoco se conoció si existen en el departamento ligas o clubes inscritas en esta actividad, para que el team penning se considere como deporte y si existe una normatividad que la regule, por lo que indicó que hubo falta de planeación para la realización de este proyecto.

Por su parte, el diputado Arley Gómez (Partido Verde), indicó que tras recibir información
por parte del contratista Eriberto Martínez, pudo evidenciar varias irregularidades dentro de este contrato.

La primera, es que la obra debía ser culminada el 2 de enero, pero como lo indicó el director del ITM, el contratista hasta ahora está en etapa de revisión del proyecto, y
aún así se le otorgó una prórroga de cuatro meses.

La segunda irregularidad que señala Gómez es que “ninguna licitación puede sobrepasar un peso del presupuesto oficial, y en este contrato se sobrepasa en $10 millones. Por lo tanto, el contratista debió ser excluido de la licitación. Y no podía haber ido otorgado el
contrato a esta persona”.

Así mismo, Gómez indicó que no se tuvo en cuenta a los profesionales en topografía que estaban incluidos en la licitación, razón por la cual “se modifica la estructura general del contrato”.

Por ahora, la obra está paralizada y el terreno donde se construirá aparece encerrado por lonas únicamente.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter