martes, 27 de febrero de 2024
Particulares Pico y placa Martes 1 y 2

Nukak y campesinos, a ‘vivir juntos’


Nukak y campesinos, a ‘vivir juntos’ 1
El reto es consolidar la búsqueda del buen vivir para comunidades profundamente afectadas por el conflicto armado.
RP
Redacción PDM

COMPARTE

En el acuerdo de voluntades se proponen otras formas de relacionamiento entre el pueblo nukak y el campesinado y pasos para la resolución pacífica de conflictos.

Delegados del Consejo de Autoridades Mauro Munu del pueblo indígena nukak, de los asentamientos transitorios del pueblo nukak y de las Juntas de Acción Comunal de las comunidades campesinas en los corregimientos de Charras y El Capricho de San José del Guaviare, firmaron el acuerdo de voluntades ‘Vivir juntos’ como un mecanismo para encontrar maneras de resolver pacíficamente los conflictos, y poder vivir juntos (Tui Chañ as en nukak).

Lea: Primera sentencia de restitución de tierras en Uribe (Meta)

“Este proceso ha demostrado la capacidad de resistencia y de resiliencia del campesinado y del pueblo nukak ante la violencia, y su ánimo de construcción de paz. También muestra la capacidad que tienen las instituciones, de la mano de las comunidades, para construir un camino para que la paz territorial sea posible”, expresó durante la firma la comisionada Patricia Tobón Yagarí.

La Comisión de la Verdad ha desplegado sus esfuerzos en varios corregimientos de San José del Guaviare, donde hombres y mujeres del pueblo nukak y comunidades campesinas, quienes han sido víctimas del conflicto armado en el país y de la falta de presencia estatal, demandan atención y cumplimiento de las medidas de protección proferidas por la Corte Constitucional sobre la salvaguarda física y cultural para el pueblo nukak, la población rural y el territorio Amazónico.

Junto con la Gobernación del Guaviare, la Defensoría del Pueblo, la Misión de ONU en Colombia y la Embajada de Noruega en Colombia, la Comisión de la Verdad reconoció los esfuerzos de estas comunidades, apoyó todo el proceso del acuerdo de voluntades y lo potencia para incrementar la confianza colectiva, el sano debate público, el pluralismo, la solidaridad, la equidad social y el buen vivir.

Le sugerimos: ‘Lo que no te han contado’, una serie audiovisual con historias de resiliencia

Hernán Vargas, delegado de los campesinos de la región, expresó: “Me motiva este tejido social que entrelazamos con la firma de este acuerdo entre las dos comunidades; ojalá que el Estado tenga en cuenta esta oportunidad de convivencia y paz ciudadana que se está dando dentro de los pueblos indígenas y los campesinos para lograr una paz duradera, con una inversión social que satisfaga las necesidades establecidas en los planes de desarrollo con enfoque territorial”.

En el acuerdo de voluntades ‘Vivir juntos’ se proponen otras maneras de relacionamiento entre el pueblo nukak y el campesinado, formas que vayan en sintonía con los conflictos estructurales e intersectoriales existentes como la persistencia del conflicto armado, el narcotráfico, el aumento de cultivos de uso ilícito, la presencia diferenciada del Estado, el avance lento en la implementación del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de uso Ilícito (PNIS) y la ausencia de garantías para la participación efectiva en los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET).

El traslape de la Zona de Reserva Campesina con el territorio ancestral del pueblo nukak, además de la falta de condiciones de seguridad, dignidad y sostenibilidad para el retorno del pueblo nukak a su territorio ancestral que está afectado por la deforestación y la presencia de minas antipersonal.

Asimismo, entre los conflictos intersectoriales se encuentran la violencia sexual y de género contra mujeres y niñas, la ausencia de mecanismos de resolución de conflictos entre las comunidades de la región como las discordias por el uso no consentido de los bienes del campesinado por parte del pueblo nukak, el consumo de alcohol y sustancias psicoactivas, la explotación laboral a las personas nukak por parte del campesinado, la ausencia de proyectos productivos y de ofertas educativas y debilitamiento de las formas organizativas del gobierno propio.

Le interesa: 50.600 hectáreas restituidas en el Llano

Joaquin Nijbe Joonide delegado indígena dijo durante la firma: “Lo que estamos haciendo es convivir, pero convivir no es fácil. Los campesinos deben entendernos, así como nosotros debemos entender a los campesinos, debemos vivir juntos en el territorio donde tenemos la cultura, el conocimiento y la tradición, donde crecemos como comunidad, ahí donde crecerán nuestros hijos también”.

El acuerdo de voluntades ‘Vivir juntos’ es el resultado de un proceso de construcción y diálogo social entre indígenas y campesinado por asegurar la convivencia y el buen vivir. Este será distribuido entre las comunidades, las instituciones aliadas y otros interesados a través de un cuadernillo ilustrado para guiar los procesos de resolución de conflictos y motivar su replicabilidad en otras zonas de Colombia donde persisten formas violentas para resolver diferencias.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales