Palmeros analizaron futuro del sector, en medio de difícil panorama

Con la participación de 1.054 personas, 43 conferencistas y 69 expositores, se desarrolló en Bucaramanga la XV Reunión Técnica Nacional de Palma de Aceite, en las que estuvieron representantes llaneros del gremio, entre ellos del Meta, como departamento de mayor producción en Colombia, con más de 480.823 toneladas de aceite de palma crudo.

El encuentro fue un espacio de reflexión pero también de intercambio de experiencias en torno al futuro de este fruto que hoy pasa por momentos difíciles debido a enfermedades como la Pudrición del Cogollo (PC) y la Marchitez Letal (ML), pero también al reciente golpe que recibió el sector al reducirse, desde el pasado 20 de septiembre, el nivel de mezcla de biocombustible en el país del 12 por ciento al 10%, nuevamente.

Le interesa también leer Sigue lucha contra la Pudrición del Cogollo

“Esta situación tiene un impacto muy fuerte en diversos frentes de la economía palmera, de los cuales señalaría la pérdida de oportunidades de venta en el mercado local, que estimamos sea del orden de las 53.000 toneladas de menores ventas en el mercado doméstico, con una afectación del ingreso de los palmeros del orden de los 11,5 millones de dólares y la pérdida de confianza y de credibilidad, mecanismo fundamental para estabilizar la comercialización sectorial”, dijo el presidente de Fedepalma, Jens Mesa Dishington en el marco de la reunión.

Lea también: ‘Meta no puede seguir aislado del mundo, por falta de vías’: Jens Mesa Dishington

El dirigente gremial culpó al incumplimiento de algunas plantas de biodiésel el llevar a la suspensión de la medida que ya había adoptado el Gobierno Nacional de incrementar la mezcla al 12 por ciento: “(…) es necesario que los productores de biodiésel den una explicación al sector palmero sobre lo sucedido. Algunos de ellos han venido argumentando que esto obedece a un problema de abastecimiento del aceite de palma para biodiésel, pero esto ha sido refutado por Fedepalma con cifras que muestran cómo con la producción general del sector se asegura una relación de abastecimiento de 3 a 1 (…).

De otra parte, en la reunión técnica se tuvo la posibilidad de conocer la experiencia de Anny Hernández, de Aceites Morichal, en San Carlos de Guaroa, quien ante un auditorio de más de 200 personas, compartió el proceso que ha tenido en materia de formalización laboral.

La representante de la extractora llamó a los demás productores la atención para cumplir la normatividad en materia de contratación y generar bienestar laboral y social en las organizaciones y del entorno.

“Queremos que los trabajadores de palma laboren con gusto, más que una necesidad económica y se sientan satisfechos de trabajar en el sector. Esto es una inversión y no un gasto para el empleador porque en materia de riesgos laborales y prevención de multas del Ministerio, es mucho lo que se ahorra”, dijo Anny Hernández.

Anny Hernández, Palmicultura de San Carlos de Guaroa, expuso su experiencia en materia de formalización laboral en cultivos de palma.

Esta extractora tiene 4.600 hectáreas y reúne a 25 pequeños productores, 16 de ellos menores de 50 hectáreas, y trabajan en adoptar la cultura de la formalización laboral con más de 116 trabajadores.

Al final del evento, realizado en el centro de eventos Neomundo de la capital santandereana, el director del Centro de Investigaciones de Palma (Cenipalma), Alexandre Comman, hizo un llamado a los palmicultores para que no desfallezcan en las buenas prácticas de las siembras, pues en momentos difíciles la calidad y la productividad de los cultivos son vitales.