‘En la pandemia, nosotros no somos el enemigo’: clínicas de Villavicencio

Las personas han perdido confianza en el personal médico por la desinformación.

Un llamado a la comunidad para fortalecer la confianza entre médicos y pacientes hicieron varios directivos de clínicas y centros médicos de Villavicencio, al detectar que se extiende el rumor sobre un falso cartel de la covid-19, según el cual, los centros asistenciales reciben dinero por cada paciente diagnosticado con la enfermedad.

Los médicos criticaron algunas páginas de información falsa en redes sociales que se han encargado de divulgar o reforzar ese rumor, lo cual, según denunciaron, ha generado que muchos pacientes no quieran acercarse a los centros médicos por temor a contagiarse con el coronavirus.

Le interesa leer: El polémico manejo de pacientes con covid-19

“La gente le tiene miedo llegar a las clínicas, solo lo hacen cuando la enfermedad está avanzada  y ya no hay nada qué hacer. Incluso hay pacientes con cirugías programadas que las cancelan porque existe la imagen equivocada de que no se cumplen protocolos o que en las clínicas se contagian”, dijo Jorge Luis Cruz, gerente de la Clínica Meta.

Sostuvo que entre el 35 % y 40%  de pacientes con intervenciones ya programadas las han suspendido para no ir a los salas de cirugía, lo cual puede generar, si se agravan más adelante, emergencias que ayudarán a saturar las UCI.

Por su parte Felipe Mejía, gerente de la Clínica Primavera, sostuvo que mientras en la mayor parte del mundo el común denominador es que la población tenga en los centros médicos un lugar para  confiar y ser atendidos, en Villavicencio “nos tienen miedo porque creen que en vez de ayudar los vamos a matar. No confían en que estamos es para salvarles la vida”.

“En el Meta no hay cartel de covid, esa información causa que los pacientes y sus familias dejen de confiar en sus instituciones hospitalarias. En varios casos acuden a la clínica exigiendo que no les apliquen los medicamentos. Ha habido mucha desinformación”, explicó Mejía, quien admitió que ha faltado fortalecer canales de comunicación con los medios locales y la misma comunidad.

Tal vez le interesa: Por la pandemia descendió el consumo de carne

Añadió que “la comunicación es vital y construir una confianza con el personal médico con fuentes confiables e informar a la gente de manera transparente”.  

Entre tanto, Norton Pérez, coordinador de Cuidados Intensivos de la misma clínica,  ratificó que no hay ningún interés en que una persona que no lo necesite vaya a la UCI pues no existen ningún incentivos económicos.

“Todas las UCI tiene un sistema de auditoría que evalúa si el paciente cumple con los criterios médicos para estar allí.  Toda persona de infecciones respiratorias hay que manejarlos como si tuviera covid, aún si la prueba es negativa”, dijo Pérez.

Manejo de cuerpos

El grupo de médicos dijo que frente a las quejas de familiares por el manejo de cadáveres y pacientes que son diagnosticados con la covid-19, los protocolos de la OMS y el Ministerio de Salud son claros en establecer que por la emergencia sanitaria todo cuerpo debe ser tratado como sospechoso de tener el virus.

“Sabemos que es doloroso para los familiares porque muchos ni siquiera pueden despedir a sus seres queridos. Los cuerpos son embolsados y embalados con los elementos médicos con los que fueron atendidos y cada paso obedece a los protocolos ya definidos de manera científica”, dijo el gerente de la Clínica Primavera.

Puede leer: En medio de la pandemia, definen calendario educativo para el año 2021

Admitieron que los resultados de las pruebas se han demorado y eso también se ha convertido en un problema pero advirtieron que el Ministerio de Salud exige que se deben tratar como sospechoso de covid así no tenga los síntomas y que hay ventanas de tiempo en donde el virus no es detectable ante la prueba, por eso a veces es más demorado su diagnóstico.

También advirtieron que aunque se han disparado los contagios en el Meta, hay posibilidades de que la curva en este departamento se extienda hasta la segunda semana de octubre, pues el comportamiento tiende más a ser una meseta que un pico.

Los médicos coinciden en que nadie estaba preparado para una emergencia sanitaria de este tipo.