Esperar, pensar, reinventar, reabrir…

Mientras muchos ven el fin de sus negocios con la pandemia, Alejandro ve con optimismo el futuro.

Uno de los establecimientos más tradicionales de la noche en Villavicencio, y que cumplió 32 años de ser fundado, trata de sobrevivir en época de cuarentena.

Un ‘Pub’ es un espacio de interacción social donde se reúnen las personas a diferentes actividades para acompañarlas de comida y bebida. Anteriormente se le denominaba ‘casa pública’.

Por Camilo Gallo| 

La Grama es un punto de referencia de Villavicencio. Tristemente recordada por la bomba que explotó en abril del 2002, este sector no dejó de ser un espacio para la rumba, la gastronomía y los encuentros especiales entre amigos.

Oscar Alejandro Sarabia Restrepo, propietario del bar ‘Mateo Pub’, es uno de los vecinos más reconocidos del barrio, toda vez que este local ya completó más de tres décadas de abrir sus puertas. El bar, que es referencia en la memoria de muchos villavicenses por ser punto de encuentro y lo identifican como el primer pub de la ciudad, no ha sido ajeno al impacto económico del aislamiento obligatorio provocado por el coronavirus.

Lea también: Mattar, el arte de pintar se mudó a las redes

Hoy, sus ventas han bajado aproximadamente un 80% y, Alejandro, es otro de los comerciantes que lucha por reinventarse para sobrevivir una vez reabran estos negocios.

Y pese a que “reinventarse” parece ser la palabra de moda en la temporada de pandemia, para un establecimiento tradicional que ofrece la experiencia de estar en un ‘pub’, no es tarea fácil. Mantenerse en pie mientras este sector económico puede reanudar sus funciones con normalidad es la prioridad.

Según indicó, esta idea de negocio nació por parte de su hermana Pilar Lucía Sarabia, quien tuvo que afrontar situaciones difíciles con su tienda de ropa, y para 1988 justamente se “reinventó” para generar ingresos y posicionó una caseta de sánduches…esa fue la semilla del negocio.

“Ella ubicó su caseta en la esquina donde hoy es ‘Mateo’, comenzaron a llegar amigos, y ellos también traían otros amigos. Además, al lugar llegaba mucha gente foránea, recién llegada a la ciudad que buscaban compartir un espacio”, recordó Alejandro.

Lea también: ‘El confinamiento también da libertad’: Liberado

El 8 de agosto de 1988 fue cuando “con una pequeña ayuda de mis amigos”, como la canción de Joe Cocker, llevaron sillas, mesas artículos y empezó el camino de pub bar.

El concepto

Sarabia, de 41 años, explica que el concepto proviene del inglés ‘casa pública’ en donde es común la reunión de amigos o familia a beber un trago, disfrutar una buena comida, interactuar con juegos de mesa y compartir tiempo de calidad.

En Villavicencio, esta “casa pública” ha sido una de las pocas que ha logrado superar la barrera del tiempo manteniendo el concepto, incluso desde antes de que el concepto ‘pub’ llegara al país.

Alejandro es optimista en medio de la incertidumbre que han generado estos meses en que la economía se ha detenido y su tradicional bar también: “Hemos tenido momentos complejos como en el 2017 cuando iniciaron los arreglos de la vía al Parque Infantil  y que nos redujo las ventas en 30 por ciento. Luego nos afectó el cierre de la vía al Llano durante seis meses en el 2019.

Lea también: María Daniela, una voz en medio del ‘Zaperoco’

“En Villavicencio tenemos muchos clientes, pero también nos visitaban turistas. Antes de la pandemia ya era evidente la falta de poder adquisitivo de las personas porque las ventas han bajado desde 2017, la pandemia es un jaque mate y el que sobreviva a esto es porque tuvo estrategias, tuvo capital o se apretó los pantalones para salir adelante”, manifestó Sarabia.

Detrás de ‘Mateo’ se encuentra el optimismo de Alejandro, quien decidió ver en los obstáculos una oportunidad para superarlos y superarse a sí mismo, por lo que anda capacitándose para enfrentarse a lo que viene y moviéndose en redes sociales para ofrecer sus servicios.

“Aumentaron los pedidos de domicilios de nuestras hamburguesas, picadas y otras comidas, yo me encargo de todas las entregas en todo este sector y un domiciliario nos apoya en los lugares más distantes de la Grama. Estamos vendiendo mucha de nuestra comida, y hacemos promociones e incentivamos las personas a acompañar sus comidas con cerveza, la cual resalta su sabor”, explicó Alejandro.

 

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter