Invías realiza estudios y diseños en tres puntos de la vía al Llano

Vía al Llano

En un trabajo conjunto con el Ministerio de Transporte y la Agencia Nacional de Infraestructura, el Instituto Nacional de Vías (INVÍAS), viene realizando labores de atención de emergencias y estudios y diseños para garantizar la transitabilidad y seguridad de los usuarios en la vía Bogotá-Villavicencio.

 “El desarrollo y la competitividad de las regiones y, por tanto, del país, están ligados a proyectos viales que debemos mantener en funcionamiento y, en la medida de las posibilidades, mejorar. Para este corredor vial, uno de los más importantes para la economía del país, estas obras permiten garantizar la conectividad segura de la vía mientras se construye la solución definitiva, siempre teniendo en cuenta los protocolos de bioseguridad”, expresó la Ministra de Transporte, Ángela María Orozco Gómez.

Lea también: En observación los puntos críticos en la vía al llano

Actualmente, el Invías viene realizando estudios y diseños en tres puntos de la vía al Llano. En los kilómetros 46 y 64 se adelantaron estudios y diseños, con una inversión de $1.049 millones, para dar una solución dirigida a reducir el grado de riesgo en el sector y garantizar la continuidad del servicio de transporte de carga y pasajeros. Para el kilómetro 46 se definió la construcción de un túnel central y la extensión de los túneles existentes y, para el kilómetro 64, la construcción de un nuevo túnel falso. En este momento se están buscando los recursos para dar paso al proceso de licitación y lograr la ejecución de estas obras.

En el kilómetro 58, la Sociedad Colombiana de Ingenieros llevó a cabo análisis técnicos especializados de alto nivel para dar una solución definitiva a las inestabilidades existentes en el sector. Con base en recomendaciones de estos análisis, el INVÍAS ya tiene en prepliegos los estudios y diseños técnicos, ambientales, sociales y prediales de mayor detalle para la construcción de un viaducto de aproximadamente 600 metros de longitud.

Lea también: Concluyen obras de reforzamiento del puente Caridad en la vía al Llano

“Lo que recomendó el estudio de la Sociedad Colombiana de Ingenieros es la construcción de un viaducto con condiciones técnicas sismorresistentes y de impacto necesarias para garantizar que el problema geológico en ese sector y las condiciones geomorfológicas, hidrogeológicas y ambientales no afecten la condición de la estructura y, por consiguiente, la movilidad segura por ese corredor”, aseguró el Director General del INVÍAS, Juan Esteban Gil Chavarría.

Para la ejecución de estos estudios y diseños el Instituto cuenta con un presupuesto de $1.893 millones y se espera que los resultados se entreguen en el primer semestre de 2021 para iniciar con la construcción del viaducto en el transcurso del año y finalizar los trabajos en 18 meses.

No es la única medida que ha tomado el INVÍAS para buscar mantener la interconectividad entre los Llanos Orientales y el centro del país. En el puente Caridad, ubicado entre los kilómetros 63+700 y 64 de la vía Bogotá-Villavicencio, después de la reactivación de las obras de infraestructura desde el pasado 13 de abril se logró finalizar las reparaciones estructurales, la estabilización de taludes superior e inferior y la protección de las pilas 1 y 2 del puente. Los trabajos de reforzamiento de esta estructura alcanzaron un valor de $15.000 millones, generaron 164 empleos y beneficiaron a más de 4.900 personas.

Le interesa leer: Próxima semana iniciarían obras complementarias en el km 58 de la vía al Llano

En la antigua vía al Llano, por otra parte, el INVÍAS invirtió $374 millones para la realización de trabajos de protección del estribo derecho del puente Pipiralito y se espera finalice en próximos días.

Finalmente, se adelanta la estructuración de un proyecto que busca determinar la mejor alternativa para garantizar la conexión vial entre los municipios de Guayabetal (Cundinamarca), y Acacías (Meta), los cuales actualmente no cuentan con la continuidad necesaria para una óptima transitabilidad. Estos estudios tienen un valor de $375 millones y beneficiarán a 60.000 habitantes que residen en el área de afectación.