Editorial: Agua cotizada

Agua
Tomada de: El Nuevo Siglo

La noticia pasó casi inadvertida, pero en grandes portales de noticias como la Deutsche Welle para Latinoamérica, Revista Forbes, y CNN, entre otras, fue registrada como noticia principal: el agua, la principal base de la vida en el planeta, empezó oficialmente a ser cotizada en Wall Street. 

Para quienes no están acostumbrados con el tema de las cotizaciones en bolsa, nos parecerá una información alejada de nuestro entorno cercano, pero lo cierto es que, sin especular, este podría ser el primer paso para que un recurso natural esencial para la existencia empiece a ser vendido de acuerdo a los precios internacionales, como se hace con el petróleo, el carbón o el oro.

Agua

Sin embargo, en Colombia las autoridades ambientales pueden entregar concesiones o derechos de uso del líquido bajo ciertas circunstancias con el objetivo de hacerlo “sostenible”. Pues bien, lo que empezó a cotizarse en la bolsa de Nueva York es ese derecho que tienen algunos particulares sobre el agua.

Lea también: Editorial: Sin luces de colores

Por ejemplo, si alguien que ostente esa concesión de aguas, este mes no usará la totalidad del límite permitido, podrá cederlo a otro a cambio de beneficios económicos, lo que eventualmente, y ante cualquier circunstancia, haría elevar los precios hasta que lo considere.  Así mismo, otra empresa o persona no podría necesitar agua hoy, pero en cinco años desea garantizar su caudal para el sustento, luego, puede comprometer a futuro ese líquido. 

California, donde la escasez del líquido y los enormes incendios forestales han impactado en la adquisición del agua, es la primera región del mundo que acogió esta modalidad en mercados de valores para el preciado elemento. 

Lea también: Editorial: Miedo en La Macarena

Mientras que para algunos es una forma de hacer uso adecuado del agua, ya que el desperdicio o su deficiente gestión acarrearía millones en pérdidas, lo que a la postre servirá para la conservación del recurso; para otros no es más que el paso inicial para otorgar derechos a perpetuidad para multinacionales o multimillonarios que desean que sus siguientes generaciones tengan agua.

Si bien es cierto que hoy el petróleo es un recurso escaso y que se aprovecha en su totalidad, mientras sí se ve casi que con naturalidad un tubo roto desperdiciando el agua, también lo es que la lucha intestina por el “oro negro” es una realidad en varias regiones. ¿La cotización en bolsa no sería firmar la futura guerra por el agua?   

En un departamento como el Meta, con una enorme riqueza hídrica, adquiere importancia este tipo de cotizaciones, porque todo parece indicar que ya hay poderes ocultos en busca de adueñarse de esas concesiones futuras del líquido.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter