Las serpientes y su importancia para el ecosistema

Hay que ser prevenidos con las serpientes, pero no matarlas al verlas.

Venenosas o no, las serpientes son un tipo de reptiles que cumplen una función importante en los ecosistemas, ya que controlan diferentes especies de animales que pueden llegar a ser plagas, como roedores, aves y algunos anfibios. 

Por Natalia Chipatecua

En temporada de vacaciones aumentan los encuentros esporádicos entre serpientes y humanos. El auge del ecoturismo, y el senderismo en el Meta hace que cada vez más personas invadan o lleguen a los hábitats de estos temidos animales, los cuales resultan ser inofensivos si se tienen las previsiones necesarias.   

Pablo Felipe Cruz Ochoa, veterinario del Bioparque Los Ocarros, explicó a Periódico del Meta la importancia de esta especie que muchas veces, por miedo y desconocimiento, tienden a matarlas. 

“Si no hubiera control de los ratones, por ejemplo, estos se producirían aún más y acabarían con los recursos de los granos o de los forrajes, lo que traería un desequilibrio en la comida; las serpientes regulan esas poblaciones haciendo que estos recursos se mantengan. Si hay pérdidas de las serpientes, se reproducen bastante los roedores e incluso llegan a afectar a los humanos, porque las plagas transmiten enfermedades; las serpientes directa o indirectamente están controlando esas poblaciones y nos protegen de brotes de enfermedades”, dijo el experto. 

Lea: Llamado a la conservación del Jaguar: WWF

Frente a la aparición de estos animales en las casas, Cruz indicó que a los reptiles se les conoce como poiquilotermos, es decir, animales de sangre fría, lo cuales por sí mismos no pueden controlar la temperatura de su cuerpo y por ello “cuando hay días muy fríos o lluvioso, se resguardan para buscar calor en algunas partes, cerca de electrodomésticos, una estufa o un carro. Por el contrario, cuando el día es muy caluroso y tienen la energía suficiente, buscan un lugar fresco que también puede haberlo en una casa, donde hay madera o donde hay hojarasca, que son los sitios donde por lo general se van a encontrar las serpientes”, dijo el médico veterinario. 

Respecto al riesgo de encontrar culebras que pueden ser peligrosas, es pertinente que los lectores se enteren de la existencia de parámetros que pueden ayudar a identificar una serpiente venenosa de una que no lo es.

Dichos parámetros, según el veterinario, están relacionados con la morfología (forma) del reptil, y es importante recalcar que, si bien es la mejor manera de distinguirlas, estas también tienen excepciones a la regla. 

  • La forma de la cabeza: La mayoría de serpientes que son venenosas tienen una cabeza de forma triangular y las que no, tienen la cabeza de forma redonda. Aquí hay una excepción en las Corales, ellas tienen la cabeza redonda, pero son altamente venenosas. 
  • La forma de la pupila: se ha encontrado que la mayoría de serpientes venenosas o por lo general las serpientes que pertenecen al grupo de las víboras, tienen una pupila elíptica (una rayita), mientras que las que no son venenosas tienen la pupila circular. Ahí está la excepción por ejemplo también con las Corales, porque ellas tienen las pupilas circulares y son venenosas. 
  • Las escamas: en las serpientes venenosas vienen en alto relieve y tiene forma de cuña (triángulos), mientras que las serpientes no venenosas no tienen las escamas en relieve y tienen una forma más redondeada. 

También lea: Plásticos, fuente de contaminación de los suelos agrícolas

  • Color: otro factor que se tiene en cuenta para diferenciarlas es el modelo de coloración que tengan, las serpientes venenosas tienen patrones geométricos de figuras poligonales o letrados como rayas, rectas o triángulos en el patrón de color de las serpientes; en las no venenosas el patrón de la coloración no son tanto como formas geométricas sino manchas sin forma.
  • Colmillos: las serpientes venenosas tienen colmillos prominentes, como si fueran agujas hipodérmicas que ayudan a inocular el veneno. Hay otras serpientes que tienen toxinas que pueden llegar a ser de importancia y no tienen este tipo de dentición, por ejemplo, encontramos algunas culebras de las familias de los colúbridos que no tienen este tipo de colmillos y pueden aplicar veneno. 

En accidente ofídico, ir al médico

Respecto a las formas de identificación y sus excepciones, lo importante es saber “que si la persona no está completamente segura de la especie de la serpiente, puede ocurrir un accidente. Por eso recomendamos que las personas no las manipulen en caso de encontrar alguna”, sostuvo el veterinario Felipe Cruz, con maestría en patología de animales silvestres. 

En caso de que alguien pueda sufrir una mordedura por alguna serpiente venenosa, el veterinario insistió en que es de vital importancia que la víctima no presione, succione o amarre la zona afectada, ya que esto empeora la situación y hace que el veneno se absorba más rápido.  

Le recomendamos leer: Leve descenso trimestral en producción agraria del Meta

Igualmente, recomienda que en lo posible pueda tomar una foto del animal y no matarla, seguido dirigirse a un centro asistencial lo más pronto posible, explicar el tipo de accidente y mostrar al médico la serpiente que atacó para que ellos determinen qué suero inyectar, ya que debido al tipo de culebra que mordió, así mismo ellos saben qué usar para contrarrestar el veneno. 

Finalmente, sugirió que la persona no acceda a ningún tipo de curandero o rezandero “porque eso puede empeorar la situación y se pierde tiempo valioso para salvar la persona o disminuir la secuela”, enfatizó el médico veterinario del Parque los Ocarros. 

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter