Plan ambiental de largo plazo

El PGAR permitirá definir líneas de acción en los municipios para que sean incorporados a los planes de desarrollo.

Pese a la llegada del coronavirus, en su construcción alcanzaron a participar más de 500 personas de diferentes comunidades.

Cormacarena y las comunidades definieron ocho líneas de acción para planear la sostenibilidad ambiental del territorio.

El Consejo Directivo de Cormacarena aprobó por unanimidad el Plan de Gestión Ambiental Regional (PGAR), un instrumento que en la práctica le dice a la Gobernación y a las alcaldías de la jurisdicción de la corporación cómo deben encaminar sus líneas estratégicas ambientales a pequeño, mediano y largo plazo con el objetivo de garantizar la sostenibilidad del territorio.

Andrés Felipe García, director de Cormacarena, dijo que es un documento vinculante en los planes de desarrollo local y para toda la comunidad y que en este caso tendrá vigencia hasta el año 2031 que abarcará tres periodos administrativos, es decir los mismos que para los directores de la corporación.

Pese a las restricciones de la pandemia, se cumplió el 98 por ciento de las reuniones con la comunidad para la elaboración del instrumento gracias a que desde principios de enero se empezaron a realizar los talleres en donde al final participaron cerca de 500 personas.

Lea también: Cultivar en casa, alternativa económica ante la crisis

Como resultado de esta construcción participativa se obtuvo un documento que contiene ocho líneas estratégicas y 15 metas que contemplan una variada gama de objetivos macro para cumplir en la siguiente década.

“Los planes de desarrollo están en proceso de formulación, aún se tienen elementos para generar cambios. Al volverse vinculante, la Gobernación y las alcaldías están en la obligación de revisar estas ocho líneas estratégicas y así se los hicimos saber a las diferentes administraciones”, explicó García.

Dijo que con en la etapa pospandemia los planes de desarrollo deben tener una combinación de atención en lo social y en lo ambiental, así como un equilibrio que reconozca a los seres humanos en los territorios y a la naturaleza de su entorno.

Las líneas estratégicas en las queu se basa el PGAR son: 1) planificación territorial; 2) identificación y mitigación de cambio climático y gestión del riesgo; 3) fomento de ciencias, tecnología e innovación que pretende ser un brazo articulado con universidades e institutos; 4) educación ambiental, en la cual se hace mucho énfasis; 5) fortalecimiento de procesos sostenibles a sectores productivos 6) administración y protección y la lucha contra la deforestación; 7) gestión eficiente del recurso hídrico y 8) fortalecimiento institucional y transformación digital.

Lea también: Agua, clave contra el virus

“Estas líneas ya están concordancia con el nivel nacional y se asoció a los Objetivos de Desarrollo Sostenible que el país y el mundo adoptaron. Vamos a hacer un buen seguimiento de estos indicadores y de rendición de cuentas permanentes para que la comunidad sepa qué sucede en el territorio”, explicó  el  director de la corporación.

Cormacarena agradeció el compromiso de los entes de control, la academia, ONG, sectores productivos, las comunidades indígenas y comunidad en general, las instituciones y Alcaldías por participar en las diferentes jornadas de trabajo desarrolladas para la formulación de este instrumento de gestión ambiental, que será la hoja de ruta y línea base para concretar los Planes de Desarrollo Municipales y del departamento.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter