Resultados del estudio

Los resultados del estudio fueron contundentes: la granja avícola levantada en Mesa Grande, sobre la montaña del kilómetro 58+400 de la vía al Llano, no tiene nada que ver con la desestabilización del terreno en esa parte de la carretera.

Y la conclusión no puede ser más objetiva, ya que del estudio participaron, además de la Sociedad de Ingenieros, las universidades de Los Andes, Javeriana, Nacional y Gran Colombia, con varios de sus mejores profesionales.

Aunque el documento aún no se hace público, la semana pasada El Espectador tuvo acceso solo a una parte del estudio, pero el grueso de las conclusiones relaciona que las causas de los derrumbes son otras. Tal vez, como siempre han insistido los campesinos de la zona, la inestabilidad de la montaña empezó cuando fue construido el túnel 13.

Le recomendamos: El Cambio

Algunos expertos en geología han dicho que, de ser cierto, estos fenómenos son difíciles de predecir al momento de intervenir una montaña con las tipologías que caracterizan esta parte de la Cordillera Oriental, sin embargo es necesario para la tranquilidad de la región que la Agencia Nacional de Infraestructura y el Ministerio de Transporte aclaren qué ocurre en este sector de la vía.

El Meta y los demás departamentos que hace un año sufrieron el cierre de la vía por más de 100 días, no pueden soportar más incertidumbres como los que se han afrontado en los últimos días en los que nuevamente se han hecho restricciones al tránsito, preocupando a los transportadores de carga.

Además, como lo advirtió la Veeduría el mes pasado, “no se ha logrado atender alrededor de 87 puntos críticos considerados en riesgo bajo, medio, alto y muy alto, que se ubican en este corredor vial”.

Le puede interesar: Oportunidad en pospandemia

Según la veeduría el escenario se agrava ante la posibilidad que el río Negro arrastre el material acumulado en su cauce, porque es el que sirve de soporte a la vía.

Por eso será vital la celeridad al proceso de elaboración de los estudios y diseños del viaducto alterno que se tendrá que construir en el km. 58+400, que será la solución definitiva en este punto de la vía al Llano, para evitar más intervenciones temporales.

El gobierno nacional debe ser claro en brindar la información que solicita la Veeduría en el sentido de las inversiones que se realizarán, así como liberar los resultados del estudio en mesa Grande. Los llaneros merecemos la transparencia en las actuaciones que se realicen en esta zona.

En medio de todo, la buena noticia es que entre el año pasado y 2020 no se han presentado accidentes por los derrumbes, como ocurría hace unos años, en donde transitar los 85 kilómetros de la carretera era como tener una espada de Damocles sobre cada uno de los vehículos.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter