Feminicidio de Leidy Tatiana, cadena de errores en la ruta de atención

Rechazo a los feminicidios

En la mañana de ayer jueves fue encontrado por las autoridades el cuerpo de Leidy Tatiana García Ocampo. Estaba en una fosa común, cerca a su lugar de residencia y donde la había sepultado su compañero sentimental, Diego Albeiro Castaño Ramírez.

Diego Albeiro Castaño Ramírez. Foto: Fiscalía

 

 

García Ocampo vivía en el barrio Villa Campestre del barrio Vencedores cerca al río Guatiquía, con sus hijos de 2, 4 y 6 años y su victimario.

Casa de Leidy Tatiana. Foto compartida por la Senadora Maritza Martínez
Casa sonde vivía Leidy Tatiana con sus tres hijos. Foto: compartida por la Senadora Maritza Martínez

 

El cuerpo de Tatiana pudo ser encontrado debido a que su pareja sentimental, que lleva quince días capturado, reconociera su participación en el feminicidio de la mujer ante la policía judicial. El sujeto manifestó tener listo el hueco y llevarla mediante engaños a un lugar cerca de su vivienda.

Les recomendamos: ‘Cobra’ y ‘Pitbull’, prototipo de maltratadores

Yolima Alexandra Carrero Sánchez, presidenta de la Fundación Mujer en el Meta, manifestó que “sabemos que en el caso de Leidy Tatiana se cometieron todos los errores posibles: no se activó la ruta de atención, jamás se comunicaron ni con la mamá ni con ningún familiar de Leidy en el momento que ella fue atacada con un martillo por parte del victimario”.

Desde la Fundación Mujer indicaron que Leidy Tatiana fue agredida con un martillo en diferentes partes de su cuerpo y cabeza el 16 de agosto del 2020, esto le causó amnesia transitoria y solo hasta que recuperó su conciencia le dieron salida del hospital.

“Mi pregunta es ¿dónde estaban las secretarías de la Mujer y de Gobierno? Ellos son los encargados de activar la ruta desde el mismo instante en el que ella entra al hospital con ataque a martillo, pero absolutamente nadie se acercó ni siquiera al hospital a preguntar cómo estaba Leidy Tatiana ni de la alcaldía ni de la gobernación”, dijo Carreño Sánchez.

También Lea: Recompensa por los responsables del asesinato de Katherine Novoa

Cuando Leidy García salió del hospital no tuvo otra opción que volver a su casa con sus tres hijos y su agresor. Allí es donde algunas vecinas del dique, que no revelaron su identidad, se comunicaron con la fundación de mujeres e informan que vieron a Diego y a Tatiana entrar a un lote cerca de su vivienda, pero que salió Diego solo, mientras que de ella no se supo nada.

Leidy Tatiana García Ocampo

“Esa información se la dimos a la Policía oportunamente, pero nunca hicieron nada, no se activó ningún bloque de búsqueda para el tema”, reclamó Carreño.

Desde la agresión a Tatiana, Diego Castaño Ramírez tuvo dos meses libre porque a pesar de que fue denunciado, solo hasta el principio de octubre tuvo orden de captura.

La secretaria de la Mujer de Villavicencio, Laura Rivas, aseguró que desde que conocieron el caso por redes sociales, a finales del mes de agosto, se pusieron en contacto con Leidy Tatiana García: “nos comunicamos para brindarle la orientación psicológica y jurídica que por competencia podemos, hacer desde la secretaría de la Mujer y activamos la ruta de atención”.

Le recomendamos: Dos consejos de seguridad se realizarán al año con enfoque de género

La funcionaria fue enfática en que la Secretaría de la Mujer no hace parte de la ruta de atención de la ley 1257, esta dependencia municipal está dentro de las instituciones que brinda protección, pero en la medida de articular y activar la ruta de atención y en los temas de prevención de violencia basada en género “en estas competencias lo que hacemos es comunicar a la Fiscalía, a las Comisaría de Familia y a las EPS para brindar ayuda psicológica”, expresó Rivas.

La secretaria también explicó que cualquier persona que tenga conocimiento puede ayudar a activar la ruta llamado a la Policía para que atienda a la víctima de manera urgente acompañando a la mujer que lo necesite a la Fiscalía y si no son escuchadas pueden acudir a los entes de control como Defensoría del Pueblo, Procuraduría, Secretaría de la Mujer o veedurías de mujeres para presionar en estas atenciones.

Yolima Carreño Sánchez, también explicó que desde que estuvo desaparecida Leidy Tatiana, su agresor, Diego Castaño, estuvo a cargo de los tres menores de edad y aseguró que vivía maltratándolos constantemente.

Le interesa: 30 años de prisión al hombre que le quitó la vida al estudiante del colegio Abraham Lincoln

“Nosotras fuimos las que denunciamos la violencia que estaba ejerciendo Diego contra los niños, porque el mes y medio que estuvo con ellos él consumía sustancias alucinógenas y teníamos información de las mujeres del dique que el niño tenía marcas de ser golpeado en la cara a puños y la niña pequeñita tenía marcas de cable en su espalda”.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

 Periódico del Meta en Twitter