Rex, con olfato para salvar vidas

Un héroe de cuatro patas que fue condecorado durante el Día del Investigador Judicial y que en su hoja de vida ya está el haber salvado varias vidas humanas

“Juro solemnemente cumplir con los deberes y derechos que me impone la constitución y la ley como servidor de policía Judicial en el Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía General de la Nación”.

Con andar pausado y elegante junto a su guía, Rex, el labrador dorado especializado en detectar explosivos perteneciente al Cuerpo Técnico de Investigaciones, Seccional Meta, pasó al frente para ser condecorado por su trabajo durante tres años seguidos, en los Llanos.

Le puede interesar:Entrena perros para ‘oler cáncer’

“Juro que la verdad será el pilar de mi actuar, que serviré a la justicia con mi conocimiento, experiencia y sagacidad para encontrarla, descubrirla y defenderla”.

Aunque no puede hablar, en su rostro se le notaba la alegría de sentir que durante la celebración del Día del Investigador, en Villavicencio, los humanos reconocían la entrega y dedicación de su trabajo.

“Juro que acepto este compromiso de manera libre, voluntaria e independiente”. …y levantando la pata, pasó al frente e hizo recordar aquel juramento que orgulloso hacen quienes se dedican a la investigación judicial en Colombia y que los acompaña en una labor tan ardua.

Acá: ‘Don Oráculo’, un llanerazo en las redes

Hallazgos Tres casos han sido los hallazgos, traducidos en vidas salvadas, detectados por Rex durante su acompañamiento con el Grupo de Explosivos, a las diligencias adelantadas por la Fiscalía en el Meta, en las que con frecuencia hay presencia de varios sectores armados al margen de la ley.

El primero fue cuando llegó a Bogotá, donde hizo parte del esquema de seguridad del Fiscal General de la Nación, en octubre del 2016.

Entonces, su guía y él acompañaban a la Unidad de Justicia Transicional que buscaba fosas con restos de paramilitares y guerrilleros muertos en disputa por el dominio de tierras, en el sur del Meta. Cuando hacía reconocimiento del área junto a una fosa, Rex detectó un artefacto explosivo compuesto por granadas de 40 mm, justo antes que el equipo de la Fiscalía y Ejército se acercara.

Lea:‘Quiero contar historias del Llano’

Fue un héroes silencioso a la que muchos debieron su vida. Los otros dos positivos del la
brador se dieron en este 2019: el primero, fue el 3 de mayo en el municipio de Uribe, cuando llegaron a reforzar la seguridad, luego de un atentado realizado por disidentes de las Farc, en el parque central del pueblo y el cual dejó sete heridos, entre los que estuvieron cinco civiles entre ellos un menor y dos militares.

Todo pasó cuando hicieron una ronda Rex y su guía, Guillermo Niño, donde pese a que el Ejército ya había hecho un barrido del sector, el canino logró detectar al interior de unas “bolsas de basura” a 14 metros del lugar de la anterior detonación otro artefacto explosivo, compuesto por cuatro cuerpos de granada de 60 mm.

El tercer positivo de este “héroe de cuatro patas” fue el 24 de mayo, cuando junto a Investigadores del CTI de la Fiscalía y militares del Batallón Serviez de la Séptima Brigada del Ejército Nacional, Rex ubicó y detectó una caleta con granadas de mano de 40 mm , munición de diverso calibre y material de intendencia de grupos al margen de la ley, el cual estaba escondido en sector boscoso del área rural de Pompeya, al suroriente de Villavicencio.

En los tres casos, el material detectado por Rex fue neutralizado, removido y destruido de manera controlada, por el Grupo de Explosivos de la Fiscalía.

Con estos resultados obtenidos por Rex, quedó confirmado no solo el buen entrenamiento y cuidado de su guía, pendiente de su descanso, alimentación y diario acondicionamiento físico, sino del amor y compromiso con el cual este labrador, experto en detectar explosivos, hace su trabajo.

Al terminar la ceremonia muchos se tomaron fotos con Rex, reconociendo que es un héroe de cuatro patas, que con su buen olfato salvó la vida de muchas personas, investigadores, militares y pobladores. Su labor silenciosa es la que permite que muchas
personas puedan respirar tranquilos y confiar su vida al canino, pues saben de su lealtad a toda prueba.