‘No hubo alta letalidad en la cárcel porque es población joven’

Tras 20 días sin tomar pruebas en la penitenciaría de la capital del Meta, esta semana la Secretaría de Salud del municipio confirmó que de 152 nuevas pruebas que se practicaron en la cárcel de Villavicencio a personas que estaban pendientes de la toma del test, 11 casos dieron resultado positivo.

A esta cifra se suma la de 21 privados de la libertad que, luego de la segunda prueba, siguen presentando el virus. Como consecuencia de estos resultados, la Secretaría de Salud de Villavicencio seguirá manteniendo la vigilancia epidemiológica del penal.

Ante este nuevo brote de covid-19 en la cárcel de Villavicencio, la secretaria de Salud del municipio,  Tanya Cortés (T.C),  dialogó con Periódico del Meta (PDM) sobre cómo se ha comportado este virus en la cárcel de Villavicencio y en la ciudad, las preocupaciones en materia de salud y los resultados que se han obtenido con los denominados polígonos de vida, que se implementan en la ciudad para buscar contagiados por covid-19 en Villavicencio.

PDM: ¿Se mantiene la alerta en la cárcel de Villavicencio?

T.C: Por supuesto que sí. El grueso de los casos que se registran en Villavicencio están en la cárcel, por eso hemos mantenido la vigilancia epidemiológica allí. Además, todavía hay población que está sin diagnosticar.

PDM: ¿Qué les han dicho de hacer la segunda prueba?

T.C: La Fiduprevisora y el Inpec son los encargados de realizar la segunda muestra en la cárcel de Villavicencio. Desde el pasado 8 de junio se retomó la toma de muestras dentro del penal. Se lograron tomar 152 muestras de 158 que estaban pendientes, de las cuales tenemos como resultado 11 muestras positivas de ese primer corte, que faltaba del ciento por ciento que se le exigía a la cárcel. A esta cifra se suma la de 21 privados de la libertad que, luego de la segunda prueba, siguen presentando el virus.

Lea la entrevista con el ex presidente de la cámara de comercio: ‘La Cámara hoy es más frágil que cuando entré’: Mauricio Vega

PDM: ¿En esta segunda toma de pruebas se priorizó alguna población?

T.C: Sí. Se les tomó muestras a 67 pacientes mayores de 60 años dentro de la cárcel y, a su vez, se tomó una segunda muestra a 35 internos con enfermedades crónicas y comorbilidades. También, se tomaron algunas muestras aleatorias.

PDM: ¿En qué condiciones se podrá levantar la alerta en la cárcel?

T.C: Debe haber dos periodos epidemiológicos negativos para poder levantar el brote. Tenemos que tener la certeza de que no salen más casos positivos para llevar a cabo este proceso, pero hasta que no tengamos esa certeza, epidemiológicamente no podemos levantar la alerta en el penal.

PDM: ¿El municipio está en capacidad de atender un número indeterminado de casos de covid-19?

T.C: Pues hasta el momento la curva de contagio se ha mantenido y no  podemos hablar de un rebrote porque todavía estamos con el brote inicial.

PDM: ¿Cómo ve a los ciudadanos tras la reactivación económica?

T.C: Esto es algo que nos preocupa porque muchos ciudadanos no han acatado las normas de salubridad establecidas por el Gobierno, y eso puede generar un contagio masivo en la ciudad. Por eso, invitamos nuevamente a la ciudadanía a usar el tapabocas, el gel antibacterial y evitar las aglomeraciones, así como la vida social.

Le puede interesar: Confirman nuevos casos positivos de covid-19 en cárcel de Villavicencio

PDM: ¿Los anuncios sobre la recuperación en la cárcel generan despreocupación?

T.C: Sí, por supuesto. Nos preocupa el efecto colateral de ese anuncio y que los ciudadanos asuman posiciones que no son, entre ellas, no cuidarse y usar los elementos de protección que han sido establecidos por la OMS para protegerse de este virus.

PDM: ¿A qué atribuyen que no haya una mortandad mayor en la cárcel?

T.C: Es algo que hemos venido analizando, porque inicialmente fue fácil aislar a los internos y manejar la situación con el Inpec a pesar de la alta transmisibilidad que se dio en el penal. Un 50 % de la población interna dio positivo para covid-19. Las ventajas que hemos evidenciado en esta penitenciaría es que la mayoría de la población es joven. Los pacientes mayores de 60 años y con enfermedades crónicas no superan los 150. Esto es algo que favoreció a la población para que no se diera una mortandad masiva en el penal.

PDM: ¿Han pensado en realizar un estudio especial dentro de la cárcel?

T.C:  Por ahora estamos concentrados en atender el brote. Tal vez más adelante con alguna universidad adelantemos un estudio. Sería interesante saber qué pasó en este penal. La gente afirma que los internos usaron muchos remedios caseros para combatir el covid-19.

Lea También: Aumento de casos de covid-19 preocupa a INS 

PDM: ¿Qué resultados han obtenido con los polígonos de vida?

T.C:  Hasta el momento no se han detectado casos positivos en los polígonos de vida. Sin embargo, seguimos buscando sintomáticos y los enviamos a sus EPS para que los atiendan. Lo que sí, es que hemos encontrado muchas personas sin seguro de salud. A la fecha unas 1.000 han sido aseguradas para garantizar una atención integral.

PDM: ¿Cómo se comporta la ciudadanía en el transporte público?

T.C: Algunos no cumplen con el aforo permitido y suben más personas, pero se está haciendo la vigilancia desde la secretaría de Movilidad para evitar que el servicio público se convierta un foco de contagio en la ciudad.

PDM: ¿Van a entregar tapabocas en Villavicencio?

T.C: Sí, por supuesto. Eso es algo que estamos haciendo de manera permanente en los polígonos de vida. De igual forma lo hemos hecho con los habitantes de calle. Esta semana vamos a entregar 2.000 tapabocas en los fogones comunitarios que se han instalado en la ciudad.

PDM: ¿Cómo es el manejo con los habitantes de calle?

T.C: La secretaria social hizo un convenio y hay dos sitios a donde se están llevando los habitantes de calle en el marco de esta emergencia, pero es insuficiente porque tenemos cerca de 1.000 habitantes de calle en la ciudad. Es complejo atenderlos a todos, más cuando algunos no quieren estar en esos sitios.