‘¿Quién nos va a contar?’ las historias de población LGTBI víctimas del conflicto

conflicto LGTBI

En el informe ‘¿Quién nos va a contar?’ se documentan más de 37 hechos en los que personas LGBTI han sido víctimas de violencia por prejuicio por parte de los actores armados en el conflicto colombiano. Este informe hace parte del proceso de escucha plural que lleva a cabo la Comisión y servirá como insumo en el riguroso proceso investigativo que realiza la entidad.

“Las orientaciones sexuales diversas y las identidades de género no heteronormativas fueron objeto de vulneración de los actores armados. No solo nos nombraron objetivo militar, también fuimos su blanco de guerra, su botín de guerra. Sobre nosotros y nosotras descargaron todo su odio, toda su violencia. Nos utilizaron para enviar mensajes a las comunidades, imponiendo lo que para ellos era correcto o incorrecto. En algunas regiones el objetivo fue exterminarnos”, este es el relato de un hombre gay víctima del conflicto armado, que participó del informe entregado a la Comisión de la Verdad el pasado 14 de octubre.

LGTBI

Durante la entrega del documento, Lucía Baca, investigadora de Colombia Diversa, señaló: “En diversas partes del mundo las comisiones de la verdad han sido llamadas a reconstruir las épocas más tenebrosas de la humanidad, a recomponer ese rompecabezas de violencias, de silencios, de temores que pretendían someter a pueblos enteros con extrema crueldad. Pero, esos relatos oficiales con frecuencia han gestado nuevos silencios, han relegado a ciertas poblaciones a ciudadanía secundarias, incluso terciarias, y este ha sido el caso de las personas LGBT, quienes, con algunas pocas excepciones, han sido borradas de las historias oficiales de dictadura y de conflicto de sus países”.

Lea también: El Guayabero busca el diálogo para persistir

La violencia por prejuicio es una noción que permite entender por qué los actores armados usaron violencias específicas contra lesbianas, gais, bisexuales y trans, generalmente, para eliminar, “corregir”, someter, castigar o usar su diferencia. Como expresó la comisionada Alejandra Miller: “Con Colombia Diversa aprendimos este concepto que además estamos trabajando desde la Comisión. Esta categoría de violencia por prejuicio que no solo aplica para personas LGBTI, pero que creo que por primera vez lo escuchamos y lo entendimos precisamente a partir de las reflexiones y de los análisis que nos hicieron en esos momentos”.

El informe compara y analiza las diferencias entre las formas de violencia que ejercieron las desaparecidas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP) y las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) contra personas LGBTI. Asimismo, el documento identifica la persecución, el hostigamiento y la anulación sistemática de las personas LGBTI por parte de todos los actores armados; lo que, según Colombia Diversa, evidencia que en sus cuerpos, sus identidades y sus dinámicas sociales se jugaba un botín que cada parte deseaba reclamar para sí.

También analiza como una y otra vez los actores armados usaron la discriminación contra las personas LGBTI a favor de sus intereses de guerra, y para instrumentalizarlas valiéndose de su vulnerabilidad económica, social y política. 

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter