En vilo arreglo del acueducto y alimentación escolar en Villavicencio

En una inesperada decisión, el alcalde de Villavicencio, Felipe Harman, anunció en la mañana de este miércoles la suspensión de dos importantes contratos para Villavicencio, por supuestas anomalías halladas en los primeros días de ejercicio de su cargo.
El primero de ellos es el 2754, firmado el 16 de diciembre de 2019, cuyo objeto es la construcción de obras de mitigación de la línea de acueducto de Villavicencio, cuyo valor estaba por $3.376 millones.

El contratista encargado de ejecutar la obra es la Unión temporal ABR Mitigación.
Según Harman, este contrato no cumplió con el objetivo para el cual se contrató, ya que la tubería a reparar “está expuesta en el cauce activo del río Guatiquía, lo que evidencia que faltaron trabajos en la restitución de la tubería, que está prácticamente en el suelo, y en condiciones de enorme fragilidad”, precisó el alcalde de Villavicencio.

Así mismo aseguró que otra de las causas para suspender este contrato fue que, la jefe de línea del acueducto certificó que nunca vio más de cuatro máquinas trabajando en el área critica de la línea de aducción del acueducto. Además de que en la bitácora de la obra hay varias irregularidades sobre los trabajos de reparación que se hicieron y la cantidad de material que se removió en la zona.

Lea también: “Tenemos que volvernos amigos de la montaña”: gerente de la EAAV

“Lo que dice el contratista es que hubo 14 máquinas (retroexcavadoras) trabajando en la reparación de la línea de aducción del acueducto de Villavicencio, pero hoy la tubería está expuesta, y por eso tenemos varias dificultades por las cuales no se ha podido restablecer el servicio de acueducto en Villavicencio”, indicó Harman.

Entre las dificultades que señala el alcalde de Villavicencio, está que por concepto de estas obras se han pagado $332 millones y, además, el contratista está solicitando la continuidad del contrato para su liquidación, teniendo en cuenta que “no han construido obras de mitigación”, ya que la tubería de la línea de aducción del acueducto tiene varias fugas que necesitan reparación inmediata.

Otra de la falencias que señala Harman, es que el contratista nunca notificó a Cormacarena el permiso de ocupación de cause del río Guatiquía, por lo que no solo tomó la decisión de suspender este contrato, sino de notificar al Comité de Moralización en el que se encuentran los entes de control (Fiscalía, Contraloría, Procuraduría), para que haga las investigaciones pertinentes frente a este caso. Así mismo, y ante la situación, precisó que el día de hoy el ingeniero Riaño visitó la zona con funcionarios de Cormacarena, para formalizar el proceso de ocupación de cauce del río Guatiquía.

Para concluir, Harman dijo que solicitó apoyo a la Oficina de Gestión del Riesgo del Departamento para intervenir de forma activa el cauce del afluente con el objetivo de proteger la tubería que está expuesta.

Junto con la Gobernación del Meta se hará un plan de manejo especial para mitigar la emergencia que produzca la suspensión de contrato, pero Harman explicó que se abordarán las obras con funcionarios de la EAAV y de la secretaría de Infraestructura.

Por ahora, sin PAE
Otro contrato que suspendió el alcalde de Villavicencio, tiene que ver con el Programa de Alimentación Escolar ( PAE). Según Harman, tras encontrar una serie de irregularidades en el proceso de adjudicación de este contrato, decidió suspender la licitación por $7.299 millones y solicitar el acompañamiento del Ministerio de Educación para brindar las garantías de un proceso transparente.

En la revisión, según lo señalado por el alcalde de Villavicencio, evidenciaron que este estaba presuntamente direccionado a un contratista. «El proceso estaba amarrado no por la calidad ni cantidad y precio de los refrigerios, sino por tener una bodega en determinadas condiciones técnicas, lo que hacía que la capacidad se redujera en un contratista en particular», indicó el mandatario.

El Alcalde manifestó que trabajará por realizar un proceso transparente en el que se presenten distintas empresas a nivel nacional y local pero que cuente con todas las garantías para garantizar los derechos de los estudiantes de Villavicencio.

Para el efectivo desarrollo del proceso de adjudicación, el Gobierno de Villavicencio notificará al Banco de Oferentes del Ministerio de Educación para que haya una pugna real, con calidad de prestación del servicio y en articulación con los empresarios locales.
Son más de 33.000 niños los que diariamente se benefician de este servicio en el sector rural y urbano.

Según lo que afirmó el año pasado la administración de Wilmar Barbosa, en total se benefician 33.823 niños del PAE, con 30.345 refrigerios y 3.478 almuerzos en caliente y se han priorizado 50 Instituciones Educativas oficiales en 148 sedes educativas. Son 8.852 estudiantes en jornada única y 24.971 alumnos de  jornada regular.

El PAE beneficia a población como 201 integrantes de grupos étnicos; 772 en condición de discapacidad y 4.303 víctimas del conflicto armado, de acuerdo a lo que se informó el año anterior.

Le puede interesar leer: Asumió nuevo comandante de la Cuarta División