domingo, 3 de marzo de 2024
Particulares Pico y placa : No aplica

Las aulas abren ‘alas’ para aprender de la naturaleza


Las aulas abren 'alas' para aprender de la naturaleza 1
Los niños tienen procesos de aprendizaje turístico para conservar la biodiversidad.
RP
Redacción PDM
  • Publicado en Jun 13, 2022
  • Sección Turismo

COMPARTE

Con iniciativas pedagógicas, solidarias y ecoturísticas, los niños impulsan el avistamiento de aves, una de las actividades de turismo y conservación ambiental más fuertes en el Meta.

Por Natalia Chipatecua

“Las aves nos ayudan a polinizar y mantener el cambio climático; invito a todos los niños para que nos ayuden a cuidarlas. Quiero aprender mucho sobre aviturismo porque quiero ser guía turístico”.

A sus 8 años, Dania Salgado sabe en qué mundo vive, tiene la seguridad de a qué se quiere dedicar y la importancia de seguir aprendiendo a cuidar sus entornos. Por eso, decidió inscribirse en el semillero ‘Abre tus alas’.

Ella y otros 29 niños de la Institución Educativa San Juan de Arama, son los protagonistas del proyecto ecoturístico gestado desde las aulas de clase y con el cual las puertas de esta institución se abrieron desde hace dos años para acompañar el aprendizaje de reconocer y apreciar distintas especies de aves.

Las aulas abren 'alas' para aprender de la naturaleza 2

Con clases teóricas y salidas a campo, docentes y los mismos estudiantes de grado décimo y once, han llevado de la mano a niños para inculcar la importancia de proteger la biodiversidad, como elemento fundamental para hacer turismo.

“Con el semillero hacemos salidas para avistar aves y aprender sus nombres científicos, entre estas tenemos el tucán fangoso tucán, emblemática del semillero”, expresó con propiedad Dania.

Lea: Jóvenes se certifican como guías turísticos para actividades de rafting en el Meta

Esta pequeña gran líder de tercero de primaria, quien todos los días aprende jugando, reitera un llamado que los adultos deberían tener muy en cuenta: “no hay que talar los árboles ya que ahí las aves hacen sus casas”.

Y aprender jugando es la forma en que docentes y estudiantes de la modalidad de turismo que maneja la institución, a través de la técnica de animación y recreación turística, han propiciado herramientas para la enseñanza ambiental de los niños.

“Hacen juegos como ‘triqui aves’ o emparejar el ave, y se hace la mecánica para que aprendan nombres científicos. Los chicos de bachillerato brindan la parte teórica tipo de aves, de plumas, de picos y de patas. Realizamos salidas pedagógicas y empezamos a trabajar. En el trabajo de campo ellos son los más interesados y es cuando más aprenden”, explicó Iboni Hurtado, docente y líder del semillero.

Le sugerimos: Índices de deforestación en el Meta han disminuido un 33%, en los últimos dos años

El espacio que desde el colegio se gesta, ha permitido la formación turística incluso, de toda la población estudiantil. “Tenemos modalidad turismo animación turística en la malla curricular desde transición hasta grado 11. Y otros semilleros de aventura y rescate de rafting”, afirmó Héctor Gómez, rector de la institución.

Agrega que: “uno ve cómo los niños ya empiezan a relacionar las aves, un aprendizaje significativo que ha fortalecido muchos procesos. Dentro de la malla curricular de todas las instituciones deberíamos salirnos un poco de lo tradicional; la posibilidad de que los niños tengan conciencia sobre ello repercute para que el día de mañana sean unos grandes defensores”, indicó Gómez.

En un municipio posconflicto y con grandes antecedentes de deforestación, la lucha por lograr que los niños se empoderen de una actividad turística, siembra una esperanza ambiental en la región.

Le puede interesar: Futuro turístico con ‘Buena vista’

Jean Carlo Sánchez, instructor de aviturismo del club ‘Abre tus alas’, expresó que muchos de los problemas ambientales se dan por el desconocimiento de la biodiversidad, y que “con el avistamiento se genera una conexión distinta, y cuando lo conocemos, nos impulsa a cuidarla”.

“La educación ambiental desde pequeños no solo va a impactar en un tema pedagógico, sino que es un estilo de vida y alternativas de vida con y de la mano de la biodiversidad”, y cuenta que: “con los niños se trabajan pedagogías apropiadas y se fortalecieron habilidades. En una sola pajareada tenemos niños de 6 a 8 añitos compartiendo con la naturaleza”, precisó el también Biólogo de la Universidad Nacional de Colombia.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales