‘La solución será un viaducto’: vicepresidente de la Agencia Nacional de Infraestructura

Carlos García, vicepresidente de la ANI, es el primer funcionario del Gobierno Nacional que habla sobre la solución de fondo que tendría este punto de la vía.

El colapso de la vía al Bogotá-Villavicencio seguirá siendo la noticia durante los siguientes meses, pues afecta la cotidianidad de cada uno de los llaneros en mayor o menor medida. Aunque el tema salió de la agenda de los medios nacionales, en la región seguimos paso a paso los avances para poder buscar soluciones a esta problemática.

Carlos García Montes (C.G.), vicepresidente Ejecutivo de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) explicó esta semana algunas de los retos técnicos a los que se enfrentan los ingenieros para estabilizar la montaña y admitió que la solución definitiva en el kilómetro 58 será la construcción de un viaducto de casi 700 metros de largo.

¿Qué sucede en la vía al Llano?

C.G.: Hemos tenido una gran dificultad en el kilómetro 58, los problemas se evidenciaron en esta temporada invernal con la caída de material, lo que llevó a que se hiciera por parte del concesionario la remoción. Inicialmente se cerró la vía por horas, luego tuvimos que adoptar una medida de cierre nocturno, pero finalmente la cantidad de material que caía aumentó y la lluvia era más intensa. Todo llevó a la decisión del Gobierno Nacional de declarar cierre indefinido de la carretera.

Le puede interesar: descartan construcción de túneles falsos en el km. 58

¿El riesgo era que se viniera toda la montaña?

C.G.: Sí. Los especialistas del concesionario, con base en los estudios que se habían realizado meses antes, habían evidenciado que se podría generar un problema mayor, un problema de movilización enorme de material que podía obstruir el río Negro, que atraviesa el municipio de Guayabetal, que circula paralelo a la vía. En este sentido también había que adoptar medidas preventivas que garantizaran la vida de los operarios que retiraban material y las personas que habitan este municipio

¿Cómo solucionar la problemática?

C.G.: Tuvimos un segundo grupo de expertos que evaluó los estudios y diseños que hizo el concesionario, con el propósito de identificar las causas que nos permitieran, conforme a ellas, buscarle fórmulas de solución al problema. Los resultados los obtuvimos la semana pasada, entre tanto el concesionario ha venido evacuando el material que se depositó en la carretera, son volúmenes enormes. El volumen calculado por nosotros fue de 100.000 metros cúbicos. (Al cierre de esta edición se había terminado de remover el material, pero un nuevo deslizamiento cerró la vía.)

Lea:‘Los vuelos son para los enfermos y citas médicas’: comandante de la Base Aérea de Apiay

¿Cada cuánto se hacen los trabajos de remoción?

C.G.: Los trabajos de hacen diariamente, se pueden sacar entre 3.000 y 5.000 metros cúbicos dependiendo de las condiciones climáticas. En este momento para el mes de junio se había removido 49.000 metros cúbicos. En este mes de julio las actividades se han venido mejorado porque se cambió la maquinaria por equipos de mayor capacidad para retirar ese material, pero a la par que se retira también ha caído material sobre la carretera, entonces la actividad hace que en promedio el volumen que efectivamente se movió sea alrededor de 2.700 metros cúbicos diarios.

¿Está cerca dar vía en el 58?

C.G.: Tenemos que garantizarle la seguridad a la gente en el momento en que se vaya a darle apertura a la vía. Estamos haciendo unas cotizaciones al cocesionario con el fin de poner unas tuberías petroleras que tienen una longitud aproximadamente de 12 metros de largo; se hincaría vertical a una profundidad de seis metros, es decir seis metros enterrados y seis sobre la superficie.

¿Con qué fin?

C.G.: Para establecer una barrera que separaría el talud y el material que se pueda desprender,  un espacio suficiente para ir haciendo actividades de retiro de material. Del otro lado y empezar a buscar una fórmula para dar paso por la carretera a todo tipo de vehículo, pero obviamente en condiciones muy restringidas.

Acá:‘No vinimos a llorar sino a hacer pañuelos’

¿Cuál es la solución definitiva?

C.G.: La solución definitiva conforme a estos expertos es la construcción de un viaducto de 690 metro de largo y se ubicaría en el costado opuesto de la vía existente, lo que alejaría a los vehículos de la ladera y podría evitar nuevos cierres, a la altura del Kilómetro 58. El concesionario está haciendo los estudios y diseños de ese viaducto.

¿Y si se desprende más del millón de metros cúbicos que, se decía, podían caer?

C.G.: Ya tenemos certeza de que los volúmenes que van a caer, lo harán en bloques como lo había determinado el servicio geológico, son bloques que pueden llegar a tener unos volúmenes importantes, pero nunca los valores que se habían definido anteriormente.

Pero sigue la alarma sobre caída de material, ¿qué previsión hay?

C.G.: Después de que se presentó esta emergencia del desprendimiento de una cantidad de material que parte de los 100.000 metros cúbicos que cayeron en la vía, también cayeron sobre la ronda del río y sobre una quebrada aledaña que se denomina Quebrada Seca.  Tenemos unos equipos de monitoreo muy importantes como un radar de punta, el cual ha permitido identificar movimientos en la ladera y pronosticar con base en esa información el movimiento que se puede generar, lo que ha permitido garantizar seguridad a los operarios de las maquinarias que están trabajando.

Le puede interesar: ‘Que no decaiga el ánimo’: viceministro de Desarollo Empresarial

¿Qué ha pasado con las vías secundarias que rodean el sector?

C.G.: Nosotros solo tenemos una vía alterna importante que ha permitido la movilidad de los vehículos en el sector, es la vía veredal, una vía terciaria del municipio de Guayabetal que, por Mesa Grande, vía que tiene una longitud aproximadamente de 16 kilómetros en un recorrido que sobre la vía principal es algo así de kilómetro y medio.

¿Quiénes están trabajando?

C.G.: Ese trabajo de mantenimiento de la vía para mejorar las condiciones de transitabilidad se ha venido haciendo conjuntamente con la Alcaldía de Guayabetal, Gobernación de Cundinamarca, y con equipo del concesionario, en este sentido, se ha ido mejorando.