Editorial | Se necesita la explicación

Sede de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio.

Son cuatro, cuatro los gerentes que han pasado en un año por la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio (EAAV).  A estas alturas pretender creer que se trata de cambios rutinarios o fortuitos dentro de la organización es ingenuo y menos cuando hay tantos rumores sobre una aparente falta de gobernabilidad al interior de la entidad.

El tema, de por sí preocupante, reviste mayor importancia porque se trata de la joya de la corona de esta y de todas las administraciones municipales, no solo por los recursos que maneja anualmente, el personal del que dispone, sino porque la empresa políticamente ofrece un respaldo importante en cuanto a imagen para el alcalde de turno: si hay agua en la ciudad, al mandatario le va bien.

Le recomendamos: Llaneros Fútbol Club va palo arriba| Opinión

Por eso precisamente preocupa la falta de claridad de Felipe Harman. Un hombre cuyo estilo de gobernar es dando la cara y explicando sin rodeos a la ciudadanía lo que ocurre con su gestión, hasta ahora ha preferido dejar que pase el chaparrón de sus críticos.

En su cuenta de Facebook, al reclamo de un ciudadano por el permanente relevo en la gerencia en la EAAV y que le inquirió: ¿cada seis mes cambio de gerente?, Harman le contesto: “cada vez que sea necesario”.

También lea: Opinión: Guadua contra la deforestación

A lo que el ciudadano contrapreguntó: ¿y cuál es la razón por el cambio?, y el alcalde contestó: “Óscar Parra tuvo una mejor propuesta laboral de una multinacional china. La gerente que estuvo dos meses (Malka Irina Puello) estaba en condición de encargo; después de un proceso de selección quedó Carolina Acosta”.

Pero eso fue el 21 de diciembre del 2020, ahora apenas comenzando año, solo dos semanas después, se anunció de nuevo el cambio de gerencia, la cual fue asumida por el asesor del despacho, Efraín Mojica, que entre otras es experto pero en transmisión eléctrica.

Llamó la atención que durante la rendición de cuentas del 2020, el pasado 29 de diciembre, Felipe Harman haya contactado por teléfono a Óscar Parra para que diera un balance sobre la gestión de la EAAV. Curioso para un ejecutivo que había salido hacía más de cuatro meses del cargo y quien estuvo ocho meses al frente de la entidad.

Le sugerimos: Con la suspensión del vertimiento de aguas residuales empieza la descontaminación del Caño Buque

Puede que, como dice el mandatario local, haya sido fortuito el cambio de gerentes, pero lo que sí es cierto es que el futuro de una entidad como la EAAV no se le puede dejar a la suerte.

Ojalá que la Empresa de Acueducto vuelva a tener estabilidad organizativa y los crecientes rumores de pugnas por el poder sean solo eso, chismes de pasillo. Pero para que esas murmuraciones no crezcan, se necesita que Harman ofrezca las explicaciones respectivas.

Estamos seguros que él las exigiría desde el Concejo.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter