‘Debemos hacer uso racional de la energía’, EMSA

La EMSA ha estado en el ojo del huracán por el inusitado aumento de las facturas, lo cual puso a muchos usuarios a criticar a la empresa en redes sociales.

El gerente de la Empresa de Energía del Meta explicó las razones del aumento en las tarifas en la reciente facturación e insistió en que en la actual emergencia sanitaria no se cortará el servicio.

Un llamado a ahorrar energía durante esta temporada de cuarentena en que debemos permanecer en casa y a obtener la información precisa para no incurrir en errores, hizo el gerente de la EMSA, Carlos Alberto Rodríguez Guzmán.

El ejecutivo reaccionó ante las innumerables críticas de usuarios que elevaron su voz de protesta ante el inusitado aumento de las tarifas de energía y que con la paralización de la economía agravan aún más la situación de las familias en el departamento del Meta.

Lea también: Solo con ‘pico y cédula’ se restringirá movilidad; suspenden ‘pico y placa’ en Villavicencio

“Yo tenía una factura en promedio de 130.000 pesos, no es justo que ahora me la envíen por casi 200.000 pesos. De dónde voy a sacar plata para pagar en las actuales circunstancias. Además el servicio es intermitente por ejemplo cuando llueve”, se quejó Jesús Vélez del barrio Paraíso de Villavicencio.

Los reclamos se han dado en casi todos los municipios del Meta, por lo que el gerente de la EMSA tuvo que salir a dar explicaciones admitiendo que sí hubo un aumento generalizado y que el mismo se debió a tres factores especialmente.

“El primero es que en los colombianos incrementaron la demanda de energía en 4,6 por ciento frente al consumo de febrero u otros meses. En el caso del Meta subió la tarifa en promedio 7,4 por ciento.

“El segundo aspecto es que todas las empresas distribuidoras compramos energía en la bolsa y también se percibió un alza en el valor de la energía, que subió de 200 pesos a más de 400 pesos el kilovatio/hora, lo cual jalonó el alza en la factura.

Lea también: ¿Mi actitud en esta pandemia definirá el resto de mi vida?

“Y la tercera razón es que se debe recordar que si bien los estratos 1, 2 y 3 reciben un subsidio, el mismo solo aplica para los primeros 173 kilovatios hora/mes luego de ese tope se aplica tarifa plena. Cuando se consume más de ese promedio tenga la seguridad que se dispara el valor de la factura, en especial en esos estratos. Como ya vimos el consumo subió”, dijo Rodríguez Guzmán.

El promedio de temperatura subió 1,6 grados entre febrero y marzo en el Meta y aunque podría ser insignificante, podría explicar el mayor consumo de energía. Ahora que en abril llegan las lluvias, la temperatura podría bajar y el valor de la factura también.

El gerente de la EMSA reiteró que por la actual declaratoria de emergencia social por la pandemia de coronavirus no se cortará el servicio de energía y que por el contrario se cumplió con la misión de reconectar a los usuarios que tienen sus facturas vencidas, por orden del presidente Iván Duque.

Explicó que la ayuda en materia de prestación del servicio de energía será de financiación en el pago de las facturas, “pero en ningún caso implica la condonación de las deudas o el no pago del servicio”.

Lea también: Educación virtual, toca adaptarse

“Los usuarios de los estratos 1 y 2 que no tengan cómo pagar las facturas en estos meses, se pueden acoger a un esquema de financiamiento a 36 meses de plazo sin ningún interés. Además, insistir en que se suspendieron los cortes por el no pago del servicio hasta después del 15 de abril”, aseguró Rodríguez.

Manifestó que aunque comprende la difícil situación en la que cayó el ciudadano promedio por la decisión del aislamiento obligatorio generalizado, es el Gobierno Nacional el que reglamenta las ayudas a los usuarios de servicios públicos y en el caso de la EMSA es su Junta Directiva.

Para quienes han pedido ayuda en los estratos 3 y 4, al cierre de esta edición la empresa estaba pendiente de publicar un esquema de financiamiento con bancos para el pago de facturas.

A quienes han señalado la empresa de subir las tarifas de una manera descarada y sin medir la actual coyuntura social, el directivo recordó que el gerente de la empresa no tiene ninguna potestad sobre la definición de la tarifa de energía y que el sector es reglamentado y vigilado por la Comisión de Regulación de Energía y Gas y la Superintendencia de Servicios Públicos.