viernes, 12 de abril de 2024
Particulares Pico y placa Viernes 7 y 8

Lo malo ahora es bueno | Editorial


Lo malo ahora es bueno | Editorial 1
RP
Redacción PDM

COMPARTE

¿En qué momento nos acostumbramos a que destruir la integridad de un contradictor es parte del debate normal nacional de la época o de una “estrategia política” para ganar una campaña?

Tal vez desde que aceptamos y elegimos que personajes siniestros se convirtieran en intelectuales del país o en estadistas, a pesar de tener pasados dudosos. Desde que empezamos a invertir los valores o dejarnos confundir para llamar a lo malo, bueno, y a lo bueno, malo.

Nos hemos convertido en validadores de esa manera de hacer política con nuestros votos, que a lo mejor hemos depositado obedeciendo a nuestros intereses particulares. En la década de los setentas y ochentas se convirtieron en líderes con la bonanza marimbera aquellos representantes y gobernadores que fueron caciques.  

Lea también: Los discursos | Editorial

Luego, después del Proceso 8.000, a mediados de los noventas, sobrevivieron protagonistas de esa manera de hacer política en el que “todo valía” para llegar al poder por encima de quien fuera. Tenerlos vigentes en el escenario político permitió que se fueran enquistando como un cáncer y hoy justificamos sus maneras. 

Luego, a principios del siglo, también afloraron en las regiones nuevas figuras con intereses diferentes pero iguales prácticas corruptas, aliados con grupos ilegales.

Parece que en cada momento de la historia una nueva efigie resurge para enseñar lo peor de la politiquería, sin importar realmente el ejercicio limpio de la democracia.  

La capacidad de mimetismo de estas figuras y el cambiar de bando político fue una de sus cualidades, a tal punto de que los contradictores del pasado, hoy los defienden sin más. Hacen parte de esa corrupción que en el discurso todos dicen combatir, pero que desde las mismas campañas revelan lo contrario en cada actuación pública o privada.

Le interesa: Editorial | Lo que viene

Como lo dijo esta semana uno de esos jóvenes estrategas (duele más que sea joven) quien admitió la manera en que minaba la dignidad y moralidad del contradictor político: “¿Cómo lo vamos a atacar?, construyendo líneas narrativas en términos de su estética y en términos de su vida personal”.

Así, con estas palabras nos alistamos no solo para una segunda vuelta presidencial, sino también para unas elecciones locales cuyas campañas pueden repetir los ejemplos nacionales. La ciudadanía debe estar atenta a más acciones que discursos, a fijarse más en contextos, que de coyunturas; a los equipos que conforman las campañas, más que de los mismos candidatos. 

Como se hizo tendencia esta semana ante los escándalos de campaña: ”Como se hace campaña se gobierna”. 

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales