Esta semana podría haber vía al Llano, solo para camiones

Después de haber terminado la limpieza de los más de 200.000 metros cúbicos de tierra, en el kilómetro 58 ha habido nuevos desprendimientos de material.

Sin precisar el día, pero asegurando que será esta semana que empieza, el Viceministro de Infraestructura del Ministerio del Transporte, Manuel Felipe Gutiérrez, anunció que se reabrirá la vía al Llano, de manera restringida y únicamente para vehículos superiores a las 3,5 toneladas.

Le interesa leer también: ¿Y la reapertura pa’ cuándo?

La declaración, que publica este domingo el diario El Tiempo en su edición dominical, reconfirma lo que había anunciado el pasado 12 de septiembre el presidente Iván Duque en Medellín, cuando afirmó que el Gobierno Nacional abriría la vía al Llano “en los próximos diez días”.

Duque habló durante su intervención en el cuarto ‘Encuentro de Empresarios de Transportadores de Carga’, que se hizo en la capital antioqueña: “hoy yo podría decirles a ustedes que en los próximos diez días, o antes, que es nuestra meta, tendremos abierto ese kilómetro 58 por lo menos seis horas al día, principalmente orientado a darle el camino a este parque automotor de carga”, dijo.

Gutiérrez insistió en que por ahora “los que no van a poder pasar son vehículos de pasajeros” pues la reapertura será gradual y únicamente tendrán vía las tractomulas, camiones, dobletroques y turbos, para más adelante sí dejar que pasen buses grandes, aproximadamente en dos semanas.

La intención del viceministerio es tener monitoreo con radar las 24 horas para establecer el comportamiento de la ladera de la montaña, para lo cual ya existe un protocolo de seguridad realizado junto a Coviandes.

En el recorrido de la vía al Llano hay 120 puntos críticos que también deben ser atendidos.

Por su parte Iván Duque hizo un llamado de atención con respecto a que en el actual contrato de la vía principal entre Bogotá y Villavicencio no se incluyeron los puntos críticos de atención en la carretera: “a nadie se le ocurrió incorporar los puntos críticos de atención sobre la carretera. Y, ahí hay fallas imperdonables, que si se hubieran anticipado seguramente se hubiera podido tener una mejor estructuración de los riesgos y un financiamiento de los mismos”, agregó el Presidente en su intervención en Medellín.

Por la vía al Llano, en condiciones normales, se transportan alrededor de 17.000 toneladas diarias y se hacen alrededor de 2.200 viajes de carga, por lo que los gremios empresariales, comerciales y Gobernación del Meta han calculado en dos billones de pesos las pérdidas por los tres meses de cierre que ya completó la vida.

Lea también: Déficit de $12.000 millones por cierre de la vía al Llano

La Secretaría de Hacienda estima que, a partir del cierre de la vía Bogotá-Villavicencio, las
rentas propias del impuesto de consumo de cerveza, licores, cigarrillos, de vehículos
automotores, e impuestos de registro predial, disminuyeron en un 80%.

El jueves de la semana que finalizó, un grupo de personas, violando la prohibición para el paso en el kilómetro 58, atravesó a pie la zona de derrumbe. Dos semanas antes, un candidato a la Gobernación del Meta, desafiando a las autoridades, había hecho lo propio.

 

Después de haber terminado la limpieza de los más de 200.000 metros cúbicos de tierra, en el kilómetro 58 ha habido nuevos desprendimientos de material.

El viceministro Manuel Felipe Gutiérrez mencionó que estas actitudes, además de generar un serio riesgo para las personas que pasan este sector de la vía al Llano sin ninguna protección y sin hacer caso de las normas de seguridad, también dificultaron las labores de limpieza y adecuación de la vía para dar paso nuevamente, pues se atrasaron.

En la última semana Coviandes ha informado sobre cierres constantes no solo por derrumbes en el kilómetro 58, sino también en el 64+200 en donde también se necesita asumir trabajos de estabilización de la montaña para evitar la caída de material. La veeduría de la vía al Llano ha insistido en que son en total 120 puntos críticos que deben ser atendidos.

Algunas personas, el jueves pasado, atravesaron la zona del derrumbe, sin hacer caso a las recomendaciones de las autoridades.