Gobierno y empresas invitaron a trabajo conjunto para transición energética

Irene Vélez, ministra de Minas y Energía, durante la instalación de la V Cumbre de Energía y Gas

En la instalación de la agenda académica de la V Cumbre del Petróleo, Gas y Energía, los gremios organizadores invitaron a fortalecer la relación entre Gobierno, industria y comunidades con el objetivo de crear sinergias que impacten positivamente la autosuficiencia energética, la estabilidad macroeconómica y la competitividad del país, a la vez que se avanza en la ruta hacia la transición energética, y en especial, el cierre de brechas sociales en las regiones.

Puede leer: ‘Nos preocupa el futuro del Meta’: Francisco Lloreda

“Esta industria cree que la transición energética debe ser un proceso gradual y seguro, en donde a la par que se producen saltos significativos en las tecnologías de almacenamiento de energía, las fuentes renovables no convencionales ganen cada vez más peso en forma ordenada en la matriz energética y crezca progresivamente su demanda”, explicó Nelson A. Castañeda, presidente ejecutivo de Campetrol.

El líder gremial hizo énfasis en las contribuciones de la industria al crecimiento y desarrollo de Colombia, y destacó que son cerca de 100 mil empleos directos y más de 550 mil indirectos los que dependen de la industria del petróleo y gas; y que algunos departamentos cuyos presupuestos viven de las regalías también se verían afectados, por ejemplo: Meta (76% de su presupuesto anual), Casanare (37%), Arauca (12%), Putumayo (8%) y Santander (28%), por ejemplo.

Le interesa: ‘No hemos analizado el proyecto para la vía al Llano’ : Felipe Bayón

A su vez, la ministra de Minas y Energía, Irene Vélez Torres, durante la apertura de la V Cumbre, hizo énfasis en que la transición energética debe ser participativa y vinculante, e indicó: “para nosotros es importante seguir mejorando la gestión de los recursos y de los contratos de manera que podamos optimizar la productividad en el sector hidrocarburos, la cual depende de políticas públicas y de un compromiso de las empresas en hacerlo bien, oportunamente, y de hacer inversiones para que la tecnología disponible sea la mejor posible para aprovechar los recursos que tenemos y que se conviertan en reservas efectivas”.

Lea nuestra editorial: Por una transición limpia | Editorial

La Ministra agregó: “entendemos que parte de esa ruta (de la transición energética), y en la medida en que nos interesan la seguridad y la soberanía energética, hemos iniciado con la Agencia Nacional de Hidrocarburos y en un diálogo directo con la ACP, un proceso de revisión de los contratos existentes, toda vez que tienen unos recursos disponibles que se pueden convertir en reservas y podrían darnos una enorme confiabilidad». Anunció que enfocarán esfuerzos para priorizar los contratos suspendidos, ‘desembotellarlos’ y darles seguridad jurídica.

En la jornada del miércoles de la V Cumbre del Petróleo, Gas y Energía también se discutió sobre geopolítica energética y su impacto para Colombia, con la participación de la experta Agnia Grigas, una de las conferencistas internacionales invitadas, quien manifestó que, aunque es necesaria una transición energética, primero se deben evaluar las estrategias para hacerlo, de lo contrario, se perdería seguridad económica e incluso, social; e hizo énfasis en que el sector energético aporta e impacta de forma transversal a todos los sectores.

Lea este contexto: Biodiesel, como respuesta | Opinión

Sobre la transición energética y su impacto económico, Mauricio Cárdenas, exministro de Hacienda, señaló: bienvenido incluir en la discusión de la transición en Colombia que sea justa, es decir que sea buena para los pobres y que sea una transición que no comprometa la seguridad energética de Colombia” Agregó que el costo de la transición energética para Colombia está entre el 8% y 11% del PIB por año, y planteó la pregunta ¿cómo vamos a financiarla?