Manual para sobrevivir al guayabo

La ecuación es simple, a mayor alcohol, mayor deshidratación.

Esta época de fin de año, sin duda reúne amigos y familiares en torno a múltiples festejos, estos agasajos, casi siempre van a acompañados de distintas modalidades de alcohol.

Sobrevivir al guayabo, el eterno dilema de quienes se pasan de copas.

Periódico del Meta trae una guía práctica para prevenir y mitigar el malestar que se produce la mañana siguiente de una noche de fiesta. En primer lugar, se recomienda tratar de consumir licor de manera mesurada, y así evitar complicaciones serias de salud.

Acá empieza el manual, que le ayudará a sobrevivir al guayabo. Sobra aclarar que para el ‘guayabo moral’ no hay cura, y ahora, con el boom de las historias en redes sociales, las evidencias de sus hazañas pasarán a la historia.

Le puede interesar: Cierran bares en Villavicencio por venta de licor adulterado

Antes de iniciar la fiesta

Los planes, generalmente incluyen salida a cenar, por lo tanto, si usted sospecha que beberá alcohol esa noche, la recomendación es comer alimentos con mucha grasa, sí señores, fritos, y grasas, estas grasas recubren el hígado, previniendo que el etanol se aloje en él y que, por el contrario, a lo que generalmente ocurre, este desaparezca lo más pronto posible del organismo, previniendo deshidrataciones.

O antes de salir de su casa, coma queso, o tómese vaso de leche. Los lácteos también recubren el hígado y mitigan los efectos del alcohol.

Ojo, la ingesta de grasa debe ser antes, no durante, ni menos después, pues en algunos casos incrementa la probabilidad de nauseas, incluso intoxicaciones.

Durante la Fiesta

Muchas veces, al iniciar la fiesta se consumen algunos shots suaves, cervezas o cócteles. Cuando la rumba se enciende, todos buscan pasar al ‘plato fuerte’, al trago que será protagonista de la noche. De entrada, ya se está cometiendo un garrafal error, pues al mezclar distintos tipos de tragos, concentración de alcohol e incluso procedencias, el cuerpo hace un efecto remolino que implica una absorción más rápida del alcohol, por lo tanto, el estado de alicoramiento se hace notorio antes de lo esperado, y así mismo, el guayabo al otro día será inclemente.

Otra cosa pasa con los licores dulces, que muchas veces son acompañantes, pero si usted, toda la noche toma Piña Colada, Crema de Whisky o Vino, prepárese para la resaca. El alcohol se transforma en azúcar al llegar a la sangre, y si el trago viene con adición de azúcar, las consecuencias al otro día no se harán esperar.

Evite fumar, el cigarrillo incrementa síntomas como el dolor de cabeza; trate de reducir las cantidades.

Inmediatamente usted termine de beber, y decida irse a descansar, puede optar por consumir alguna bebida efervescente propia para la pesadez y el guayabo. Esta actúa mientras usted duerme y al otro día sentirá molestias mínimas.

No se vaya a dormir sólo. O si usted está a cargo de alguien muy borracho, acuéstelo boca abajo para evitar que presente un cuadro de vómito y bronco aspire.

Lea también: Aprenda a identificar el licor adulterado

Al otro día

Despertar después de una noche de fiesta es durísimo, pues el cuerpo empieza a sentir los primeros síntomas de resaca. Dolor de cabeza, sed, náuseas, cólicos abdominales, temblor corporal e incluso diarrea, que son algunas de las primeras manifestaciones corporales causadas por la deshidratación profunda que el cuerpo sufrió al consumir alcohol en exceso.

  • El primer paso es un duchazo para sacudirse los demonios de la noche anterior.
  • Evite consumir lácteos o sus derivados, y por favor, ni se le ocurra comer huevo.
  • Caldito de costilla, de pescado o de pajarilla, bien caliente, grasoso y más bien saladito, le dará las fuerzas para dar sus primeros pasos.
  • Una cerveza fría y fondo blanco, el secreto de los bebedores profesionales.
  • Jugo de tomate de guiso, si quiere le pone sal. Eso, además de quitarle el tufo, le ayudará a recuperar sales minerales perdidas por la deshidratación.
  • Jugo de papaya,  preferiblemente agréguele el zumo de una naranja, y queda usted como nuevo. Por su alto contenido de fibra y vitamina C ayudará a su organismo a recuperarse.
  • Si siente que nada le funciona, la solución está en una bomba. A medio vaso de agua con gas, póngale el zumo de un limón, luego disuelva el efervescente de su preferencia. Tómese eso fondo blanco, en pocos minutos sentirá que vuelve a la vida.
  • Un café, negro, cargado, caliente y sin azúcar, además de despertarlo, mitiga el desagradable tufo.

Le recomendamos consumir licor mesuradamente, asegúrese que se legal y no conduzca borracho.                                                                                                              Felices fiestas, y si se pasa de tragos, esperamos que el guayabo no le dé tan duro.