Hasta los más ‘machos’ le temen a las bombadas

Por Katherine Cruz

Para esta temporada del año, el departamento del Meta atraviesa por el fenómeno de ‘La Niña’, lo que quiere decir que se presentan lluvias reiterativas y, aunque a veces en el Llano no se presenten aguaceros, en la zona montañosa sí, lo que generan reciente en los ríos que ocasionan tragedias. 

Regularmente, en el Meta hay dos temporadas de lluvias: la primera, empieza en abril y va hasta el 30 de junio aproximadamente, y la segunda, inicia en el mes de septiembre, hasta el mes de diciembre. Es para estas temporadas que los organismos de socorro recomiendan estar alertas a las crecientes súbitas.

“Pese a que se presente un clima cálido en la llanura, en la montaña muchas veces está lloviendo y se presenta lo que se conoce como creciente súbita o comúnmente conocida como ‘bombada’, esto quiere decir que de un momento a otro asciende el nivel del río y pueden ocurrir tragedias”, expresó Daniel Donato, coordinador operativo del Cuerpo de Bomberos de Villavicencio.

Lea también: San Martín, cuna del folclor llanero

Por causa de este acontecimiento natural, a la fecha la Defensa Civil Colombiana seccional Meta reporta que 15 personas han perdido la vida en el Meta; dos en el Vichada; una en los departamentos de Vaupés, Guaviare y Guainía, para un total de 20 fallecimientos por las bombadas.

En Villavicencio, Donato confirmó que “en este año hemos extraído nueve cuerpos; los últimos casos fueron los presentados el fin de semana del 24 y 25 de octubre, donde una joven de 20 años perdió la vida en el río Pipiralito, en la parte alta de la ciudad, y un segundo cuerpo fue hallado en el río Guatiquía, en el sector Santa Helena”.

Acacías

Lo que manifestaron los acompañantes al Cuerpo de Bomberos, era que ya iban de salida del cauce, cuando de repente se creció el nivel del agua y se llevó a la joven. En este caso los bomberos duraron seis horas en la búsqueda y extracción del cuerpo.

Lea también: Camión encallado causa contaminación al río Meta

En el departamento del Meta donde más ocurre la pérdida de vidas por inmersión es en los ríos Ariari, en municipios como Granada, El Dorado, El Castillo, Granada y Fuentedeoro, entre otros, igualmente en ríos como el Manacacías y Meta. Mientras que en Villavicencio son los ríos Guatiquía y Guayuriba los que más ofrecen riesgos por el fenómeno de crecientes súbitas.

Dependiendo de la profundidad, los organismos de socorro tardan horas o días buscando el cuerpo de una persona; hay ríos que tienen un caudal mayor y no cuentan con pequeñas islas, esto facilita que un cuerpo ruede varios kilómetros.

El director de la Defensa Civil del Meta, Jorge Díaz, también manifestó que los balnearios deben contar con una persona que tenga curso de rescate acuático, cuerdas, chalecos salvavidas y camilla acuática, que en caso de emergencia puedan ayudar a los bañistas.

Lea también: CEAPAZ, una apuesta por la educación incluyente

Díaz indicó que estas crecientes súbitas avisan:  “si una persona se está bañando a la orilla del río y el color del agua cambia, se vuelve colorada y el nivel del río empieza a crecer, estas primeras alarmas dan tiempo a las personas para salir del río”.

Este tipo de acontecimientos por lo general ocurren en las épocas de vacaciones como a mitad y fin de año y en Semana Santa, la mayoría de las veces pasan por imprudencia de la misma comunidad o situaciones naturales del río. Las muertes por inmersión también ocurren cuando se realizan los festivales de verano, tradicionales en municipios.

Río Guayuriba

Para la búsqueda de los cadáveres los organismos de socorro del Meta utilizan un perro entrenado así como drones, sobrevuelos con el apoyo de la Fuerza Aérea Colombiana y el Ejército a través de la brigada de acción, botes tipo zodiac y kayak, así como los vehículos institucionales. 

Recomendaciones 

“Cuando estén en los afluentes hídricos tienen que estar muy pendientes de la montaña. Si en los lugares altos llueve es mejor salir de los ríos; llevar elementos de protección como flotadores, chalecos salvavidas u otros elementos que ayuden en caso de emergencia, pero lo mejor en estos momentos es no ir a esos ríos ya que seguimos en pandemia y debemos respetar el distanciamiento”, manifestó Daniel Donato.

Por su parte, el Director de la Defensa Civil seccional Meta, recomendó no descuidar a sus hijos, en el caso que se estén bañando y pidan auxilio deben estar pendientes, así como cuando el río empieza a crecer o empieza a llover es mejor no bañarse en ningún afluente como ríos o quebradas.

“A muchos les gusta ir a consumir bebidas embriagantes, se lanzan en esos pozos profundos, viene un árbol, se golpean, quedan inconscientes y ahí hemos tenido también perdida de vida”, puntualizó Díaz.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter