Extorsiones carcelarias, las más comunes

Los operativos contra los extorsionistas son efectivos, si las víctimas denuncian.

Por Katherine Cruz

Esta semana volvió a circular un video en el que un encapuchado amenaza a un contratista de la capital del Meta por el pago de extorsión. Aunque las autoridades dijeron que el caso fue resuelto y corresponde al mes de marzo, lo cierto es que el delito de extorsión sigue siendo una amenaza constante.

A las personas que más afecta este fenómeno delincuencial en Villavicencio son comerciantes como dueños de supermercados, parqueaderos o droguerías, seguidos de las amas de casa y los ganaderos. En el departamento, también el sector más afectado son los comerciantes, seguido de arroceros y ganaderos.

Existen tres modalidades de extorsiones que son las más comunes: la primera, la más común en Villavicencio, es ‘la carcelaria’, aquella extorsión realizada por medio de llamada telefónica y no precisamente desde la cárcel de esta ciudad sino desde Picaleña en Ibagué; Palogordo, en Santander y el centro penitenciario Doña Juana, desde La Doradas, en Caldas.

Le recomendamos: Falsos funcionarios están cobrando certificados de protocolos de bioseguridad

En las llamadas se hacen pasar por grupos al margen de la ley solicitando que por no asistir a una reunión deben pagar una cierta cantidad de dinero, también se hacen pasar por familiares donde les dicen que se encuentran en un puesto de control de la policía y para no judicializarlo necesitan cierta cantidad de dinero.

“Otra de las formas es que les piden elementos de intendencia, medicina de difícil acceso o armamento y como no se puede conseguir les dicen que lo equivalente a eso es cierta cantidad de dinero. Esta modalidad carcelaria es la que más se presenta en Villavicencio”, indicó Jonatán Espitia García, comandante del Gaula de la Policía del Meta.

A esta modalidad le sigue la llamada ‘devolución de bienes’, la cual trata principalmente del robo de motocicletas y luego llaman a los dueños para pedirles dinero y devolverles el vehículo: “aquí se presenta mucho esta modalidad de extorsión no solo con las motos sino también puede pasar con billeteras u objetos personales”, explicó Espitia.

También lea: Villavicencio busca reparación del conflicto

La tercera modalidad más utilizada en la capital del Meta es el sexting o sextorsión, la cual consiste en que a través de las diferentes páginas de internet o de mensajerías instantáneas, se comparten imágenes privados, para posterior a eso una de las dos personas comenzar a exigir solicitudes a cambio de no publicar imágenes a través de los círculos sociales como amigos, familias o personas que puedan conocer a la víctima por redes sociales.

De las 125 denuncias que ha recibido el Gaula Policía por el delito de extorsión, un 70% corresponde a la extorsión carcelaria; un 20% a devolución de bienes y un 10% a sexting.

En lo que ha corrido del año, en Villavicencio el Gaula componente Policía acumula 40 personas capturadas, y en el departamento 113, mientras que el Gaula componente Ejército ha capturado a 41 personas, todas por extorsión; y por otros delitos relacionados 54 personas más.

Le recomendamos: Conozca ubicación de las inspecciones de policía de Villavicencio

A parte de las personas que extorsionan desde las cárceles del país, las autoridades también le atribuyen este delito a la delincuencia común: “en Villavicencio no tenemos grupos armados organizados dedicados a extorsionar”, enfatizó Espitia García.

Datos suministrados por el Gaula militar en el Meta informaron que las extorsiones son causadas por los grupos del Clan del Golfo, Puntilleros del Vichada, Puntilleros del Meta y delincuencia común.

“Muchas personas que son víctimas se acercan a nosotros después de haber entregado el dinero o cuando vienen extorsionándola por 200 mil pesos y como los delincuentes se dan cuenta que les está dando resultados porque la persona esta atemorizada les empiezan a subir el monto de la extorsión y cuando las víctimas no tienen más dinero nos contactan como último recurso y deberíamos ser el primer recurso en caso de una extorsión”, dijo el capitán Germán Andrés Velázquez, comandante de la unidad operativa del Gaula Militar Meta.

Le sugerimos: Un sello necesario para reactivar el turismo

Recomendaciones

Estos son los seis pasos que recomienda el Gaula militar Meta para una persona que está siendo víctima de extorsión para que o caiga en el juego de los delincuentes.

  1. La víctima tiene que conservar la calma
  2. Grabar la llamada o tomar nota de lo que le están diciendo, cómo se están identificando
  3. Escuchar atentamente sin dejarse intimidar, nunca deben caer en el juego del terror
  4. No entrar en confrontación con el extorsionista.
  5. Jamás se debe comprometer a colaborar con los que ellos llaman “la causa”
  6. Informar a la línea 147 o acercarse a las instalaciones del Gaula, primordial que la víctima no de información sobre ella, su núcleo familiar o su negocio.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter