Cocinar con niños enseña valores

Definir los espacios en donde van a cocinar es importante para evitar conflictos posteriores

Otra más de las alternativas que los expertos recomiendan para pasar la cuarentena en familia, sin alterarse por la cotidianidad.

La cocina proporciona una oportunidad perfecta para compartir con los más pequeños y ayudarles a construir su independencia.

En estos días en los que permanecemos en casa, podemos aprovechar y disfrutar de actividades que mantengan a nuestros hijos ocupados y entretenidos. Una gran oportunidad se puede dar en la cocina, que además de ser un lugar en el que se reúne la familia, es un espacio ideal para enseñarles a los niños valores importantes en su desarrollo personal.

Cocinando con los niños generamos un vínculo entre padres e hijos que propicia una convivencia familiar saludable y placentera, desarrollamos habilidades blandas como el trabajo en equipo, la toma de decisiones y la organización y, permite enseñar valores como la paciencia y el respeto. Además, dándole a los niños autonomía en la posibilidad de crear nuevas recetas, se estimula su creatividad e imaginación y se demuestra la importancia del esfuerzo y la dedicación.

Algunos consejos para que esta experiencia sea tan satisfactoria para ti como para tus hijos:

Lea también: Cocina: Arroz cremoso de cerdo y camarones

  • Antes de empezar, delimita un lugar de trabajo para los niños, lejos de los cuchillos y la estufa, donde puedan estar siempre supervisados.
  • Prepáralos para cocinar con ropa que puedan ensuciar y demuéstrales la importancia del lavado de manos y de la comida antes de cocinar.
  • Busca recetas que sean fáciles, rápidas y divertidas; muéstrales las opciones que tienes pensadas para que sean ellos quienes decidan lo que van a cocinar.
  • Esta debe ser una oportunidad de aprendizaje sobre la comida y la alimentación, así que aprovecha para enseñarle a tus hijos sobre la importancia de tener hábitos alimenticios saludables, de dónde viene cada ingrediente y su importancia. Además, agradecer por la posibilidad de tener comida en la mesa todos los días.
  • Procura que ellos puedan interactuar fácilmente con la comida, así que permíteles conocer diferentes texturas, sabores y aromas. Déjalos probar los ingredientes, amasar, romper huevos, servir la leche, el agua o la harina.
  • Evita decirles “no”, si por ejemplo riegan la leche o pusieron más de la cantidad debida, no importa, es importante que ellos se equivoquen y aprendan.
  • Por último, permite que tus hijos te ayuden a limpiar la cocina y los utensilios que se usaron.

También involucrar a los niños en el proceso de compra de los alimentos es una buena idea para mantener su atención y despertar su interés. Deja que te ayuden a rebuscar en la despensa y en la nevera para comprobar qué ingredientes tiene y cuáles debe comprar. Si los niños ya saben escribir, puede dejar que preparen ellos mismos la lista de la compra.

Lea también: Adrenalina al cocinar

Cuando ya estén dentro de la tienda, ya sea en un supermercado o una tienda de proximidad, deje que los niños ayuden a escoger los ingredientes y explicarles las razones de por qué escoge tal o cual en lugar de aquel. Mediante sencillas explicaciones podrás enseñarles a escoger verdura fresca, hablar de la fruta de estación, enseñarles las ventajas de la estevia y la miel sobre el azúcar, a calcular las cantidades  y muchas otras temáticas vinculadas a la cocina.

Cocinar con niños es también una oportunidad para enseñar a los peques a organizarse y a trabajar en equipo. Distribuya las tareas y explique cómo trabajarán. Los más pequeños estarán encargados de las tareas más sencillas como echar los ingredientes dentro, mezclar o amasar, mientras  los mayores podrán realizar las tareas más complejas como medir los ingredientes, utilizar la batidora eléctrica o decorar.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter