Liquidación de Bioenergy generará un alto detrimento patrimonial, dice senadora Maritza Martínez

En una misiva dirigida a Felipe Bayón, presidente de Ecopetrol, la senadora Maritza Martínez, del partido de la U, expresó su preocupación por la sorpresiva liquidación voluntaria de Bioenergy.

“Esta decisión, que no compartimos, tiene la vocación de generar un detrimento muy importante para Ecopetrol y para los activos de la Nación, por lo que esperamos el compromiso suyo y del Gobierno Nacional para agotar todos los mecanismos previos y así evitar estos perjuicios”, señaló Martínez.

Le puede interesar: Bioenergy, crónica del desastre anunciado

A su vez, enfatizó en que esta preocupación se encuentra fundamentada en que los USD 750 millones invertidos en la construcción de la planta El Alcaraván, así como los cuantiosos recursos destinados a otros componentes del proyecto, no se han recuperado y optar por la liquidación de esta filial no solo deja al Grupo Empresarial como responsable de estas pérdidas, sino que lo priva de contar con una unidad de negocio con potencial de crecimiento.

Lea: Ecopetrol debe hablar

“Somos conscientes de la crisis económica que afecta al país, sin embargo no es posible cimentar en este hecho la apresurada y costosa decisión de adelantar el proceso de liquidación, ya que es de público conocimiento que la situación financiera de Bioenergy no es reciente sino que surge desde los inicios mismos del proyecto”, advirtió la senadora Marínez.

Añadió que con voluntad política y financiera la empresa puede salvarse, y con ella los más de 700 empleos directos – y miles de indirectos – que se generan no solo en el municipio de Puerto López, sino en todo el país. “Para ello se hace necesario contar con la decisión de Ecopetrol, como matriz, de revisar el muy limitado objeto social de Bioenergy, replantear los mecanismos de provisión de materia prima, dar respaldo a Bioenergy para el acceso a recursos del sistema financiero y restructuración de aceencias, así como garantizar su rescate financiero y frenar el proceso de liquidación que el día de hoy ha sido comunicado a los trabajadores y colaboradores de esta compañía”, indicó Martínez.

Lea también: La empresa Bioenergy entró en proceso de liquidación

La senadora llanera también expuso que esta decisión se tomó sin dejar que se hagan tangibles las disposiciones de la Resolución 069 del 30 de abril de 2020 del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, en donde se impone el reconocimiento de derechos compensatorios a las importaciones de etanol provenientes de los Estados Unidos, y se incrementa en USD 0,06646 por kilogramo de peso neto del producto, adicional al arancel actualmente vigente. Con esta medida, de acuerdo con la recomendación del Comité de Prácticas Comerciales y los considerandos del Ministerio, se eliminan los efectos de las subvenciones de las que son objeto los insumos para la producción de etanol norteamericano, y se elimina uno de los elementos a los cuales Bioenergy ha hecho referencia al exponer las razones por las cuales el negocio no ha brindado utilidades.

Martínez también precisó que ha conocido de algunas negociaciones con Bancolombia, principal acreedor financiero de las dos sociedades que conforman a Bioenergy, en las que se plantearon alternativas para que la empresa siguiera operando (una de ellas consistente en la condonación del 40% de la deuda).

“Estas opciones fueron rechazadas tajantemente por parte de Ecopetrol, el cual pretendía que el acreedor condonara cerca del 70% de la deuda y financiara la totalidad del capital de trabajo requerido para la operación, sin acceder siquiera a prestar garantía a favor de Bioenergy ante la entidad bancaria, argumentando que la solución planteada por Bancolombia no solucionaba la situación estructural y hacía que la matriz incurriera en exposición y riesgos en el negocio”, señaló.

Frente a esto, la senadora expresó que “da la impresión de que Ecopetrol, a pesar de ser matriz de Bioenergy, pretende desligarse completamente de la suerte de su filial, estableciendo condiciones tan exigentes para los acreedores que prácticamente era imposible contar con la anuencia de estos, condenando al fracaso cualquier oportunidad de reorganización o salvamento que pudiera tramitarse en el marco de los procesos adelantados ante la Superintendencia de Sociedades”.

Además de lo anterior, Martínez dijo que le llama poderosamente la atención que en ninguna etapa de la crisis Ecopetrol se compromete a adoptar medidas que permitan corregir las falencias en materia de administración de los recursos y los negocios desplegados por Bioenergy, las cuales se constituyen en la única alternativa de salvación para la compañía.

Por todo esto, la senadora llanera dijo a Felipe Bayón que es procedente que manifieste si en efecto Ecopetrol tenía la voluntad de salvar a Bioenergy, o esperaba que el curso de los acontecimientos derivara en la inminente liquidación de la compañía con la cual se alcanzarían a cubrir acreencias con activos realizables, aproximadamente COP $121.000 millones, a sabiendas de que dichos recursos no servirían para cubrir ni un solo peso de los más de COP $2 billones invertidos en el proyecto.

Con estos antecedentes, la senadora Martínez solicitó replantear la perspectiva con la cual se ha venido tratando esta situación y buscar las formas para adelantar el rescate financiero de esta empresa tan importante para Ecpetrol, para los llaneros y para el país.