Capacitaciones para ‘enseñar a pescar’

La intención de los talleres es que hagan su propio negocio.

La labor de un concejal es hacer control a la correcta labor de la alcaldía y sus funcionarios, así como reglamentar los correspondientes planes y programas de desarrollo económico y social y de obras públicas.

Por eso cada vez que un funcionario público va más allá de lo que le corresponde, resulta gratificante, en especial para las comunidades que se benefician. Es el caso de Pedro Nel Macías, concejal de la capital del Meta, que desde hace años dedica buena parte de su tiempo a un trabajo social detallado ya que se convirtió en una obligación para él.

Su misión es hacer gestión para la recuperación del tejido social y apoyar a los grupos humanos vulnerables menos favorecidos como son las mujeres cabeza de hogar, a las víctimas de la violencia, a la mujer en situación de discapacidad, adulto mayor, afrodescendiente, mujeres del área rural, indígenas y la comunidad Lgbti.

Le recomendamos: El recuerdo del ‘Tío Pepe’

“Nos enfocamos en ayudar a la mujer, que es el grupo más vulnerable dentro de los grupos de enfoque diferencial, luego a los jóvenes y adolescentes”, aseguró Macías.

Viendo que la implementación de estrategias de los gobiernos, muchas veces se quedaban cortas para ayudarles a personas menos favorecidas a salir adelante, en especial a las mujeres, el concejal decidió emprender una campaña sostenida para incentivar a las mujeres a emprender.

“Yo les siembro la semillita para que ellos vean la oportunidad de montar un negocio con algo muy sencillo y se puedan ganar la vida de una manera diferente desde su casa, una mujer cabeza de hogar tiene la oportunidad de decir voy a poner en mi hogar la venta de café, aromáticas y arepas de arroz porque ya enseñaron”, expresó Pedro Nel.

Le sugerimos: ‘Leal’ a su legado llanero

Las capacitaciones que este concejal enseña son en la elaboración, de pandearroz, arepas de arroz, pandebono, avena cubana, tortas, panadería y patillaje, platos típicos de la región, atención al cliente, manejo de seguridad sanitaria, comercialización del producto, ensaladas gourmet, finanzas básicas; cursos de cuidadores de personas en situación de discapacidad y de adultos mayores, así como el manejo de las uñas acrílicas.

Con grupos de colaboradores, igualmente enseña a grupos de mujeres y jóvenes cómo crear una empresa asociativa desde su barrio para que de esta manera beneficie a más personas.

“Yo voy, les llevo todos los talleres, llevo todo el montaje, la carpa, los ingredientes, todo lo que se necesite. Nos reunimos en un parque si toca al aire libre lo hacemos y les explicamos los materiales que utilizaremos, los costos de estos, para realizar un taller de estos hacemos que la comunidad participe, implementamos los protocolos de higiene: lavado de manos, uso de gorros, tapabocas, guantes y los incorporamos en la elaboración del producto y ellos aprenden, ven, mezclan los materiales, hacen todo hasta sacar el producto. Después, entre todos, lo probamos y se dan cuenta lo rápido de la elaboración y lo más importante queda sembrada la semillita del emprendimiento”, explicó Macías.

Lea: Darío Robayo: amor por el arpa que cruza fronteras

Al finalizar, Pedro Nel entrega las recetas a todos los asistentes para que tengan la facilidad de preparar sus productos en la casa. La necesidad de este tipo de capacitaciones es de tal magnitud que a cada uno de estos talleres mínimo asisten 30 personas.

En Villavicencio, el concejal con estos talleres ha llegado aproximadamente a 60.000 personas, la mayoría de estas capacitaciones ha sido en sectores como, Porfía, San Antonio, La Madrid, Santa Helena, Santander, Villa Suarez, Calamar, Vencedores y La Cuncia.

Durante este tiempo, lo que más motiva al concejal es volver a los barrios y encontrarse con historias de mujeres que han recibido la capacitación y hoy en día ya abrieron su negocio y con eso ayudan al sustento de su familia.

Le sugerimos: Cultura llanera, inspiración para el arte abstracto

Un ejemplo es que en el barrio La Madrid ya hay varias mujeres que venden pandebono con avena cubana; en San Antonio, se inclinaron por vender pandearroz con avena cubana, mientras que los barrios Porfía y Santa Helena venden arepas de arroz.

Dentro de las capacitaciones también los educan en cómo hacer su cartelera, como aprovechar sus clientes más cercanos para hacer venta de puerta a puerta, el manejo de las redes sociales para que través de estas ellos comuniquen y se den a conocer.

Las personas que estén interesadas en estas capacitaciones lo pueden hacer a través de las redes sociales del concejal Pedro Nel Macías, recuerden que los grupos son mínimos de 30 personas y cada una lo único que debe llevar es su silla y las ganas de aprender.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter