martes, 27 de febrero de 2024
Particulares Pico y placa Martes 1 y 2

Esta es la lucha por los ‘árboles abuelos’ en Villavicencio


Esta es la lucha por los 'árboles abuelos’ en Villavicencio 1
El tradicional samán del parque Los Libertadores.
RP
Redacción PDM

COMPARTE

El samán, ubicado en la plaza Los Libertadores; el ficus, de los Centauros y la ceiba en el Parque Infantil, son algunos de los 73 árboles emblemáticos de la capital del Meta que por su antigüedad necesitan cuidados especiales. 

Por Natalia Chipatecua

En el 2021, el Samán de la plaza Los Libertadores, uno de los árboles más reconocidos por los villavicenses, cumplió 107 años de vida, y aunque en varias oportunidades su condición ha pedido que lo salven, aún recibe tratamiento para que la ciudad continúe contemplando sus bondades.

Le interesa leer: El ‘estrés’ del samán del parque en Villavicencio

Los años, la remodelación de esta plaza y el poco cuidado que dan quienes se acercan a su sombra, ha impactado lentamente ‘ahogando sus raíces’. Esto conllevó a que las instituciones y defensores ambientales diseñaran estrategias para impedir su final.

“El año pasado recibimos requerimiento ciudadano para realizar una intervención de restauración porque el árbol se encontraba en un estado complejo. Realizamos un primer embellecimiento al árbol y abrimos unas calcatas en el parque central para poder acondicionar el árbol y adicionar nutrientes”, contó a Periódico del Meta Sara Cabrera, secretaria de Medio Ambiente en Villavicencio.

Sin embargo, para algunos expertos, a finales de año pasado, el árbol fue sobrecargado con luces navideñas, las cuales generaron un impacto negativo en sus ramas; y ahora, en época de sequía, este presenta un ‘estrés hídrico’.

Puede leer: Un paseo por la historia de Villavicencio

“Con ingenieros forestales identificamos una nueva estrategia de intervención, esta vez acondicionando parte de la matera que en su momento fue redistribuida; adaptamos tierra consistente y abonada, agua, y microorganismos eficientes que ayuden a recuperar las raíces del árbol. Parte de la raíz está confinada en la cobertura completa que tiene la plazoleta central y esto obstaculiza la filtración de su recurso vital”, explicó la secretaria.

Mientras en el Samán se realizan intervenciones para lograr la filtración del agua, en La Plazoleta los Centauros, tradicionalmente histórica, se encuentra el imponente ‘Ficus benjamina’, nativo del sur y sureste de Asia, y sur y norte de Australia.

Esta es la lucha por los 'árboles abuelos’ en Villavicencio 2
Ficus de la Plazoleta Los Centauros

Alrededor de este tronco se constituye una protección que funciona como banca y un filtro en el perímetro condiciona la entrada de agua hacía la raíz y contribuye a la supervivencia de este árbol insignia.

El 4 de febrero de 2020 necesitó tratamiento y esta especie fue restaurada gracias a un proceso de salvamento aplicando riego de agua con fertilizantes orgánicos.

Y como una forma de seguir trabajando por su preservación, la secretaria de Medio Ambiente, también indicó que: “Ya se realizó una revisión y se retiraron ramas que representaban un riesgo para el árbol. Debemos hacer un acondicionamiento a la matera, lo cual está siendo evaluado con el equipo técnico especializado para poder llevarlo a cabo”.

La mayoría de estos árboles emblemáticos se encuentran confinados en materas, y esta condición obstaculiza su respectivo drenaje, lo que hace que disminuya su capacidad de resistencia, de ahí la importancia de generarles compuestos orgánicos que difícilmente se pueden encontrar en el suelo.

Esta es la lucha por los 'árboles abuelos’ en Villavicencio 3
La ceiba del parque Infantil, de Villavicencio. Foto: Maira Chaquea

La Ceiba, que con sus impresionantes raíces permite que turistas y vecinos sean cobijados por su sombra en el Parque Infantil, es un poco más resistente y tiene una maceta más amplia.

“La plazoleta misma le ha permitido tener un poco más de absorción de nutrientes; sin embargo, también vamos a remover parte de la matera; el año pasado ya lo hicimos y le cambiamos un poco la estructura que tenía, y la intención también es continuar con el ejercicio de renovarle todos sus nutrientes para conservarlo como debe ser por mucho más tiempo”, afirmó Sara Cabrera.

Agregó que la dependencia está recogiendo semillas de varios de estos árboles para llevarlas a un vivero a que germinen, esto se incluye en las jornadas de reforestación que comienzan a finales del mes de marzo e inicio de abril.

Aunque estos árboles tienen un ciclo de vida, cuidarlos de la manera más apropiada permite que se puedan disfrutar por mucho más tiempo. Villavicencio por su variedad de ecosistemas y condiciones climáticas permite propiciar espacios para la conservación robustecida de estas especies insignias de la capital metense.

Buenos hábitos de cuidado

Para empezar, prevalece la necesidad de ser conscientes de cuáles son las especies de árboles que se pueden sembrar en los andenes o cuáles pueden estar al cuidado de los ciudadanos dentro de sus casas o en el jardín.

No tenerlo presente, conlleva a que en ocasiones se planten especies de árboles que no deberían estar en condiciones de ‘confinamiento’ o cierto tipo de materas, porque pueden ser de crecimiento grande y finalmente podemos ocasionar que estos no se desarrollen adecuadamente.

Lea: Utopía, una apuesta real por el campo en Casanare

Rafael Ortiz, Ingeniero Agrónomo de la Universidad de los Llanos, asegura que la misma presión de estructuras ha impactado el suelo, haciendo presión en las raíces de los árboles y en las áreas aledañas al lugar; por ello, la tierra, el abono y el agua que se utilice en ellos son de gran importancia.

“El agua que liberan, por ejemplo, las cáscaras de los compuestos orgánicos, aportan en gran medida los nutrientes que estas especies requieren, se pueden echar en las materas y esto va a repercutir en la belleza y vigorosidad del árbol”.

En época seca, y aunque no existe una regla específica, “sus ramas y raíces deben recibir suficiente agua para sobrevivir. Recoger agua lluvia es una estrategia eficiente, el ciclo natural del agua hace la labor de aportar nutrientes orgánicos al árbol”.

Finalmente, el Ingeniero menciona que las plantas se deben limpiar constantemente, ya que “el polvo que cae sobre ellas les impide su correcta respiración, y hacerlo, permite que estas se hidraten mucho mejor. Cuando una planta crece mucho, dentro de una maceta instalada en una casa o un corredor, deberá trasladarse a una maceta más amplia, cambiarle la tierra y ponerle mucho más abono orgánico para que continúe viviendo”.


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales