jueves, 29 de febrero de 2024
Particulares Pico y placa Jueves 5 y 6

También hay ‘vía crucis’ en rutas de género universitarias


También hay ‘vía crucis’ en rutas de género universitarias 1
El acoso sexual en las aulas universitarias parece ser un tema silencioso y en medio del miedo a sufrir represalias.
RP
Redacción PDM

COMPARTE

Pese a tener protocolos públicos de atención, las estudiantes universitarias no sienten celeridad y efectividad en los procesos de denuncia.

Por Lina Herrera

Solo el rector de la universidad está autorizado para hablar de la situación”; “mediante un correo puede solicitar el protocolo de atención”.

Estas fueron alguna de las respuestas que encontró Periódico del Meta cuando se buscó información respecto a denuncias de presunto acoso sexual, violencias basadas en género, y la efectividad de las rutas de atención en las principales universidades de Villavicencio.

Pese a ser un tema que, desde colectivos y secretarías de la Mujer se intenta visibilizar, parece que aún existen barreras para tratarlos y hacerlos conocer públicamente, por el daño que se puede causar a la imagen de las instituciones.

La situación más reciente sucedió el pasado 8 de noviembre en la Universidad Minuto de Dios (Uniminuto). En medio de la ‘Semana de la comunicación’, estudiantes de la asignatura ‘Electiva de género’ instalaron tres estand para hablar sobre el protocolo de prevención de violencias y otros temas.

En una de las mesas se adecuó una urna para dejar testimonios de cómo la comunidad se ha sentido en el campus en lo que compete a temas de género. Más tarde, estos casos se expusieron, llegando a señalar de presunto acoso sexual a tres docentes y a un estudiante.

De acuerdo con María del Mar Narváez, docente de la Uniminuto, previo a esta actividad, docentes de la institución recibieron algunas denuncias.

Se realizó el debido proceso con la universidad; acá hay un protocolo de prevención de violencias basadas en género, que, en mi opinión, se saltó completamente. Dice que se debió dar acompañamiento a la estudiante, y nada de eso se hizo, dejaron a su voluntad si quería o no recibir estos apoyos. Se violentó el derecho a la confidencialidad, porque se reveló su nombre ante la persona que fue a denunciar y eso la puso en una situación de vulnerabilidad mayor”.

La rectoría de la universidad emitió un comunicado en donde expresó el rechazo a cualquier acto de acoso o violencia sexual, e indicó que sí se activó el protocolo de prevención en donde actualmente se brinda acompañamiento psicosocial, jurídico y de seguridad a los denunciantes.

“La Rectoría Orinoquia ha iniciado las investigaciones correspondientes, en los casos que fueron puestos en conocimiento de la institución”, dice el comunicado firmado por Carlos Alberto Pabón, rector de la sede.

Lea: ‘Profes’ se quedan cortos ante acoso escolar

Cabe mencionar que el documento no se hizo público en redes sociales, ni llegó al correo institucional de los estudiantes; únicamente a grupos de WhatsApp informativos de la institución.

Por otro lado, María Hernández, egresada de esa misma universidad, recalcó que iniciando el 2020 un grupo de aproximadamente 30 estudiantes intentó denunciar a uno de los docentes expuestos en la actividad, que, desde años atrás, incomodaba a las estudiantes.

Empezó con miradas, se paraba frente a mi mesa, me miraba los senos, decía que yo debía ser la líder del grupo, después tocaba mi cabello. En clase hacía comentarios de doble sentido y las demás compañeras que me acompañaron en la denuncia también mencionaban los comentarios. Le comenté a una profesora, me explicó la ruta, intenté seguirla junto a otras compañeras, recolectamos firmas de estudiantes de diferentes carreras, pasamos una carta y al ir a la facultad de la carrera, no la aceptaron porque en Facebook, alguien anónimamente publicó algo sobre ese docente. Aparte, lo justificaron por ser alguien ya mayor, diciendo que era normal ser confianzudo”.

De acuerdo con Viviana Palacios, secretaria de la Mujer de Villavicencio, desde esta dependencia se está realizando el debido acompañamiento a las denunciantes, creando una veeduría que permita hacer seguimiento de los casos. Además, el pasado miércoles se inició una mesa institucional junto a la Defensoría del Pueblo, como acción de sensibilización y prevención.

La funcionaria también explicó que el 17 de abril de este año, se recibió una denuncia pública por parte de estudiantes de la universidad Cooperativa (UCC).

No se estableció una relación institucional con la universidad, ya que ellas pidieron guardar su identidad porque varias cursaban el semestre con ese maestro, o lo hacían en los siguientes periodos”.

Palacios mencionó las barreras que tienen las estudiantes al momento de denunciar; el miedo a reprobar o el que los acusados sean cercanos a directivos, hace que esa figura esté protegida: “Ellas hicieron los comentarios, pero no se instauró la denuncia como tal por esto mismo”.

Le puede interesar: Docentes desconocen cómo identificar situaciones de acoso escolar en las aulas

Al contactar a Bienestar Universitario, Adriana García, líder de esta área, explicó que los procesos de acompañamiento por parte de la UCC se hacen de acuerdo con el protocolo, dependiendo de cada caso, se ofrece una ruta interna y externa para cada estudiante.

Tenemos consultorios jurídicos que hacen parte de la ruta interna y si es necesario se articula con la secretaría de la Mujer como un asesor (…) se orienta frente a las instancias en donde puedan colocar denuncias en el caso que se requiera. Además, se hace sensibilización sobre las rutas y campañas pedagógicas”.

Por otro lado, en la Universidad de los Llanos, pese a tener un Comité de Género creado desde el año pasado, algunas estudiantes mencionan no sentirse acompañados ni tener una solución efectiva al momento de denunciar.

Natalia Corredor, estudiante del programa de Ciencias Económicas, relató haber sufrido acoso por parte de su expareja, quien también es estudiante de la Unillanos.

Solía ver clases con él, me perseguía, no me dejaba tranquila. Acudí a la ruta de género, pero no vi reflejado el proceso. Me contactaron con una abogada que me envió el paso a paso de cómo hacer una denuncia y no hubo acompañamiento. No me plantearon ninguna solución. Decidí no inscribir algunas materias para evitarlo (…) dicen que lo citaron a reuniones con la psicóloga y nunca fue, no hicieron nada más. Preferí cerrar el caso”.

Elsa Páez, integrante del Comité, respondió que al momento de denunciar se brinda asesoramiento jurídico y psicológico, y después de esto se decide enviar el caso a investigaciones internas de tipo disciplinar.

Si tiene vínculos administrativos se envía a la oficina asuntos disciplinarios para que se decida, puede ser sancionado o caso cerrado. Si solo vincula a un estudiante como presunto agresor se envía a las comisiones disciplinarias que hay por cada una de las facultades…”

PDM consultó a la Santo Tomás y a Unimeta sobre sus protocolos de atención, pero solo la Unimeta contestó. 

Vacíos en las rutas de atención

“Es muy triste que, por la negligencia, las mujeres se vean casi obligadas a exponer su caso en redes sociales y tengan que tener algún tipo de influencia para que sean efectivos en el proceso que, de hecho, ha sido una completa tortura porque al día siguiente fui a Medicina Legal donde se supone que iban a determinar las lesiones físicas causadas por el ataque, pero solo me sentaron al frente de un escritorio y una señora que ni siquiera me miró a los ojos hizo un par de preguntas y listo… luego me dijo que las citas con psicología estaban muy lejanas, que ya era decisión mía”, manifestó Carol Ninco, una mujer que en el 2022, sufrió un ataque de un hombre que la acosaba y la ruta de atención en la ciudad no le sirvió.

Ante la poca efectividad en los procesos de atención a mujeres víctimas de violencia, varias activistas por los derechos de las mujeres han manifestado que “es un tema que se ha tocado a nivel municipal, regional, nacional y, aunque está la Ley 1257 que tiene varias reglamentaciones, al día de hoy, tiene muchos vacíos”.

Viviana Palacios, ahora secretaria de la Mujer de Villavicencio, explicó que dichos vacíos se deben a que las instancias responsables de la ruta no se articulan cuando se presentan estos casos. “Si no es porque la mujer es amiga de algún funcionario, la regresan para la casa sin ninguna valoración. No todas las instituciones de la ruta o funcionarios, conocen la ley y la ruta de atención”.

Finalmente, desde la Veeduría de Mujeres Libres de Violencia, reiteran que Los protocolos de las universidades se deben cumplir y tener una posición que no revictimice a las presuntas víctimas. Estos protocolos deben tener personas con enfoque de género y que a los implicados se les retire de sus cargos mientras se adelanta el debido proceso que ya es por parte de la fiscalía.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales