Las mujeres se pusieron ‘abejas’

El Fondo Europeo para la Paz tiene entre sus objetivos apoyar a Colombia en el desarrollo rural integral.

Hoy, no solo ha aprendido a recolectarlas y a cultivarlas para obtener la miel, ella y su familia también se han sensibilizado sobre el gran valor que tienen las abejas para los ecosistemas de la región. “Iniciamos con dos colmenas. Luego, junto a mi esposo y mi yerno comenzamos a recolectar las que se encontraban en los alrededores y que muchas veces estaban en riesgo porque afectaban al ganado”.

Con el objetivo de contribuir al fortalecimiento de las familias rurales del sur del Meta, el proyecto Mascapaz (Macarena Sostenible con más Capacidad para la Paz), financiado por el Fondo Europeo para la Paz de la Unión Europea en Colombia, favoreció a 61 productores de los municipios de Mesetas, Vista Hermosa y San Juan de Arama con la actividad de apicultura.

Le recomendamos: La danta podría estar en peligro de extinción

“Esta actividad buscó, principalmente, la concienciación de la protección de las abejas para la conservación de los ecosistemas naturales, especialmente de la flora de la región”, explica Gildardo Franco, ingeniero agrícola.

Los campesinos contaron con orientación sobre la importancia ambiental y económica de la protección de las abejas y las herramientas básicas para el manejo de apiarios. También, recibieron equipos para extracción de la miel, indumentaria, literatura y dos colmenas con abejas para ser instaladas en los predios de los participantes.

 

Para dar continuidad a este proceso, los productores como María Eugenia que decidieron continuar con la actividad apícola han tenido, además, acompañamiento técnico.

También Lea: Pastoreo regenerativo – Volviendo a las tradiciones en ganadería

Un año después de iniciarse en la apicultura, María Eugenia cuenta en su finca con 16 colmenas. Su meta es llegar a 25 para empezar la producción de propóleo y jalea real. “Gracias a Mascapaz y a la capacitación y acompañamiento de Cormacarena le cogimos amor a esta actividad y nos dimos cuenta de que es una alternativa que sí deja recursos y que aporta al objetivo que como vereda tenemos que es ser autosostenibles con los alimentos que nosotros mismos cultivamos”.

Esta iniciativa del proyecto Mascapaz fortalece otro renglón productivo en una región que posee diversos bosques y gran cantidad de fuentes hídricas que se pueden aprovechar con la actividad del manejo de las abejas.

Lea también: Producción del agro se mantuvo durante la pandemia

“Con la apicultura se espera que los habitantes de la región mejoren su dieta alimenticia y que el productor tenga en cuenta que un árbol no solo se puede explotar para madera, sino que sirve de hábitat para las abejas que generan productos como la miel, el polen y los propóleos, los cuales traen mayores beneficios económicos para su núcleo familiar”, agrega Franco.

En total se beneficiaron 61 familias; 21 provenientes de Vistahermosa, 22 de Mesetas y 18 de San Juan de Arama. “Con la apicultura damos un paso más en la consolidación del departamento del Meta como una potencia en este campo”, concluye Franco.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter