‘Piedemonte asume retos judiciales enormes’

Óscar Osorio admite que el principal obstáculo de construir vivienda de interés social es el cierre financiero de cada proyecto.

El gerente de la empresa, Oscar Osorio, dice que se conformó una línea de defensa jurídica para evitar que se tengan que pagar hasta 80.000 millones por demandas.

Nació en Villavicencio, pero tiene ancestros de Cravo Norte y Tame, en Arauca. Es bachiller caldista y aunque se fue en 1996 a Bogotá a estudiar arquitectura en la Universidad de las Américas, regresó a su tierra para aportarle a la ciudad.

Oscar Osorio (O.O.) es el gerente de Piedemonte, la empresa de la alcaldía recientemente creada, que reemplazó a Villavivienda y que ahora tendrá la responsabilidad de liderar y ejecutar la política de vivienda de la administración municipal.

Entre los planes que se van a trabajar en el cuatrienio, desde Piedemonte, está iniciar un proyecto de viviendas de interés social urbano y uno de mejoramiento de vivienda rural, de la mano con el Banco Agrario.

En diálogo con Periódico del Meta (PDM) el gerente de esta Empresa Industrial y Comercial del Municipio quien además comentó sobre las perspectivas en materia de vivienda de Piedemonte, durante los próximos cuatro años de gobierno.

Le recomendamos: “Seguramente habrá variaciones en el pico y placa para vehículos particulares”: secretario Movilidad Villavicencio

PDM: ¿Qué es Piedemonte?

Ó.O: Somos la nueva empresa modificada de Villavivienda que se transformó para darle unas herramientas más importantes.

PDM: ¿Por qué cambiar Villavivienda?

Ó.O: Creemos que cumplió un ciclo importante en el desarrollo de nuestra ciudad en el desarrollo. Durante 19 años fue la empresa municipal encargada de la vivienda de interés social y prioritario. Le dimos herramientas para que además de la construcción de vivienda, meternos en temas de desarrollo y renovación urbana para satisfacer las necesidades del municipio.

PDM: ¿De dónde sale el nombre?

Ó.O: Nosotros somos piedemonte, somos montaña, somos llano, somos ríos, somos cruce de caminos, y creemos que va en sentido de nuestro Plan de Desarrollo. Es un tema de arraigo a nuestra región para que todos los que vivimos en esta bella ciudad nos sintamos identificados.

PDM: En cuanto a su estructura orgánica, ¿cuáles son los cambios reales?

Ó.O: Es una empresa relativamente pequeña. No dependemos de la administración municipal para los recursos financieros, depende básicamente de los negocios que se puedan conseguir y de los servicios que preste la entidad. Funciona con una planta de 13 trabajadores y hay un excelente clima laboral.

PDM: Se había dicho que se sacarían trabajadores que venían de Villavivienda…

O.O.: Estaban intentando desinformar diciendo que nosotros íbamos a sacar a los trabajadores que llevan bastantes años acá, incluso unos a punto de pensionarse. Tengan la tranquilidad de que se mantienen porque tenemos más trabajo con la misma gente. A medida que se implementan otras acciones debemos ir viendo cómo esa estructura se va modificando.

Le puede Interesar: ‘A Bioenergy la quebró la corrupción’

PDM: ¿Por qué era necesario cambiarle el nombre?

Ó.O: Nosotros creemos, con el alcalde, que ya Villavivienda terminó el ciclo importante que tenía para el tema de vivienda. La gente relacionaba a Villavivienda específicamente con el tema de vivienda; ahora, con las nuevas funciones que le hemos dado hay un espectro más grande. Queremos impactar a toda la ciudad con proyectos de infraestructura.

PDM: ¿Cambió la naturaleza?

Ó.O:  Nosotros modificamos el nombre pero la naturaleza jurídica continúa, continuamos siendo una Empresa Industrial y Comercial del Municipio, el NIT no se modificó. El llamado es a los contratistas que tienen algún vínculo con la entidad, se va a seguir respondiendo con esos compromisos pactados, seguimos honrando las deudas y cargamos todos esos compromisos jurídicos a costas.

PDM: ¿Cómo quedó Villavivienda financieramente?

Ó.O: Piedemonte asume enormes retos. Tenemos unos líos jurídicos grandes, la entidad ha llevado año tras año unos procesos judiciales importantes que pone en riesgo el patrimonio de la entidad. Hemos armado una línea de defensa jurídica que ha dado unos primeros resultados a principio de este año, pero sí tenemos un panorama difícil que afrontar con mucha responsabilidad.

PDM: ¿Cuáles son las amenazas que afronta Piedemonte?

Ó.O: Lo que nos preocupa son tres demandas que tenemos en los diferentes juzgados del municipio por alrededor de 80.000 millones de pesos. Estas se relacionan con  temas de la urbanización San Antonio, de la aseguradora Cóndor, y temas de muchos años atrás que se han venido cargando y que finalmente hoy están explotando.

Le puede interesar: ‘La Cámara hoy es más frágil que cuando entré’: Mauricio Vega

PDM: ¿Qué acciones se están tomando respecto a eso?

Ó.O:  Vamos intentando desamarrar ese hilo y viendo cómo podemos otra vez reconstruir y cómo hacemos esa férrea defensa judicial de lo público. Inclusive tenemos el edificio donde funciona la entidad en calidad de embargado, así como los relictos de la tierra que tiene Villavicencio para la construcción de vivienda de interés social, que son 39 hectáreas en La Madrid, están embargados también, entonces debemos sacarla adelante y consolidarla en el próximo cuatrienio.

PDM: ¿Cuántos predios tienen embargados y qué riesgo tiene el municipio de afectarse?

Ó.O: Son bastantes predios, importantes los que mencionamos en La Madrid, y algunos importantes en San Antonio, que nos permitirían la  construcción de algunas soluciones de vivienda  de interés social prioritaria. Más que el municipio, es la entidad, porque los predios están a nombre de la entidad y al ser una descentralizada corremos con todos esos riesgos judiciales.

PDM: Ahí será importante el banco inmobiliario…

O.O.: Efectivamente, la importancia de la modificaciones que hicimos de constituir el Banco Inmobiliario del Municipio, nos da la posibilidad de, a través de patrimonio autónomos, poder parquear los lotes, predios y bienes del municipio, que además son de toda la ciudadanía, para poder blindarlos ante situaciones jurídicas por algunos malos negocios que pueda tener la entidad.

PDM: ¿En qué consiste el Banco Inmobiliario del Municipio?

Ó.O: La idea es que cada uno de los predios esté en un patrimonio autónomo, porque anteriormente cuando había un lío jurídico se respondía con todos los activos y todo el patrimonio de la entidad, sino que cada uno de estos predios en el momento que se desarrollen, tengan un patrimonio autónomo que sólo afecte esa parte y no afecte el bloque total como nos encontramos hoy.

Le sugerimos: Iglesias de Villavicencio tendrán que esperar más tiempo para reabrir

PDM: ¿Piedemonte se puede comprometer con un proyecto de vivienda de interés social?

Ó.O: Lo tenemos en nuestro Plan de Desarrollo. Tenemos la construcción de vivienda de interés prioritario en el municipio en la zona urbana, pero además tenemos 50 hectáreas que probablemente no las alcancemos a desarrollar en este cuatrienio porque es bastante tierra. Le dimos herramientas a la entidad para que en los próximos 20 años tenga cómo actuar.

PDM: ¿Con cuántas viviendas se puede comprometer la administración actual?

Ó.O: Tenemos una meta de acuerdo al Plan de Desarrollo que son 1.000 viviendas VIS y VIP, para el sector urbano, y 80 para el sector rural. Tenemos un reto importante porque la pandemia afectó al sector infraestructura entre otros.

PDM: ¿Hay la posibilidad de gestionar recursos con el Ministerio de Vivienda?

Ó.O: El Gobierno acabo de habilitar a través del programa ‘Mi casa ya’ 200.000 subsidios. 100.000 para vivienda de interés social y prioritario.

PDM: ¿Qué tienen planeado para la vivienda rural en el municipio?

Ó.O: Nosotros tenemos un programa con el Banco Agrario en el que logramos mejoramientos para 50 viviendas y de la construcción de una casa este año. Ya estamos trabajando en el tema.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter