Mujeres hacia el cambio

Las mujeres terminaron la semana pasada las capacitaciones.

Por Valentina Mejía. Especial Periódico del Meta

La Corporación ‘Yo Puedo’ es un movimiento que trabaja por el reconocimiento de los derechos de la mujer y el empoderamiento femenino en el Meta.

Nace de la necesidad de visibilizar la importancia de la opinión y participación de las mujeres en distintos espacios.

Pretende, bajo el marco integral de los Derechos Humanos, ser plataforma de impulso, articulación y coordinación de nuevas oportunidades de liderazgo, orientadas hacia una transformación social y política que mejore las condiciones de vida de las mujeres en el Meta.

La Corporación ha trabajado desde hace aproximadamente cinco años en distintos municipios metenses, en la defensa de los derechos de las mujeres y la prevención de las violencias basadas en género.

Le recomendamos: Edilberto, un excombatiente reinventándose la vida

El movimiento tiene cuatro líneas básicas de acción: la primera es “Libres y sin violencia” que se enfoca en la violencia basada en género, y en las rutas de atención a quienes las han padecido; la segunda línea, ‘Participación política’, como un todo que exige y demanda el derecho de participación de las mujeres en todos los campos; la tercera, ‘Emprendimiento para la vida’; y por último, ‘Mujeres Tejedora de Paz y Territorio’.

En el marco del proyecto “Movilizando la participación y la incidencia juvenil para la construcción de paz territorial en Vista Hermosa, la Corporación Yo puedo ha realizado desde el mes de septiembre del año pasado, diversas actividades comunitarias para la creación de la Escuela de formación política ‘Yo puedo’, Género, Juventud y Liderazgo para la paz, en dicho municipio.

Esta iniciativa se ejecutó en esta zona debido al contexto histórico que ha impactado y afectado al municipio de Vista Hermosa en el marco del conflicto armado interno. Además, responde también a diversas circunstancias por las cuales los jóvenes de ambos sexos han sido aislados de muchas decisiones o relatos. Este proyecto fue impulsado gracias al apoyo de la Promoción de Género y Juventud del Fondo de Consolidación de la Paz del Secretario General de las Naciones Unidas.

También lea: Maracuyá para sembrar futuro

Junto a ONU Mujeres y ONU Derechos Humanos, este proyecto  ha sido un proceso formativo que congrega  a cuarenta jóvenes del perímetro urbano y rural, en el que se destacan  principalmente las veredas de Santo Domingo, Cooperativa, Maracaibo, Piñalito y Caño Amarillo.  

La escuela se desarrolló desde la línea de la educación popular, porque una consigna de la Corporación es la de que las juventudes puedan aprender, crecer y formarse desde ejemplos tangibles y vivenciales, pues son estos los que ayudan a un aprendizaje y entendimiento más certero de temas complejos para los jóvenes.

Se trabajaron nueve módulos teóricos en los que se manejaron temas como, construcción de paz territorial, resolución de conflictos, defensa del territorio, liderazgo y autonomía de la mujer.

“Fueron unos módulos muy pensados precisamente desde esa realidad de las mujeres jóvenes de Vista Hermosa y porque además le apostábamos a que hubiese una participación real, que si bien las mujeres hacían parte de la escuela, cuando se culminara o en el transcurso de la misma, queríamos que se sintieran con esa capacidad y confianza de poder levantar la mano en espacios, de hablar y dar su opinión”, menciona Daniela Morales, Coordinadora de Comunicaciones.

Le sugerimos: Cine que conecta con la paz

Dentro de las actividades que se llevaron a cabo, se destacaron los talleres de danza, teatro o dibujo. En el marco de dichas actividades, varias de las mujeres expresaron a través del arte, cómo querían y soñaban su territorio en paz.

“Fue una experiencia muy bonita, la escuela empezó en diciembre de 2019 y terminó la semana pasada. Fueron diez meses en los que teníamos un contacto directo con ellas. Iniciando año nos reuníamos aquí en Villavicencio, nos traíamos a las cuarenta jóvenes de Vista Hermosa y las veredas para reunirnos en una finca a compartir, aprender y conocernos”, agrega Daniela.

“Invito a las jóvenes a que sigan realizando acciones de construcción desde sus territorios y hogares. Sigamos participando en muchos espacios y sigamos defendiendo los derechos de las mujeres”, concluyó Daniela.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter