martes, 16 de abril de 2024
Particulares Pico y placa Martes 1 y 2

‘La iglesia en el Meta es una red criminal’: Juan Pablo Barrientos


'La iglesia en el Meta es una red criminal': Juan Pablo Barrientos 1
La Iglesia católica ha sido cuestionada por encubrir a los sacerdotes abusadores sexuales.
RP
Redacción PDM

COMPARTE

Con un fallo de tutela proferido por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Villavicencio, el pasado 14 de enero, Juan Pablo Barrientos ganó una nueva batalla legal para lograr que su investigación no sea censurada.

El periodista Juan Pablo Barrientos escribió el libro ‘Este es el cordero de Dios’, un texto resultado de 15 meses de investigación periodística en el que revela el testimonio de un joven abusado sexualmente desde su niñez, y quien fue “compartido”, por una red de pedófila de 38 sacerdotes del Meta y Guaviare, al interior de varias iglesias católicas. 

Una decisión judicial del Tribunal Superior del Distrito de Villavicencio, amparó la circulación del libro, el cual pretendía ser censurado mediante una tutela interpuesta por los clérigos Carlos Julio Beltrán Gutiérrez, Wilson Alirio Sandoval Niño, Fernando Rodríguez Lozano y Ricardo Eduardo Calderón Sánchez, quienes pedían la suspensión, reproducción,victimas comercialización y venta del texto, argumentando que este “viola sus derechos fundamentales a la honra, buen nombre, e intimidad”.

El fallo del Tribunal se sustenta en que estos derechos violados supuestamente por el periodista “no se lograron probar por los accionantes dentro del documento, pues no se aportó prueba siquiera sumaria, que así las acreditara”. Es decir, consideró improcedente la solicitud de los sacerdotes.

Le interesa: A la cárcel alias ‘El Flaco’ presunto integrante del Clan del Golfo

Sin embargo, al margen de este reconocimiento judicial, la investigación revela los intrincados secretos con los que durante años, de acuerdo al testimonio de la víctima, varios líderes espirituales católicos cayeron en lo que el cristianismo califica como uno de los peores pecados: la inmoralidad sexual. 

Al cabo de casi dos años de haberse conocido la decisión de retirar de los cargos a los curas involucrados en la investigación, el proceso judicial aún espera decisiones de fondo, en una lucha de poderes contra una estructura con bastante influencia como lo es la Iglesia Católica.

“Es el caso más grande de abuso sexual contra una misma víctima. Yo me siento tranquilo con la investigación porque sé lo que está en juego pero nos basamos en las denuncias que hay ante la Fiscalía y que han llegado al Vaticano. La iglesia es una red criminal que ha encubierto a los sacerdotes”, dijo Barrientos a Periódico del Meta.

Para el periodista, lo más delicado es que la mayoría de curas involucrados son reincidentes y aún así seguían en parroquias de la capital del Meta ejerciendo su sacerdocio, tal como logró comprobarlo accediendo a los archivos de la Arquidiócesis de Villavicencio. 

Al preguntarle por las pruebas que tiene para asegurar que la iglesia en el Meta es una “red criminal”, el autor de ‘Este es el cordero de Dios’ dice que el testimonio de la víctima ha sido validado por abogados, fiscales, procuradores en la que concluyen de manera unánime que no está mintiendo. 

Lea también: Sacerdotes acusados de pederastia perdieron tutela

“En todas partes del mundo donde hay iglesias católicas, hay redes criminales encargadas de encubrir a curas pederastas, es decir que abusan de la integridad de niños y adolescentes. A eso hay que llamarlo como es, sin eufemismos”, dijo Barrientos.

Personas cercanas a las víctimas han pedido celeridad en la investigación por parte de la Fiscalía, ya que se completaron dos años en los que ha avanzado muy lentamente el trabajo de recolección de testimonios. El tema se estaba durmiendo, pero una denuncia en La W le volvió a dar un impulso al proceso, enviando un fiscal a Villavicencio para recoger más testimonios.

“Los sacerdotes suspendidos han seguido recibiendo el sueldo porque han amenazado a monseñor Oscar Urbina con hablar de los secretos que él tiene. Hay que recordar que hay una denuncia directa de abuso contra él, siendo la primera vez que se denuncia a un obispo en Colombia por abuso sexual”, dice Barrientos.

Para el periodista, Urbina tendrá que renunciar en abril cuando cumpla 75 años, una edad de jubilación pero que rara vez los sacerdotes acatan y más cuando están en lo alto de la jerarquía eclesial. La renuncia de Urbina, dice el comunicador, se daría porque con el escándalo, será muy difícil de ascender a cardenal de Colombia.

Periódico del Meta se comunicó vía WhatsApp con Comunicaciones de la Arquidiócesis de Villavicencio para conocer su opinión, pero no recibió respuesta.    

Invitamos a ver la entrevista completa con Juan Pablo Barrientos en nuestra fan page Periódico del Meta.com 


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales