Menu

                 

Salario mínimo: común divisor

La pérdida de capacidad adquisitiva se debe a una mala formulación del salario, opinan economistas. Si se aumenta más del 12 subiría el IPC. La pérdida de capacidad adquisitiva se debe a una mala formulación del salario, opinan economistas. Si se aumenta más del 12 subiría el IPC.

Para una región com el Meta, la medida no sería justa, dicen sindicatos. La baja productividad de algunas regiones de Colombia y la informalidad laboral que las permea, sugieren una desconexión entre la productividad de la mano de obra menos calificada y el nivel del salario mínimo. Hasta el 30 de diciembre irán las conversaciones sobre el salario mínimo.

La propuesta que sugiere un salario mínimo diferencial por regiones continúa calentando la polémica sobre si es necesario o no reestablecer ese modelo en Colombia, sobre todo, después de un estudio que señala que durante los últimos 11 años el Departamento Nacional de Planeación desestimó cerca de 13 puntos porcentuales de productividad. ¿La consecuencia? Que a los trabajadores colombianos se les dejara de pagar una suma equivalente a $18 billones.  Las peticiones de los sindicatos a la comisión y el tema de la productividad regional encienden el debate.

“No comparto que se discrimine por regiones. El trabajador que le produce a un empresario, sea en Barranquilla, Medellín, Villavicencio o Cali, tendrá una función similar que no depende de la condición de la región. No habría justeza si terminara con un salario incrementado o disminuido de acuerdo a lo que determinen los empresarios”, manifestó Albeiro Ramírez, miembro de la junta directiva de la Asociación de Educadores del Meta (ADEM).  

Uno de los puntos de quiebre es la informalidad. En el país, según la edición más reciente de ‘Borradores de Economía’ del Banco de la República, son 13 las ciudades cuya informalidad se ha mantenido en más del 10%, el indicador evidencia que el mercado laboral en estos territorios no tiene un buen funcionamiento. Villavicencio está en la lista.

Por la baja productividad de algunas regiones de Colombia y la informalidad laboral que las permea, investigadores de la Subgerencia de Estudios Económicos del Banco de la República sugieren un plan de ajuste salarial que duraría seis años,  en el que entre los años 2 y 5 ciudades con informalidad alta -grupo que integra a Pasto, Villavicencio, Ibagué, Neiva y Armenia-, el ajuste sería del 50% del ajuste del grupo de ciudades con informalidad baja en su primer año, es decir, el aumento que ciudades con baja informalidad laboral como Bogotá y Medellín tendrían en su primer año, sería el aumento salarial que recibirían los trabajadores de la capital del Meta entre el segundo y el quinto año de implementación.

Recientemente, en un video publicado por la Asociación Nacional de Empleados del Banco de la República (Anebre), sindicalistas de la entidad exponen que la administración “ha planteado implementar maniobras preocupantes para el país como el alza del salario mínimo no mayor al 3%, es decir, incrementaría $22.000, menos de lo que valen tres almuerzos corrientes”.

Respecto a la aplicación de un salario diferencial, aseguran que la propuesta “representa un recorte de más del 70% del SMLV”, pues plantea un nuevo salario mínimo entre $150.000 y $280.000 mensuales.

Timoteo Romero, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) en el Meta, asegura que la estrategia, más allá de la investigación del banco, tiene que ver con recomendaciones realizadas por la banca mundial para que mejore el balance del país, con el fin de poder pagar los créditos que Colombia tiene.

Además, “la realidad es que el gobierno va a tratar de hacer una política para bajar los salarios porque a los empresarios los tienen quebrados de dos formas: Uno con los impuestos, y dos con las importaciones. Entonces la forma de congraciarse con ellos, es mejorándoles el balance atacando el costo de la mano de obra”, señaló.

En el mismo sentido, el presidente Anebre, Abdenago Aguilar, manifestó que “no compartimos lo propuesto por Juan José Echavarría (…) todo es encaminado a hacer una reforma estructural con el objetivo fundamental de tapar el hueco fiscal del atraco y el cáncer que trastoca nuestra sociedad, la corrupción. El Banco de la República tiene que comprender que en el nuevo norte de un país en paz tiene que jugar un papel desde lo social”.

Si bien otro de los puntos de quiebre radica en que la productividad no ha tenido un incremento significativo durante los últimos 20 años, el crecimiento promedio del salario real en el país tampoco es representativo.

Entre 2006 y 2016, el crecimiento promedio fue de 0.01%, inferior al promedio de América Latina y el Caribe (1,01 % entre 2006 y 2013), según un informe del programa de Economía y Finanzas de la Universidad de La Sabana, que resalta que Colombia tiene uno de los salarios mínimos más pobres de la región.

Al tema coyuntural de la productividad, se le suma el cálculo ‘mal hecho’ del DNP al índice de productividad, según el estudio realizado por la Central de Estudios de Trabajo (Cedetrabajo) para la CUT, que presentó el pasado martes en la mesa de negociación.

Mario Valencia, director de Cedetrabajo, explicó a la revista Dinero que el DNP utiliza en su cálculo la Productividad Total de los Factores, pero en realidad dicha operación debe hacerse hallando la Productividad Media Laboral. La diferencia ocasionó una pérdida de $89.800 por mes durante once años al trabajador colombiano.

"Si la fórmula aplicada para establecer el crecimiento del salario mínimo hubiera sido la correcta, este salario a 2017 sería de $823.893 y no de los $737.717 mensuales decretados", advirtió el centro de estudios.

Desde la CUT, “se propuso un incremento del 12%, porque pensamos que lo que tendría que hacer un estado realmente decoroso es subir los salarios. Si los sube, los trabajadores van a tener con qué comprar en las tiendas, famas, cafeterías, heladerías, y el comercio se va a mover”, opinó el presidente de la Subdirección Meta. La propuesta tuvo el apoyo de Cedetrabajo.

Las negociaciones tienen como fecha límite el 30 de diciembre, si para ese momento no se logra un acuerdo como ha sucedido en los últimos años, el Gobierno decidirá autónomamente cuánto será el incremento del salario mínimo para el próximo año.

volver arriba
Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk click here