Personaje del Año | Fernando Martínez, un servicio a prueba de todo en la Defensa Civil

Fernando Martínez es el reflejo de lo que debe ser un servidor público, pues vive para las comunidades.

En una sociedad donde la falta de empatía, las virtudes de ayudar a los demás y la vocación de trabajar sin esperar nada a cambio son escasas, los voluntarios de los organismos de socorro se han convertido en héroes silenciosos, ahora más que nunca.

El servicio voluntario no es para todo el mundo. Se debe nacer con eso en la sangre porque además de ser una profesión no tan bien remunerada, debe sacrificar tiempo libre con la familia, no descansar porque siempre hay una emergencia por atender y muchas veces dominar la frustración ante la impotencia de no poder ayudar.

Es lo que le pasó al teniente Fernando Martínez, comandante operativo de la Defensa Civil del Meta, quien desde 2004 se convirtió en bombero profesional, pero que desde niño creció en medio de los carros de emergencias viendo atender incendios.

Lea: Médicos: personaje del año

Su padre también fue bombero voluntario, por lo que hoy cree firmemente que en su genética estaba ayudar a los demás y tal vez no le hubiera gustado hacer nada más. 

“Uno sacrifica mucho tiempo con la familia, se pierde de fechas especiales y a veces hasta de ver crecer a los hijos, por eso digo que la vocación no la tiene todo el mundo. ¿Qué hace una persona en medio de la lluvia, a medianoche, atendiendo una inundación o intentando salvar una familia, sabiendo que puede estar en su casa, en su cama, durmiendo?”, cuestiona Martínez.

Entre tantas emergencias atendidas, uno de los hechos que más lo impactó fue tal vez uno que ya casi nadie recuerda: “en el 2004, un incendio en la Plaza San Isidro (Villavicencio)… llegamos a atenderlo y había personas adentro pero habían echado candado por fuera. No pudimos entrar y todo se quemó. Cuando por fin ingresamos había una pareja con su bebé completamente calcinados. Es la sensación de no haber podido hacer nada y uno siempre quiso haber llegado antes para ayudarlos”.

La experiencia le indica que esa impotencia que se tiene en esos momentos es la que se debe canalizar porque puede afectarlos psicológicamente y traumatizarlos: “Ver tanto dolor, tanta angustia en las personas y a veces no poder hacer nada es deprimente”, afirma Martínez.

Quienes lo siguen a él en sus rede sociales, saben que sube videos, retos de baile, situaciones graciosas o filtros extravagantes: “esa es mi forma de descargarme de tanto estrés, de botar fuera tantas cosas del trabajo”.

También lea: Estos son los personajes del año en el Meta

En este año, cuando la pandemia golpeó más fuerte, cumplió 40 años, pero su vocación de servicio a prueba de todo, el relacionamiento con las comunidades y la disposición de prestar ayuda en los momentos más críticos, lo han convertido en ejemplo de lo que todos deberíamos llevar en el alma.

Él, y el cuerpo de voluntarios de la Defensa Civil, atendieron 685 emergencias durante el 2021, entre las que se cuentan 17 intentos de suicidio en el puente del Galán.  

A través de él, Periódico del Meta también rinde un homenaje a los voluntarios de los Cuerpos de Bomberos, de la Cruz Roja y de todos aquellos que de manera silenciosa cumplen una función de apoyo a los semejantes, a veces poco visualizada y lejos de las cámaras o los micrófonos.

Para la redacción de Periódico del Meta, Fernando Martínez y todos los que prestan un servicio a sus comunidades de manera desinteresada a lo largo y ancho de la Orinoquia, son el Personaje del Año.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter