lunes, 22 de abril de 2024
Particulares Pico y placa Lunes 9 y 0

Una herencia que enreda a Harman (I)


Una herencia que enreda a Harman (I) 1
Los líos jurídicos de una herencia enredan una acción administrativa de Harman.
Valentina Mejía

COMPARTE

El caso de la finca La Camelia y las acusaciones contra Juan Felipe Harman, generan un complejo entramado legal y político, que revivió ahora que lidera la Agencia Nacional de Tierras.

La llegada del exalcalde de Villavicencio, Felipe Harman, a la Agencia Nacional de Tierras (ANT) despertó en sus contradictores el recuerdo de una antigua polémica, que incluso hizo dudar de la idoneidad del exmandatario para asumir esta entidad, clave en la reforma agraria. 

Harman enfrenta una denuncia en la Procuraduría por presuntas irregularidades durante su gobierno, relacionadas con la supuesta entrega irregular de predios en Villavicencio. 

El tema salió a la luz pública el 19 de diciembre del 2022, cuando el abogado Alejandro Carranza habló en el programa Sigue La W Radio señalando que hubo “cierta presión” por parte de la Alcaldía de Villavicencio para entregarle unas tierras a una familia de apellido Ditterich. 

Periódico del Meta se contactó con Carranza quien detalló paso por paso, cuál es el proceso judicial que hay a la fecha con los predios que se ubican en la finca La Camelia y cómo el exmandatario de Villavicencio, al parecer, está involucrado. 

Para marzo de 1954, el alemán Federico Erardo Ditterich Hopffenmueller adquirió la finca La Camelia, ubicada en Villavicencio. En julio de 1982, Federico realizó un primer testamento cerrado, por medio del cual designó a su hijo Erardo Ditterich Chamavarri como albacea de sus bienes, entre ellos, La Camelia. 

Sin embargo, en noviembre de 1986, Federico realizó mediante la escritura pública una revocatoria a su primer testamento y al poder de albacea concedido a su hijo Erardo Ditterich Chamavarri. 

En 1986 Federico hace un segundo testamento abierto, dejando sin validez el primer testamento realizado en 1982 porque se da cuenta de que su hijo Erardo empezó a dilapidar su fortuna, entonces decide no hacerlo partícipe de su testamento”, contó el abogado a PDM. 

Lea: Harman asumió como director de la ANT

De acuerdo con el relato, Federico muere en diciembre de 1989 y producto de su muerte se inicia el proceso de sucesión con el radicado 1990-12663. Dicho proceso inició con su segundo testamento. 

A pesar de que por escritura pública le habían dicho a Erardo y a sus hijos que no iban a tener algún derecho de propiedad sobre La Camelia, empezaron a vender”, dijo Carranza. 

Y añadió: “para el 2003-2004, Gunther Ditterich Dallatorre, hijo de Erardo, hicieron ventas irregulares de lotes que se encontraban al interior de La Camelia, vendiendo los mismos lotes a varias personas quienes, aunque consignaron el pago total, jamás les fue entregado su lote”. 

Según Carranza, Gunther realizaba estas actividades a través de la sociedad “Constructora Ditguz LTDA”. Durante esas ventas, según cuenta el abogado, Gerardo Antonio Alvarado Parra decide comprar la posesión de 92 hectáreas de La Camelia. 

La sorpresa fue en el 2008 cuando el Juzgado Primero Promiscuo de Familia de Villavicencio profiere un auto mediante el cual se declara nula la revocatoria del primer testamento y revive el primer testamento del año 1982, es decir, entraría a participar de la herencia Erardo Ditterich, y quien en ese primer testamento sería el albacea de los predios”, dijo Carranza. 

Es decir que, para el 2009, se profiere auto que ordena entregarle los bienes al Albacea.En marzo de 2010, la Inspección de Policía realiza una diligencia donde saca de La Camelia a Gerardo Antonio Alvarado. Sin embargo, en 2012, un señor del barrio Cámbulos que se encuentra en La Camelia, instaura una tutela indicando que no fue notificado del desalojo y se declara sin valor y efecto una parte de la diligencia, dejando a Gerardo Alvarado dentro de La Camelia”, precisó el abogado. 

Para el 2013, Alejandro Carranza, apoderado de la familia Alvarado, instauró una denuncia por el delito de extorsión, donde relata hechos relacionados con una amenaza recibida por un paramilitar conocido con el alias “Morcilla”, quien le pedía que dejara así lo de la familia Ditterich. 

De acuerdo con el relato del abogado, en ese mismo año sale un auto que indica que no se le podían entregar los bienes a Erardo, ya que en el primer testamento donde se nombró albacea, se indicó que solo podía serlo por 2 años, es decir, desde el 2009 hasta el 2011. 

Conforme a lo ocurrido en el 2013 y como consecuencia de un recurso, la juez indicó que como se trataba de un testamento, el cual tenía unas partidas, decidió que entregaría administración conforme lo decía dicho testamento. Entonces el despacho comisorio 012 ordena a Erardo como albacea, la devolución de los bienes para entregar a todos los herederos”. 

En diciembre de 2019, el Juzgado Primero de Familia de Villavicencio ordena a la Alcaldía a que designe un inspector de Policía para que realice la diligencia de entrega de los bienes a todos los herederos. 

Lo que ocurrió en ese predio, ya con Felipe Harman como Alcalde, en la segunda parte de este reportaje, la próxima semana. 


Valentina Mejía

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales