Planeación Nacional «disminuyó» desempeño fiscal de Villavicencio

DNP y Contraloría han llamado la atención a la administración municipal de Villavicencio.

A pesar del impacto de la Covid- 19, las entidades territoriales deben demostrar una mejor gestión de los recursos, advierte el DNP.

El Departamento Nacional de Planeación (DNP) publicó el Índice de Desempeño Fiscal (IDF) de los municipios del país, en el que se estrena una nueva metodología de cálculo del IDF, la cual  permite obtener una visión más completa de las finanzas públicas territoriales, porque incorpora nuevos indicadores que dan cuenta de la gestión territorial.

Villavicencio no sale bien librada porque en términos generales dependemos más de las transferencias generales que haga la Nación, hay una menor gestión financiera, aparece en nivel de “riesgo” y se disminuyó en el IDF, respecto al 2019.

Le interesa leer: Contraloría le ‘jaló las orejas’ a la Alcaldía de Villavicencio

El instrumento clasifica a los municipios en cinco categorías: sostenible, solvente, vulnerable, riesgo y deterioro; la capital cayó en un año a “riesgo”, pues antes tenía categoría “vulnerable”, explicado por expertos justamente como una mayor dependencia de las transferencias de la Nación.

“El municipio cuenta con una deficiente capacidad para autofinanciar sus gastos de funcionamiento (lo que representa un riesgo de déficit e incapacidad de pago de la deuda), regular ejecución presupuestal, escasa inversión en activos físicos como infraestructura, maquinaria y equipo, etc., y una inadecuada planificación entre el recaudo y el presupuesto inicial”, explicó el administrador de empresas, Diego Mauricio Villa Espinosa.

No es la primera vez que ‘le jalan las orejas’ a la administración que lidera Felipe Harman, por su mal manejo fiscal, en mayo pasado la Contraloría Municipal otorgó una opinión negativa sobre los estados financieros a 31 de diciembre del 2020 de la alcaldía de Villavicencio: “contienen incorrecciones materiales, y generalizadas” que están afectando las cuentas de caja, bancos, inversiones, cuentas por cobrar, inventarios, propiedad planta y equipo, otros activos, cuentas por pagar, otros pasivos e incluso el resultado de ejercicios anteriores, sostuvo en aquella oportunidad  la entidad.

Lea: Nuevo centro masivo de vacunación en Villavicencio

Sin embargo, en esta evaluación, es el mismo Departamento de Planeación Nacional la que alerta a través del IDF porque, según los análisis, hay un bajo esfuerzo para generar recursos propios mediante el cobro de las obligaciones tributarias, por lo que se depende del dinero que envié la Nación.

“A pesar de que Villavicencio es la octava ciudad más poblada del país, sus Ingresos Corrientes de Libre Destinación  son inferiores a los de municipios como Chía (Cundinamarca), Palmira y Yumbo (Valle del Cauca) o Rionegro, Itagüí y Envigado (Antioquia). Lo anterior se explica principalmente por la falta de actualización catastral, el escaso desarrollo del tejido empresarial que genere tributos al municipio y la falta de estrategias del gobierno municipal para mejorar las finanzas públicas. Vale la pena destacar que Villavicencio se ubica en la posición 12 entre las 13 ciudades evaluadas dentro de su categoría, mientras que Medellín, Cúcuta y Bogotá ocupan las tres primeras posiciones”, explicó Villa Espinosa, quien precisamente hizo parte de la Dirección de fomento y desarrollo empresarial de la alcaldía.

Para el DNP, los resultados del Nuevo IDF dan cuenta de los retos que tienen las entidades territoriales en términos de finanzas públicas, sobre todo en lo relacionado con la necesidad de incrementar la inversión en formación bruta de capital fijo en medio de una situación económica compleja y de mayores demandas en términos de gasto social.

Asimismo, reitera la necesidad de que las entidades incrementen sus recursos de esfuerzo propio, ya que esto les permitirá tener menor dependencia de las transferencias de la nación para financiar la inversión territorial y para mejorar sus indicadores de gasto corriente, en particular lo referente a los límites de Ley 617 de 2000. Asimismo, les dará mayor autonomía en materia de gasto público con el fin de promover el desarrollo de sus territorios en línea con sus necesidades particulares.

Para Planeación Nacional, el choque que generó la Covid-19 “afectó fuertemente a todas las entidades territoriales, sin embargo, sus consecuencias y efectos en las finanzas públicas son variables y dependen en buena medida del estado de sus finanzas públicas previo a la emergencia”.