‘Se debe dejar quieta la montaña’

El informe de veeduría ciudadana es enfático en afirmar que esa montaña no puede ser intervenida más o sino seguirá cayéndose.

Un informe de la veeduría ciudadana, de la cual hacen parte 14 diferentes entidades, recomienda definitivamente no intervenir con más obras la montaña del kilómetro 58.

Los ingenieros de la Veeduría Ciudadana Bogotá-Villavicencio recomendaron que dentro de las revisiones que se hagan al Esquema de Ordenamiento Territorial (EOT) del municipio de Guayabetal (Cundinamarca), se tenga en cuenta que la montaña del kilómetro 58, en la vía al Llano, sea declarada “de alto riesgo por la remoción de masa, no mitigable para cualquier actividad”. Lo anterior significa que cualquier intervención que haga el ser humano en esa área va a generar mayor erosión a la que hoy en día se tiene, lo cual la hará más vulnerable.

“En esto somos enfáticos en recomendar que no debe existir ningún tipo de trabajo. Se debe dejar quieta la montaña y más teniendo en cuenta que desde hacía varios años, gracias a informes como el de ‘Estudio de remoción de masas del 2015’, elaborado por el Sistema Geológico Colombiano, se conocían las inestabilidades del terreno y la fracturación de la montaña”, dijo Giovanny Gómez, presidente de la Veeduría Bogotá -Villavicencio.

Lea también:El elefante caminó la vía al Llano

Este sector es donde se construye el túnel 13 de la fase 3, donde uno de los derrumbes hizo colapsar un puente vehicular y además donde sobre la falda de la montaña pasa la
calzada que hoy está destruida por los derrumbes.

“Los mismos estudios que ellos tienen (Coviandes) demuestran que desde el 2017 la montaña tenía deslizamientos, es decir que esa información ya existía y lo que ahora
cuestiona la veeduría es por qué esa información no se dio a conocer y se tuvo que esperar a que sucediera lo que hoy todo el país conoce”, manifestó Gómez.

Un informe conocido por Periódico del Meta y elaborado por Corporinoquia, reveló la semana pasada que, contrario a como se ha hecho creer, la actividad avícola de Pollo Olympico no afectó la remoción en masa de la montaña pues la empresa ha hecho correcto manejo del recurso hídrico.

Le puede interesar: Más de 3.500 metros cúbicos de material se remueven al día en el km 58 de la vía al Llano

De otra parte, la veeduría en sus visitas evidenció que la calzada como tal a esta altura del kilómetro 58 se encuentra bastante deteriorada y no está para recuperarse fácilmente pues la capa asfáltica ha tenido fracturación por la cantidad de roca que le ha caído. Ante estas circunstancias, este comité de vigilancia de la vía Bogotá-Villavicencio, recomendó que se debe construir un viaducto de 700 metros que ayude a superar el obstáculo del derrumbe.

“Esta es la obra más aconsejable porque con ello permitiría lo que estamos recomendando: no tocar más la montaña”, enfatizó el presidente de la Veeduría Ciudadana.

Puntualizó diciendo que hay cinco puntos críticos en donde por la actividad de la doble calzada se presentarían derrumbes, por lo que se debe trabajar en la prevención.

Publicidad