¿Qué tanto cambió a Villavicencio la visita del papa Francisco?

El árbol que sembró el papa Francisco en Villavicencio fue envenenado en octubre del 2019.

Por Camilo Gallo|

El ocho de septiembre del 2017, hoy hace exactamente tres años, Villavicencio vivió una jornada histórica. Muchos, incluso los más veteranos habitantes de la ciudad, catalogaron este hecho como el evento más importante en la historia de nuestra capital.

Desde los meses previos, la ciudad giró en torno a la llegada del papa Francisco. No había un tema distinto, además porque su visita tenía una misión especial: reunirse con las víctimas del conflicto.

Le interesa leer: ¿Qué pasó con el mensaje de Su Santidad Francisco?

Para el sacerdote Carlos Villabón, director de comunicaciones de la Arquidiócesis de Villavicencio,  y uno de los encargados de hacer los preparativos para la visita, el evento representó un desafío para la Iglesia, la Presidencia, la Gobernación, y para el municipio, ya que era una ciudad pequeña la que se disponía a realizar este evento de grandes proporciones.

La misa campal ante más de 600.000 personas, ha sido el evento más grande en el Meta.

Pero de los mensajes que dejó el papa en nuestra región, ¿cuáles permanecen? ¿qué nos quedó de su visita?

Un mensaje a Villavicencio

En un sentido pesimista bastaría decir que el árbol (guayacán amarillo) que sembró Francisco como símbolo de reconciliación y mensaje urgente de salvar los bosques y la naturaleza, fue envenenado en octubre del 2019 con aceite quemado.

“Destruir la naturaleza es destruirnos a nosotros mismos, destruir la naturaleza es acabar con la casa de todos. Cada vez que destruimos los ríos, los árboles, los bosques, estamos quitándole la oportunidad a las nuevas generaciones de que tengan aire, agua, alimento y un lugar digno. Estamos llamados a conservar, a reconciliarnos también con la naturaleza como mencionó el papa. Toda la deforestación se da por el dinero, cuando la naturaleza nos da el alimento, no comemos billetes, sino los alimentos que vienen de la tierra”, añadió el padre Villabón.

Uno de los momentos más importantes en Villavicencio fue el encuentro con las víctimas de la violencia en Colombia.

La frase más tuiteada durante los cuatro días de visita del papa a Colombia la dijo en Villavicencio: “basta una persona buena para que haya esperanza, y esa persona puede ser cada uno de nosotros”, mensajes enviado a los llaneros para que cada persona dé el primer paso hacia la reconciliación, según el análisis del sacerdote.

En su recorrido hubo tres momentos relevantes: la celebración de la eucaristía con la presencia de más de 600.000 personas en el lote de la Avenida Maracos; la gran oración por la reconciliación nacional, donde hubo testimonios de víctimas y victimarios de diferentes grupos armados; y la siembra del árbol de la reconciliación.

“El Papa nos invitaba a vivir la reconciliación, recuerdo el lema: “Demos el primer paso”, que es ni más ni menos el primer paso para reconciliarnos con Dios, entre nosotros como colombianos y reconciliarnos con la creación, con la naturaleza. Los llanos y todos los colombianos estamos llamados desde Villavicencio a recordar un modo de vivir como hermanos, a aprender a pedir perdón y a perdonar”, manifestó el padre Villabón.

En Villavicencio se establecieron emblemas para recordar la visita de Francisco, uno de los más importantes es el Museo del Papa, ubicado en el parque Malocas, donde están las vajillas donde almorzó, el cuarto donde reposó, las fotografías que quedaron a su paso por la ciudad y el papamóvil.

Lea: El Papamóvil será el nuevo atractivo para el museo Maloca Papa Francisco

También nos dejó el Sendero de la Reconciliación en el Parque Los Fundadores, y el ‘Bosque de Reconciliación Papa Francisco’ en el que la Arquidiócesis de Villavicencio, la Alcaldía, la Gobernación del Meta y Cormacarena sembraron cerca de 3.000 plántulas de diferentes especies nativas, con el objetivo de que este lugar se convirtiera en un punto de peregrinación.

Cada año se había realizado un bicipaseo como conmemoración a la visita, en el que algunos fieles realizaban oración durante el trayecto al Bosque de Reconciliación, sin embargo, este año no se realizó ninguna actividad por motivos de la pandemia.

La visita del papa dejó cerca de 54.000 millones de pesos a la economía de Villavicencio, de acuerdo a los gremios; según las estadísticas, 377.367 turistas visitaron la capital del Meta desde diferentes partes del país para asistir a los eventos, en especial, la misa campal. La ocupación hotelera llegó apenas al 62%, aunque se pensaba en un principio que superaría el 90%. El 46% de los comerciantes dijeron haber incrementado sus ventas.

Las personas buscaron sacar provecho de la visita papa. En esta foto en el barrio San Carlos, aprovecharon el poster de Su Santidad.

Tres años después de la visita de Su Santidad al Meta, la iglesia Católica en Villavicencio está en inmersa en medio de escándalos por pederastia, que han dejado suspendidos  a más de 40 sacerdotes.

La Fiscalía General asumió la investigación, directamente desde Bogotá.

Le interesa leer: Papa Francisco, pendiente de investigación por pederastia

También hay que decir que la Iglesia, a través de algunos de sus sacerdotes, ha jugado un papel fundamental en la reconciliación de territorios  y en el socorro a las víctimas del conflicto, así como en la mediación para la pacificación en municipios.

Árbol y el bosque de la reconciliación 

Según informó la Secretaría Municipal de Medio Ambiente, en visita de inspección ocular realizado por sus funcionarios, se verificó el estado actual del Bosque de la Reconciliación ubicado en el sector del barrio La Madrid.

«Se observó muy buen estado de conservación del bosque, se pudieron apreciar especies arbóreas nativas como: pavito, macano, guarupayo, arrayán, saladillo, palma moriche y tuno, entre otros, en excelentes condiciones de crecimiento», dice el reporte de la dependencia municipal.

El árbol que sembró el papa Francisco en Villavicencio fue envenenado en octubre del 2019.

También se verificó la reforestación realizada como medida de compensación de Cormacarena, con especies nativas de palma de moriche y matarratón. «En general se observa el lugar en muy buenas condiciones y debemos procurar conservarlo así, para ello estaremos pendientes de seguir realizando siembras con especies arbóreas para repoblar el Bosque de la Reconciliación.

El Árbol del Papa, un araguaney, está en plena recuperación, por lo tanto es necesario continuar protegiéndolo y cuidándolo. «Desde la Secretaría de Medio Ambiente se propone realizar un encerramiento (con lona), en coordinación de la oficina de Turismo, con el propósito de protegerlo de la intervención, y así continuar realizando le fertilización tanto foliar como radicular, con el objetivo de volver a tener nuestro árbol Araguaney en excelentes condiciones», dijeron fuentes de esta dependencia.