…¿Y qué tal que funcione?

Dejamos en claro que defendemos los principios de la medicina y de todo el personal médico que ha puesto su vida en riesgo para defendernos de la amenaza del coronavirus, la mayoría de las veces en condiciones muy complicadas. También respaldamos los métodos científicos y a quienes hacen ciencia para alcanzar la vacuna que ayude a controlar este virus que tiene al mundo en jaque.

Es claro que hasta ahora no hay un medicamento desarrollado exclusivamente para atacar el Sars-Cov2, pero también lo es que existen alternativas para tratarlo y eventualmente sanar a los pacientes, no por nada el número de recuperados es mayor al de personas fallecidas, por fortuna.

Le puede interesar: Héroes de la fauna

Entonces, consideramos que no se pueden descartar per se voces de profesionales de la medicina que, sin seguir estrictamente los protocolos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), han encontrado métodos para salvarles la vida a los pacientes afectados por la covid-19. En Colombia y otros lugares de Latinoamérica, muchos doctores han decidido no esperar a los cinco o siete días que tarda la confirmación de la prueba e inician un tratamiento que de acuerdo a sus prácticas, les ha dado resultados.

Cuidado, no estamos llamado a la desobediencia médica ni a que las personas se automediquen, solo que es necesario, en medio de una pandemia y cuando muchos anuncian la llegada del pico de contagios en los meses de agosto y septiembre en Colombia, que evaluemos otras maneras de enfrentar al virus.

Sería ideal que, por ejemplo, desde el punto de vista científico, se pudiera evaluar qué ha ocurrido en la Cárcel de Villavicencio, en donde todo anticipaba que podría haber una letalidad sin precedentes por las condiciones sanitarias del lugar, pero con las medidas preventivas, muestras y a lo mejor los “remedios naturales” de los internos, hoy la situación es más manejable que al comienzo de la pandemia.

Le recomendamos: ¿Es oportuno intervenir la CCV?

Igual sucede con los testimonios de personas y médicos que aseguran no haber obedecido ciegamente los protocolos de tratamiento de la OMS y haber sanado con éxito tras diagnóstico positivo. El caso más sonado es el doctor Raúl Salazar Restrepo y su teoría de manejo de la covid-19, que incluso lo enfrentó contra el Colegio Médico Colombiano.

Estamos en un momento crucial de la enfermedad. El conocimiento científico tiene normas y la más importante es que sus postulados tienen que ser probados en la práctica, por eso mismo, porque hay casos de tratamiento con éxito que se han apartado de lo que ordena la OMS, es que el Instituto Nacional de Salud debe hacer estudios sobre la pertinencia de esa sabiduría que da la experiencia.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter